Category Archives: Relajación

El papel de las hormonas en el embarazo

Los cambios hormonales son una de las principales causas de muchos de los síntomas o cambios físicos que suceden durante el embarazo. Cada una de ellas tiene una función importante y surge en un momento indicado del embarazo. También, la fluctuación hormonal produce cambios de humor en la gestante.

Las hormonas principales durante el embarazo son:
• Progesterona: estimula el grosor de los tejidos del útero como preparación para recibir al óvulo fecundado, permitiendo así que el bebé se desarrolle en el vientre durante los nueve meses
• Gonadotropina coriónica humana: se encuentra en la corriente sanguínea de la madre y estimula la producción de estrógenos y progesterona. La presencia de esta hormona permite confirmar un embarazo
• Oxitocina: empieza las contracciones del parto y fomenta el apego entre madre-hijo
• Prolactina: estimula las glándulas mamarias en preparación a la lactancia
• Estrógenos: tiene un nivel más alto durante el embarazo, produciendo cambios en el cuerpo, la piel, el pelo, entre otros

Probablemente te sentirás más emocional y receptiva ante los sufrimientos y necesidades de los demás durante el embarazo. La fluctuación hormonal genera una montaña rusa de emociones, por lo que llorar o reir sin causa alguna podría suceder frecuentemente. Inclusive, puede que te sientas más despistada durante el día. Sin embargo, los expertos creen que la razón se debe a que estás más atenta ante las necesidades de tu bebé, por lo que otras cosas pasan a ser irrelevantes en tu vida. Independientemente de todos estos cambios, las hormonas juegan un papel muy importante durante el embarazo. Conocer la función de cada una de ellas puede ayudarte a entender mejor tus reacciones y sentimientos.

Cambios en el cerebro de la mujer durante el embarazo

Estudios han encontrado que el cerebro de una mujer cambia durante el embarazo. Cada uno de estos cambios tiene un propósito específico. Uno de ellos es la disminución del tamaño del cerebro en un 7%, la cual se puede deber a cambios estructurales o nuevas conexiones entre neuronas. Estudios demuestran que durante el embarazo se activan las áreas que controlan el afecto y se desactivan las involucradas en el juicio. Por lo tanto, las madres son menos propensas a crear juicios negativos de sus hijos.

Muchas mujeres embarazadas se sienten más despistadas durante el embarazo. Sin embargo, estudios demuestran que el cerebro de una mujer que ha tenido un embarazo cambia para bien, ya que la maternidad estimula la inteligencia. Según los expertos, los despistes son más bien, la consecuencia de que ahora la nueva madre presta mayor atención a lo que hace, y por lo tanto, detecta con mayor precisión estos despistes.

También, los cambios hormonales son evidentes durante el embarazo. El aumento de la hormona progesterona, disminuye la producción de cortisol lo cual ayuda a que el estrés no afecte a la salud del bebé. Además, el aumento de la hormona oxitocina sirve para mantener una relación de confianza y apego con el bebé. Los niveles de oxitocina suelen aumentar durante el parto para disminuir el dolor y durante la lactancia ayuda a brindarle al bebé leche materna.

Por si fuera poco, los sentidos de alerta, como lo son el olfato y la audición, se agudizan durante y después del embarazo. Esto ayuda a que las madres puedan distinguir el llanto de su bebé ente otros o reconocer cuando su bebé está en peligro.

Cada uno de los distintos cambios en el cerebro permiten que la madre pueda criar y cuidar mejor de su hijo. El apego y la conexión emocional entre madre e hijo comienza durante el embarazo y aumenta a medida que el bebé nace y crece.

Los efectos de la relajación en el cerebro

Una de las mejores formas de adquirir grandes beneficios para la salud es por medio de la terapia de relajación. Ya sea practicando yoga o meditación, la relajación ayuda al organismo a liberarse de la tensión y el estrés de la vida diaria. La mente necesita descargarse de la sobre estimulación que puede afectar y reducir nuestro funcionamiento. Estudios han encontrado que la práctica de la relajación brinda beneficios a nivel físico y psicológico. El cardiólogo Herbert Benson estudió los efectos de la relajación y encontró que ésta brinda los siguientes beneficios:

1. Reduce la tensión y alivia los dolores musculares
2. Reduce la presión arterial
3. Disminuye el flujo de hormonas relacionadas al estrés
4. Se fomenta la respiración profunda
5. Disminuye el colesterol en la sangre
6. Aumenta la confianza personal
7. Mejora el metabolismo
8. Modifica las ondas cerebrales

Por estos y muchos otros beneficios, la práctica de la relajación es altamente recomendada durante el embarazo. Ya sea practicar yoga, meditación, o cualquier otro ejercicio mental o corporal que brinde calma y tranquilidad. Recuerda, las emociones ya sean positivas o negativas, también afectan a tu bebé en desarrollo. Por lo tanto, busca maneras de reducir el estrés, la negatividad y el miedo, que muchas veces invaden la mente durante el embarazo.

Los beneficios de dormir bien

Durante el embarazo es común sentirse cansada y con falta de energía. Esto se debe en parte al aumento de peso del bebé, la necesidad de orinar frecuentemente, y a otros síntomas como las náuseas y/o la ansiedad. Todos estos factores, entre otros, interrumpen el sueño de la gestante y la llevan a sentir aún más fatiga y cansancio durante el día.

Como ya sabemos, dormir bien es fundamental para nuestra salud. Ahora que estás esperando a un bebé, es muy importante que duermas bien para que recibas todos los beneficios necesarios para el sano desarrollo de tu bebé. A continuación, te dejo una lista de los beneficios de dormir bien durante el embarazo:

• Mejora el estado de ánimo. Además de sentirte más positiva y feliz, también tu estado ánimo fomenta el sano desarrollo de tu bebé. Estudios demuestran que el estado de ánimo negativo y la depresión en una gestante puede perjudicar en el desarrollo del bebé
• Mejora la experiencia de parto. El dormir bien te ayuda a tener un buen estado de salud, y por consiguiente éste te ayuda a sentirte más preparada para el parto. Además, el sentirte descansada te puede ayudar a tener mejores hábitos de ejercicio, lo cual ayuda a preparar los músculos de tu cuerpo necesarios para dar a luz
• Mejora el flujo sanguíneo. El dormir bien y estar descansada ayuda a que los nutrientes y el oxígeno necesario lleguen a tu bebé con mayor facilidad
• Beneficia a tu bebé. Tu salud física y mental beneficia a tu bebé y fomenta su sano desarrollo. Si tú te sientes tranquila y descansada, tu bebé también lo estará. Estudios han encontrado que el estrés de la madre también puede afectar al bebé

No dejes que otras actividades te resten tiempo de dormir y descansar lo suficiente. Recuerda, ¡dormir al menos 8 horas diarias es esencial para tu salud y la de tu bebé!

Controlando el estrés durante el embarazo

Cuando el estrés es excesivo y está causando ya sea insomnio, depresión, dolor de cabeza o ansiedad, puede llegar a afectar tu salud y la de tu bebé. Aprender a controlar el estrés es más fácil de lo que crees. Existen técnicas que te pueden facilitar mucho el proceso. Una vez aprendas a controlar tu estado de ánimo en situaciones de tensión, podrás mantenerlo como hábito durante toda tu vida, y obtener beneficios a largo plazo.

Te dejo algunos consejos para reducir el estrés durante el embarazo:

• Un masaje antes de ir a dormir puede ayudarte a eliminar tensión muscular
• Compartir tus preocupaciones con otras mujeres que estén pasando por lo mismo puede servirte de mucho
• Realizar tu hobby favorito, ya sea leer un libro, dibujar o asistir a una clase de pilates puede distraerte y ayudarte a sentir mejor
• Escuchar tus canciones favoritas ayuda a desconectarte de la situación y a disfrutar el momento presente
• Realizar ejercicios de respiración y relajación pueden brindarte tranquilidad y bienestar
• Ir al cine o salir de paseo puede ayudarte a olvidar cualquier miedo o preocupación

Practicar actividades placenteras te puede ayudar a disminuir e inclusive evitar el estrés durante el embarazo. Recuerda, ¡el embarazo debe ser un momento para disfrutar y descansar! En caso de estar embarazada y estar sufriendo de algún evento traumático, es mejor acudir a un profesional para evitar que el estrés se prolongue y te perjudique.

Las causas del estrés

El estrés durante el embarazo es muy común, ya que la futura madre tiene muchas preocupaciones sobre la salud y el desarrollo de su bebé. El estrés es una respuesta automática que todos los seres humanos tenemos, ya que nos ayuda a adaptarnos a un nuevo ambiente o huir de una situación peligrosa. Sin embargo, cuando el estrés en una gestante es prolongado e intenso, puede perjudicar su salud e inclusive la salud de su bebé.

¿Cuáles son las causas principales del estrés crónico durante el embarazo?

• El estrés laboral
• Los problemas de pareja o falta de apoyo social
• La violencia familiar
• Los problemas económicos

Lo importante no es tanto la situación en sí, sino como la percibe la mujer embarazada. Por lo tanto, si una mujer no cuenta con apoyo social y esto le causa estrés severo, le puede perjudicar igual que lo que una situación más estresante, como la muerte de un ser querido, le pudiera perjudicar a otra mujer.

Recuerda, si durante el embarazo sufres de algún factor anterior y te causa estrés severo, debes buscar inmediatamente formas de cómo reducirlo. El ejercicio, la respiración y el yoga son muy buenas formas de disminuir el estrés y la ansiedad, además de brindarte con otros beneficios para tu salud en general. Si el estrés continúa a pesar de haber intentado los ejercicios de relajación, se recomienda que lo consultes con tu médico.

Los niveles altos de estrés son malos para tu bebé

Los niveles altos y prolongados de estrés en la mujer embarazada pueden llegar a tener efectos nocivos en el bebé. Numerosos estudios han encontrado que el estrés prolongado durante el embarazo está asociado a problemas en el desarrollo físico y mental del bebé que está por nacer. Así como el alcohol u otras sustancias tóxicas alteran el crecimiento y desarrollo del bebé, el estrés en niveles altos también puede hacerle mucho daño.

Varios estudios han encontrado que algunos de losefectosque están asociados al estrés prenatal crónico e intensivo son las complicaciones obstétricas, el bajo peso del bebé al nacer y el parto prematuro.

Además, un estudio por la Universidad de Konstanz en Alemania, encontró que los hijos de las madres que habían sufrido estrés por violencia durante el embarazo, tenían mayor impulsividad y problemas para controlar sus emociones que los hijos de madres que no habían sufrido de estrés. También, en otro estudio que se realizó con madres que habían sufrido de estrés prenatal a causa de una tormenta en Quebec, se encontró que sus hijos tenían un cociente intelectual y desarrollo de lenguaje más bajo que los hijos de las madres que no habían sufrido de dicho estrés. Por lo tanto, se sugiere que el estrés severo tiene efectos en las estructuras cerebrales del bebé y puede afectarle en su desarrollo cognitivo a largo plazo.

Se requieren más estudios sobre el estrés materno en el bebé para saber con certeza los efectos que éste puede causarle. Sin embargo, sabemos que el estrés severo está relacionado con daños en la salud de la mamá y el bebé. Por lo tanto, es muy importante aprender a controlar las emociones, y aquellas situaciones que causan estrés durante el embarazo. Se recomienda que practiques ejercicio todos los días, realices ejercicios de respiración y busques apoyo social en caso de necesitarlo. ¡No dejes que una situación o pensamiento te arrebaten la paz y tranquilidad que tanto benefician a una mujer embarazada!

Fatiga durante el embarazo

A pesar de que la fatiga es muy común durante el embarazo, no todas las mujeres sienten cansancio con la misma intensidad. Algunas sienten un ligero cansancio, mientras que otras sienten una necesidad de dormir a todas horas. Esto se debe en parte al peso de tu bebé y al trabajo que tu cuerpo está haciendo para brindarle todos los recursos necesarios para su sano desarrollo. Además, el tener que levantarte durante la noche para ir al baño, o el tener que moverte constantemente de posición, te interrumpe el sueño e impide que descanses bien durante la noche.

También, algunos síntomas del embarazo, como las náuseas y el vómito o el dolor de espalda pueden quitarte la energía durante el día. Inclusive, los cambios hormonales pueden tener un efecto tranquilizante que te provoque aún más fatiga y cansancio durante el embarazo.

Por otro lado, la fatiga puede ser derivada de un cansancio mental y preocupación constante por la salud de tu bebé. La relajación ayuda a sintonizar el cuerpo y mente de manera que trabajen armoniosamente. Se recomienda que practiques ejercicios de relajación, yoga prenatal o algún otro ejercicio que te ayude a despejar tu mente de cualquier pensamiento.

Además, un buen masaje y comer los nutrientes necesarios puede ayudarte a recuperar esa energía que has perdido. Toma en cuenta que la fatiga es más común en el primer y tercer trimestre, por lo que puedes aprovechar el segundo trimestre para realizar actividades como preparar la cuna de tu bebé, o cualquier otra cosa que requiera de energía.

Períodos de ansiedad durante el embarazo

La ansiedad es muy común en gestantes puesto a que se tienen muchas dudas sobre el embarazo, preocupaciones por el futuro bebé y miedos del parto. Además, los cambios físicos y hormonales de la madre pueden alterar su estado de ánimo y aumentar el estrés.

¿Cuáles son algunos de los síntomas?

• Dificultad para respirar
• Dolor de estómago
• Dolor de cabeza
• Hipertensión
• Sudoración y aumento de la frecuencia cardiaca

¿Por qué es importante reducir la ansiedad durante el embarazo?

El estrés se puede volver perjudicial cuando se prolonga, ya que el cuerpo produce altas concentraciones de cortisol. Si éste se mantiene el cortisol elevado por mucho tiempo, puede llegar a afectar a la mujer embarazada, alterando la presión arterial, la memoria y el sistema inmune.

No se sabe que tan malo puede llegar a ser el estrés para el futuro bebé. Sin embargo, estudios han encontrado relación entre algunos problemas del desarrollo y el estrés prolongado durante el embarazo. Por ejemplo, los partos prematuros, abortos espontáneos, problemas de atención e hiperactividad y problemas de lenguaje han sido asociados al estrés excesivo de la gestante.

¿Cómo combatir la ansiedad?

Existen ejercicios que puedes realizar para ayudar a controlar los ataques de ansiedad durante el embarazo. Por ejemplo, los ejercicios de respiración y el yoga prenatal ayudan a relajar la mente y el cuerpo. Además, realizar estos ejercicios te brinda muchos beneficios de salud y bienestar, como el aumento de la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas del cuerpo.

Los beneficios de la meditación

La práctica de la meditación no toma mucho tiempo y los beneficios que aporta son muchos como para tomarla a la ligera. Lo ideal sería que la meditación se volviera parte de tu rutina, ya sea diaria o semanal.

Numerosos estudios han encontrado que la meditación incrementa el tejido neuronal del cerebro, mejorando la atención, la memoria y el autocontrol. Científicos de la Universidad de California en Los Ángeles estudiaron y compararon la resonancia magnética de personas que practicaban meditación con las de personas que no. Encontraron que los cerebros de quienes practicaban meditación habían generado más neuronas en lasáreas frontal y prefrontal del cerebro.Los resultados sugieren que la meditación mejora el juicio y la toma de decisiones, e incrementa la memoria.

¿Cómo empezar a meditar?

• Elegir un lugar o espacio retirado del ruido y la distracción
• Cerrar los ojos y elegir una posición cómoda
• Prestar atención a la respiración abdominal
• No pensar en nada y olvidar cualquier pensamiento o preocupación

La práctica de la meditación durante el embarazo puede brindar los siguientes beneficios:

• Aumentar la energía
• Estabilizar el desequilibrio hormonal
• Favorecer el bienestar integral
• Mejorar el rendimiento físico y fortalecer el cuerpo
• Mantener la tranquilidad
• Controlar las emociones
• Estimular el sistema inmunológico