Los niveles altos y prolongados de estrés en la mujer embarazada pueden llegar a tener efectos nocivos en el bebé. Numerosos estudios han encontrado que el estrés prolongado durante el embarazo está asociado a problemas en el desarrollo físico y mental del bebé que está por nacer. Así como el alcohol u otras sustancias tóxicas alteran el crecimiento y desarrollo del bebé, el estrés en niveles altos también puede hacerle mucho daño.

Varios estudios han encontrado que algunos de losefectosque están asociados al estrés prenatal crónico e intensivo son las complicaciones obstétricas, el bajo peso del bebé al nacer y el parto prematuro.

Powered by Rock Convert

Además, un estudio por la Universidad de Konstanz en Alemania, encontró que los hijos de las madres que habían sufrido estrés por violencia durante el embarazo, tenían mayor impulsividad y problemas para controlar sus emociones que los hijos de madres que no habían sufrido de estrés. También, en otro estudio que se realizó con madres que habían sufrido de estrés prenatal a causa de una tormenta en Quebec, se encontró que sus hijos tenían un cociente intelectual y desarrollo de lenguaje más bajo que los hijos de las madres que no habían sufrido de dicho estrés. Por lo tanto, se sugiere que el estrés severo tiene efectos en las estructuras cerebrales del bebé y puede afectarle en su desarrollo cognitivo a largo plazo.

Se requieren más estudios sobre el estrés materno en el bebé para saber con certeza los efectos que éste puede causarle. Sin embargo, sabemos que el estrés severo está relacionado con daños en la salud de la mamá y el bebé. Por lo tanto, es muy importante aprender a controlar las emociones, y aquellas situaciones que causan estrés durante el embarazo. Se recomienda que practiques ejercicio todos los días, realices ejercicios de respiración y busques apoyo social en caso de necesitarlo. ¡No dejes que una situación o pensamiento te arrebaten la paz y tranquilidad que tanto benefician a una mujer embarazada!