¿Cuándo sabrá mi hijo controlar sus impulsos y cómo puedo ayudarlo?

La auto-regulación es una habilidad fundamental para nuestro bienestar socioemocional porque nos permite mantener interacciones y relaciones saludables. La auto-regulación es la capacidad para expresar y manejar emociones fuertes, cooperar con los demás, lidiar con la frustración y resolver conflictos. Esta nos permite completar nuestras actividades cotidianas gracias a que nos ayuda a manejar y a controlar nuestras emociones. Por eso, cuando los niños no se saben auto-regular se les dificulta completar tareas cotidianas como sentarse, poner atención o interactuar con sus pares.

Desde el nacimiento hasta los cuatro años, e incluso después, los niños aprenden a auto-regularse gracias a las interacciones que tienen y a la guía que reciben de los adultos. De hecho, las interacciones amables y sensibles con sus cuidadores son esenciales en este tema y forman parte de la estrategia de “co-regulación” que les enseña autocontrol a los pequeños. Esta estrategia trata de proveerles del apoyo, guía y modelos necesarios para que los niños comprendan, expresen y regulen sus emociones y acciones. Para lograrlo necesitan recibir respuestas consistentes y empáticas a la par que apoyo y aliento. Pero ¿qué puedes esperar en cada etapa del desarrollo de tu hijo? Y ¿cómo puedes ayudarle usando la co-regulación? Continue reading

¡Que el 2019 sea el mejor año de tu vida!

¡La familia de Kinedu le desea a la tuya un muy feliz Año Nuevo! El tiempo pasa volando cuando acompañas a tu pequeño o pequeña, ¿no? Aprovechando la época, te compartimos algunas ideas de cómo empezar el 2019 con el pie derecho estableciendo propósitos de Año Nuevo para toda la familia. Sigue leyendo para aprender más.

Los propósitos de Año Nuevo son excelentes herramientas que te ayudarán a ti y a tu familia a desarrollar mejores hábitos y alcanzar nuevas metas. Este año invita a toda tu familia a unirse a esta tradición. ¡Estas son algunas ideas de por dónde empezar!

Para mamá y papá

Dormir mejor – Establece una rutina para ir a dormir y haz de tu habitación un espacio para relajarse. Poner música tranquila, usar aromaterapia, beber un té o limitar tu uso del celular te ayudará a relajarte y a obtener un descanso de mejor calidad.

Estar presente – Respira profundo y concéntrate en lo que sea que estés haciendo. Las compras no se harán solas, pero preocuparte por eso tampoco servirá de nada; cuando sea momento de ir al supermercado concéntrate en eso. Hacer varias cosas al mismo tiempo te distrae y no te permite disfrutar del presente.

Citas – ¿Cuándo fue la última vez que tú y tu pareja pasaron tiempo a solas? Tener hijos cambia algunos rituales, hábitos y tradiciones que tenían como pareja. Ya sea una cena para dos, una actividad al aire libre o un viaje, encuentren algo que los acerque de nuevo y conviertan esto en una tradición mensual.

Amor en vez de guerra – Criar a un hijo es cosa de dos personas y nadie conoce o entiende mejor su relación que ustedes. Busquen la manera de demostrar su amor y agradecimiento hacia su pareja todos los días; decir “Gracias” o “¡Buen trabajo!” marcarán la diferencia. Organiza tus ideas antes de hablar, detente un momento y escucha. Estar en desacuerdo es algo normal, así que traten de crear un ambiente donde el apoyo mutuo siempre esté presente y donde sepan que no hay nada que no puedan resolver juntos. Más abrazos y menos gritos.

Continue reading

Uno de los beneficios de la educación temprana: Ser un adulto justo

Una investigación reveló que, incluso después de 40 años, los niños de familias de bajos recursos que participaron en el estudio de Proyecto Abecedario se convirtieron en adultos que tratan a los demás de manera justa, incluso cuando ser justo implica un alto costo personal.

Los 78 niños, ahora adultos, que participaron en el estudio de la década de los 70 fueron monitoreados en el ensayo controlado aleatorio más largo de la historia. Se registraron los efectos que había tenido una educación temprana en las familias de bajos recursos. El Proyecto Abecedario fue un estudio de control aleatorio sobre el beneficio potencial que tenía la educación temprana en niños de bajos recursos. Cuatro grupos de niños, nacidos entre 1972 y 1977, fueron asignados aleatoriamente a un grupo de intervención o un grupo de control. El grupo de intervención recibió educación de alta calidad y de tiempo completo en la guardería a la que los niños asistieron hasta cumplir cinco años. Las actividades educativas se diseñaron como juegos que se incorporaban a la rutina diaria de los pequeños y trabajaban las áreas de desarrollo sociales, emocionales y cognitivas, con un énfasis en el lenguaje. Se realizaron estudios de seguimiento cuando los sujetos cumplieron 12, 15, 21, 30 y, ahora, 40 años de haber participado en el proyecto, de modo que se demostraron los beneficios asociados a un programa de educación temprana.

Continue reading

Consejos para tener una Navidad libre de estrés

Las festividades de invierno son momentos inolvidables que compartirás con tu hijo o hija. Sin embargo, aunque para muchos esta es la mejor época del año, no está de más decir que este mes tan maravilloso viene de la mano con una sobrecarga de pendientes y actividades para muchos padres de familia. Algunos de nosotros nos saturamos de cosas que hacer y terminamos agotados. Aquí te dejamos algunos consejos y trucos que te ayudarán a tener unas vacaciones de invierno libres de estrés.

  • No programes demasiadas actividades. Cuando tengas cosas que hacer, establece expectativas realistas sobre lo que puedes realizar y diviértete haciendo menos, en lugar de estresarte por tratar de hacerlo todo. Piensa en qué quieres para tu pequeño o pequeña y conviértelo en una meta factible. No necesitas esforzarte de más, las festividades serán perfectas solo con tener a tus seres queridos cerca.
  • Trabaja en equipo. Por ejemplo, si debes envolver una montaña de regalos u hornear decenas de cupcakes o galletas, invita a un amigo o a un familiar para que te ayude. Así, mientras ustedes envuelven regalos o cocinan, un primo mayor podría cuidar a tu hijo o hija en la otra habitación.
  • Mantén las rutinas. Durante las vacaciones de invierno solemos olvidarnos de las rutinas, pero los bebés y los niños pequeños necesitan que éstas se mantengan estables y consistentes a lo largo del día, por ejemplo, para indicarles que ya es hora de dormir. Recuerda que las actividades, fiestas y planes en esta temporada pueden agotar e irritar hasta al bebé más sociable o al niño más activo.
  • ¡Dale la prioridad a pasar tiempo con tus seres queridos! Si tus hijos aún son muy pequeños deberás limitar las actividades que realices esta Navidad. Después de todo, ellos preferirán divertirse contigo que coloques las decoraciones perfectas. Los recuerdos que atesoramos toda la vida son aquellos que crean tradiciones y nos transmiten un sentimiento de pertenencia y maravilla.
  • No te preocupes porque todo salga perfecto y mejor enfócate en cuidar de ti.

 

Actividades de invierno para los pequeños

1-2 años

  • Lee sobre el tema: Una de las formas más sencillas de enseñarle a tu hijo o hija sobre la estación del invierno es leer sobre él. Te recomiendo comenzar con libros que tienen texturas para tener una experiencia más interactiva con tu bebé. Simplemente acurrúcate con tu pequeño o pequeña, hojeen un libro y enséñale sobre el clima, la ropa de invierno, el tipo de animales que viven en la nieve o las actividades que se hacen durante esta época del año. Mis libros favoritos son “Invierno” de Bright Baby Touch & Feel (Winter by Bright Baby Touch & Feel) y “Bebé adora el invierno” de Karen Katz (Baby Loves Winter).
  • Dense in baño invernal: Nada mejor que la hora del baño para incorporar el tema del invierno. Pueden hacer un iglú de burbujas, poner un poco de colorante azul en el agua, jugar con animales de nieve en el agua o incluso colocar un par de hielos en el agua para hablar de la diferencia entre frío y caliente. Los niños aprenden mejor a través de experiencias multisensoriales, ¡así que aprovecha cada oportunidad que tengas!
  • Colores y más colores: Colorear dibujos es algo que olvidamos con frecuencia en esta era digital y no deberíamos. Muchos niños que dibujan y colorean desde muy temprana edad se benefician y relajan con esta actividad. Existen miles de imágenes sobre el invierno que puedes imprimir y trabajar con tu pequeño o pequeña. Es una actividad perfecta para esos días helados cuando es mejor quedarse en casa.

2-3 años

  • Hornear: ¡Cocinar u hornear es una actividad perfecta para el invierno porque fomenta el lenguaje! La razón de ello es porque involucra seguir instrucciones, aprender nuevo vocabulario, trabajar en conjunto, tener paciencia y, por supuesto, disfrutar de un postre al final. Hornear va bien para esos días que son demasiado fríos para salir, pero también pueden cocinar algo temático. Por ejemplo, hacer galletas navideñas, cupcakes nevados o brownies de chocolate caliente.
  • Nieve dentro de la casa: ¿Quién dijo que la nieve tiene que quedarse afuera? A los niños les encantan los contenedores sensoriales y la nieve es uno de los elementos que puedes usar. Junta nieve en un gran contenedor transparente y mételo a la casa para seguir con la diversión. Pueden pintar el hielo con colorantes, hacer conos de nieve, jugar con animales de juguete o usar tractores para barrer la nieve. Tu hijo o hija se divertirá mucho y, cuando acabe, limpiar será muy sencillo.
  • Manos a la obra: Hacer manualidades de invierno es muy sencillo y solo necesitarás dos materiales. La ventaja de la estética invernal es que puede lograrse fácilmente con algodón y pegamento. Ya sea que hagan bolas de nieve, un mono de nieve, un iglú o un oso polar, sus manualidades serán adorables y sencillas.

3-4 años

  • Hablen sobre su mono de nieve: Cada invierno hacemos monos de nieve, pero ¿hablamos sobre ellos? Trata de complementar esta actividad preguntándole a tu hijo o hija cosas como ¿Por qué el mono necesita ojos y nariz? ¿Para qué sirve la bufanda? ¿Las bolas de nieve son del mismo tamaño? Hacer un mono de nieve puede ser una actividad verbal muy estimulante, así que dedica un par de minutos para hablar sobre el proceso.
  • Haz nieve casera: Existen varias recetas de nieve falsa, pero mi favorita es la combinación de bicarbonato de sodio y crema para afeitar. Coloca la nieve falsa en una bandeja o contenedor sensorial (un contenedor transparente) para limpiar más fácilmente. Me gusta que los niños jueguen con la nieve, se deslicen en ella, hagan monos o bolas de nieve, o construyan un iglú. Motiva a tu hijo o hija y deja que te guíe durante el juego imaginativo y la narración de la actividad.
  • Clasificar animales: Esta actividad es un juego divertido que sirve durante todo el año. Dependiendo de lo que tengas a la mano, puedes usar juguetes, calcomanías o dibujos. También, el nivel de desarrollo de tu pequeño o pequeña determinará cuantos animales puede clasificar. Puedes hacer animales de hábitats fríos vs. hábitats cálidos, o animales del océano vs. animales de la nieve vs. animales domésticos. Estas actividades fomentan mucho el lenguaje porque se puede hablar sobre muchas cosas. Por ejemplo: ¿dónde viven? ¿qué sonido hacen? ¿cómo se sienten? ¿qué comen?, etc.

Molly Dresner es una patóloga y terapeuta del lenguaje que reside en Nueva York.

Recientemente, publicó su libro The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar), una interesante guía para padres que incluye consejos prácticos y sencillos, y actividades que ayudan a los padres a ayudar a sus pequeños.

Síguela en su Instagram @thespeechteacher donde publica diariamente información relevante, o conéctate con ella a través de su página web o su Facebook.

Lo que hay que saber sobre el desarrollo emocional

Cuando pensamos en el desarrollo infantil solemos imaginar bebés o niños aprendiendo a caminar, hablar o contar. Hacemos todo lo posible por ayudar a nuestro hijo o hija a adquirir estas habilidades y a que esté listo o lista para enfrentar los retos del futuro. Pero ¿qué hay de aprender a identificar y expresar las emociones? ¿No son también habilidades muy importantes? ¡Por supuesto que sí! De hecho, las habilidades sociales que los niños aprenden durante los primeros cinco años están directamente relacionadas con su bienestar emocional y su capacidad para adaptarse en la escuela. Además, son necesarias para establecer relaciones personales exitosas y duraderas a lo largo de la vida. Por eso, por muy importantes que sean el desarrollo físico, lingüístico y cognitivo, el desarrollo socioemocional es igual de relevante.

¿Pero qué implica el desarrollo emocional? Tener la capacidad de…

  • Identificar nuestras emociones
  • Identificar las emociones de los demás
  • Entender nuestras emociones y las de los demás
  • Manejar emociones fuertes
  • Expresar emociones fuertes de forma constructiva
  • Regular nuestra conducta
  • Sentir empatía por los demás
  • Establecer y mantener relaciones personales

Continue reading

¡Exprésate!

Ya sea que tu hijo o hija tenga un mes, un año o tres, seguro que has notado que aprovecha cualquier oportunidad para comunicarse contigo y opinar sobre lo que sucede a su alrededor. Estudios recientes le dan cada vez más importancia al derecho que tienen los niños de ser escuchados y tomados en cuenta al momento de decidir sobre temas que les conciernen. A través de su participación en asuntos cotidianos, los pequeños desarrollan su autoestima, trabajan habilidades de todo tipo, potencian su sentido de autonomía e independencia y trabajan sus competencias sociales y resiliencia.

Las investigaciones sugieren que muchas veces subestimamos la capacidad de participación de nuestros hijos; los consideramos como meros receptores pasivos de nuestro cuidado y protección. Cada día hay más datos que evidencian que desde muy corta edad, los niños (1) son expertos en sus propias vidas y son capaces de comunicar un punto de vista único en cualquier circunstancia, (2) son comunicadores muy capaces que utilizan una amplia gama de “lenguajes” para articular sus opiniones, (3) son agentes activos con el poder de influir y manipular el mundo que los rodea, y (4) son creadores de sentido capaces de construir/interpretar el significado de sus vidas.

Continue reading

Desarrollando habilidades cognitivas a través del juego

Algunas de las habilidades de pensamiento más importantes se desarrollan desde que somos unos pequeños y curiosos bebés que desean explorar el mundo. Aprende un poco más sobre estas habilidades y cómo fomentarlas a través del juego.

Causa y efecto: La aparición de esta habilidad es una muestra de inteligencia temprana. Primero, los bebés experimentan por mera casualidad el efecto que tienen sobre las cosas, como cuando accidentalmente ruedan una pelota y ésta se enciende. Al principio no relacionan sus acciones con el resultado que éstas provocan, pero, alrededor de los 7 meses de edad, los niños comienzan a aprender que pueden alterar lo que los rodea y hacer que sucedan cosas. Entonces empiezan a actuar con propósitos en mente para producir un efecto deseado, como apretar un botón para que suene una melodía.

Relaciones espaciales: Utilizamos esta habilidad todos los días para resolver problemas cotidianos; nos ayuda a comprender cómo es que las cosas se unen o caben unas dentro de otras. Los niños trabajan esta habilidad cuando juegan a colocar objetos dentro de distintos contenedores o, por ejemplo, cuando le dan vuelta a una pieza hasta que entra en la ranura correcta de una caja. Los niños luego aprenden que los objetos están hechos de partes y que éstas pueden unirse para formar cosas nuevas. Esto se observa fácilmente cuando juegan con bloques de juguete.

Continue reading

El ABC para desarrollar la autoestima de tu hija

Los niños desarrollan su autoestima a través de sus experiencias. Cuando juegas con tu pequeña y le das la oportunidad de ser ella misma estás nutriendo su confianza en sí misma. Sigue leyendo para encontrar una guía que te ayudará a trabajar la autoestima de tu hija.

A de Apreciación y reconocimiento

¡Cuando tu bebé nace eres lo más fascinante del mundo para ella! Es por eso que te mira como si fueras un ser extraordinario y milagroso. Desde que nace, tu bebé comienza a apreciar todo lo que le das. Aprecia el calor de estar en contacto contigo, la luz que se enciende en el pasillo que anuncia que vienes en camino, etc. Tu hija llega al mundo predispuesta a apreciarlo todo.

Así que para que se sienta apreciada también, lo primero que debes hacer es prestarle atención. Convierte tus expectativas en señales de aprecio y reconocimiento de quién es ella. ¿Qué le gusta? ¿Cómo es su personalidad? Permitirle descubrir sus verdaderos intereses, en vez de imponérselos, le servirá para desarrollar su personalidad. Si tu hija está jugando por su cuenta en el arenero, esto no significa que se sienta sola o que tenga baja autoestima; más bien descubre qué es lo que la tiene tan intrigada.

Presta atención a sus sentimientos y trata de entender lo que te quiere decir; ponte en sus zapatos. Observa y pregúntate qué es lo que siente cuando dices o haces ciertas cosas. Aprecia sus emociones, reconoce la legitimidad de sus deseos y déjale claro que la entiendes. Cuando tu pequeña se siente comprendida también se siente aceptada y amada.

Continue reading

Actividades de otoño para estimular el habla

  1. Excursiones a la naturaleza

¡Las caminatas al aire libre son la actividad otoñal perfecta! Todos los pequeños necesitan liberar energía de vez en cuando y esta es una buena manera de hacerlo, al tiempo que también fomentas el mindfulness. Mientras caminan por el barrio, el parque o un camino, hablen sobre las cosas que ven (hojas, un venado, ramas, piedras, un arroyo, una ardilla, etc.). Si tienes tiempo de planear la excursión, puedes hacer una lista de cosas que podrían encontrar y convertir esta salida en una búsqueda de elementos. Si decides improvisar, jugar “Veo veo” también es genial para estimular el lenguaje (“Veo veo algo cayendo”, “Veo veo algo verde” o “Veo veo un animal con alas”).

  1. Día de la manzana

¡Las manzanas y el otoño van de la mano! Me encantan dedicar un día a las manzanas cuando llega esta época del año. Ya sea que vayas a recolectar las frutas con tu pequeño o las compren en el supermercado, hablen sobre los diferentes tipos de manzanas que hay (rojas, verdes, amarillas, magulladas, duras, con manchitas, con hojas, etc.). ¡Cuando vuelvan a casa tendrán el ingrediente principal para hornear algo! Cocinar es una actividad que fomenta mucho el habla porque hay que dar y seguir instrucciones y se usa vocabulario muy diverso (vierte, mezcla, levanta, mueve, agita, etc.). Puedes ser ambiciosa y preparar un pastel de manzana, o no complicarte la existencia y hacer un puré. Sea cual sea el resultado, cocinar potenciará el vocabulario de tu hijo mientras se divierten y disfrutan de un rico postre.

Continue reading