El embarazo viene acompañado de un montón de cambios en tu estilo de vida, tus rutinas, tus hábitos, tus relaciones y tu hogar ¿Por qué no aprovechas esta excusa para redecorar y embellecer tu cuarto o tu casa? Existen muchas teorías que establecen que los elementos de una habitación pueden tener un efecto relajante o excitante en las personas. Si bien el embarazo puede ser estresante, tu hogar no tiene por qué contribuir a ello. Aquí te enlistamos una serie de cosas que puedes modificar para que tu casa se vuelva el lugar ideal para relajarte después de un largo día.

Elementos que parecen insignificantes tienen un impacto directo en tu estado de ánimo:

Powered by Rock Convert

  • Color: Te sorprenderían las reacciones psicológicas que genera un color en nuestros cerebros. El azul, verde, lila o algunos tonos fríos de gris tienen efectos relajantes, mientras que colores como el amarillo brillante o el rojo tienen el efecto contrario.
  • Patrones: Los patrones geométricos cansan la vista. Es preferible escoger diseños amplios, suaves y con curvas.
  • Tela: Si quieres agregarle textura al cuarto asegúrate de que la tela sea suave al tacto y fácil de limpiar. Recuerda que tu bebé pasará tiempo en esa habitación.
  • Muebles: La clave está en la comodidad. Escoge muebles que no tengan esquinas o bordes afilados (que sean seguros para el bebé) además de tener un diseño limpio y sencillo.
  • Cojines y cubrecamas: Sigue las mismas reglas de los muebles Escoge algo que te sea cómodo y combine con el cuarto. Si es suave, mejor.
  • Iluminación: Una buena iluminación trae armonía y equilibrio a una habitación. Si no tienes muchas ventanas, usa lámparas sencillas de luz cálida para iluminar el cuarto.
  • Decoraciones: Aunque nosotros optamos por un diseño minimalista con pocas distracciones, puede agregar algunas decoraciones para hacer más cálido el lugar.
  • Plantas: Nada como tener elementos naturales en casa. Oxigena tu casa con flores como el jazmín, las violetas o las gardenias. Respirarás un ambiente fresco.
  • Esencias: Los olores pueden modificar los estados de ánimo y la atmósfera de una habitación. Usa incienso, velas de olor o incluso un aromatizador. Te recomendamos los aceites relajantes de lavanda, manzanilla naranja, cedro o menta.

Hay muchísimas cosas que puedes hacer para redecorar tu casa sin gastar mucho dinero y convertirla en un espacio relajante. Encuentra aquello que se adecue a ti y a tu familia y disfruten mientras llega su bebé.