Todos le tenemos miedo a lo desconocido. Algunos más que otros, y las mujeres embarazadas (sobre todo las mamás primerizas) no son la excepción. Las técnicas de respiración y los ejercicios de conciencia plena te ayudarán a controlar tus miedos y disminuir los síntomas de depresión prenatal o postparto.

Ahora que el nacimiento de tu bebita es inminente, es momento de que prepares tu cuerpo y mente. La ansiedad y el miedo son reacciones perfectamente normales ante lo que estás viviendo y la responsabilidad que eso conlleva. Sin embargo, es importante que sepas que esos sentimientos son tu peor enemigo a la hora del parto porque aumentan tu resistencia y, por lo tanto, el dolor y la duración del proceso. No queremos asustarte, todo lo contrario, queremos compartirte algunos consejos para que te embarques en esta nueva aventura estando presente y llena de confianza.

Powered by Rock Convert

La clave para estar plenamente consciente y manejar el dolor del parto

Recuerda que las contracciones vienen y van. Entre cada una hay un momento de calma. Trata de quedarte en el presente y respira profundamente para superar cada una sin pensar en el pasado o preocuparte por lo que viene. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero respirar por la nariz y sacar lentamente el aire por la boca te ayudará a mantener la calma durante los momentos desagradables. Además, descubrirás tu fuerza interior y tu capacidad de resiliencia. El trabajo de parto es difícil, pero puedes superarlo con la ayuda de algunos ejercicios de respiración.

Otra cosa importante que debes considerar es que no puedes controlar o manejar cada aspecto del parto. Si por alguna razón las cosas no salen como lo planeabas y tu parto debe convertirse en una cesárea, ¡no te preocupes! Recuerda que lo más importante es cuidar de tu salud y de la del bebé. Es normal que te sientas triste o decepcionada. No ocultes tus emociones, siéntelas en ese momento, después respira para dejarlas ir y vuelve al presente. ¡Tu bebé está a punto de nacer y no puedes perdértelo! Hacerte consciente de tu resistencia y de tu necesidad de controlarlo todo te permitirá deshacerte de esos sentimientos y aceptar el cambio de planes que te presentó la vida.

Finalmente, recuerda que la conciencia plena es como surfear. Si decides tomar la ola (de la experiencia) en lugar de luchar contra ella, saldrás mejor parada. Cada ola es única, pero aprender a tomarlas y a dejarte llevar te ayudará a no preocuparte demasiado o a sentir enojo, ansiedad o depresión por luchar contra la fuerza del océano. Te caerás de vez en cuando, pero si recuerdas que cada ola (como muchas situaciones) es algo temporal, serás capaz de ir con la corriente y dejarás que querer controlarlo todo. Saber que la vida cambia no solo hará el parto algo más llevadero, si no que te preparará para la montaña rusa de ser mamá.