Category Archives: Ablactación

Jugo de frutas: Nuevas recomendaciones

El jugo de fruta es una bebida popular entre los niños y los padres ya que son dulces, proporcionan hidratación y porciones de frutas (que tranquilizan a los padres cuando sus niños son quisquillosos y rechazan las frutas enteras). A pesar de que el jugo es natural, ¿se puede consumir libremente?

Los jugos de frutas se recomendaban, con moderación, a partir de los 6 meses de edad. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recientemente publicó cambios en las recomendaciones sobre el consumo de jugo y establecen que debe introducirse hasta después del primer año de edad.

El consumo de jugo es notorio por llenar el estómago de los niños y, por lo tanto, reemplazar otros alimentos sólidos o la leche materna / fórmula que los bebés necesitan. Aunque el jugo sea 100% natural sin azúcar añadida, sigue siendo muy alto en azúcar y bajo en la fibra, exponiendo a los niños a un alto consumo calórico y aumentando el riesgo de caries.

Continue reading

Introducción a sólidos: método “Baby-led Weaning”

Baby-led weaning (BLW) se está convirtiendo en una forma muy popular para alimentar a tu bebé con sólidos. BLW ofrece un método alternativo a la introducción tradicional a los alimentos complementarios en la dieta de tu bebé. Con este método, los bebés usan sus manos para explorar la comida y alimentarse, en lugar de ser alimentados con cuchara o comida para bebés.

Si tú y tu pediatra deciden que este es el método que les gustaría probar, tu bebé puede comenzar cuando tenga seis meses de edad, pueda sentarse sin ayuda y pueda llevarse objetos a la boca. Una vez que tu bebé esté listo, coloca en la bandeja de su silla alta alimentos de la familia (sin sal o azúcar añadida) en forma de palillos grandes que se puedan coger con la mano, y deja que los recoja y se los lleve a la boca libremente. Como padre, tú decides qué ofrecer, pero el bebé decidirá qué comer (que también debería ser cierto para la alimentación tradicional con cuchara). Recuerda que no debes forzar a comer a tu hijo y que la leche materna o de fórmula sigue siendo una parte esencial de su dieta. En teoría, con BLW expones a tu bebé a una amplia variedad de alimentos saludables, él mismo se enseña a comer las cosas que la familia disfruta, y controla su propia ingesta. No se cuentan gramos ni cucharadas cuando se prepara la comida del bebé, ni es necesario que el bebé lo termine todo. ¡Comer debe ser una experiencia placentera!

Continue reading

¡Ayuda, mi bebé es quisquilloso para comer!

Si tienes un hijo mayor de un año, es posible que notes que su apetito ha disminuido, su elección de alimentos se ha hecho más selectiva y se pone quisquilloso al comer. Lo anterior es muy común y suele surgir cuando los niños comienzan a adquirir y desear su independencia. Además, ha terminado su primera gran etapa de crecimiento, la cual disminuye después de su primer año de vida. Unos días tu bebé comerá bien y otros días parecerá que no come nada. Puedes llegar a creer que tu pequeño es muy quisquilloso. Sin embargo, muchas veces esto se debe a que se interesa más en descubrir y jugar, que en comer.

La disminución en el crecimiento y el interés en el juego no son los únicos factores que provocan que los niños se vuelvan quisquillosos. Los investigadores en psicología y nutrición han descubierto que los genes también pueden jugar un rol importante en el rechazo de los alimentos. El miedo a probar nuevos alimentos se debe al temperamento de tu pequeño. Sin embargo, esto no quiere decir que el comportamiento no puede modificarse. Primero que nada, respira profundamente. A continuación, te daremos 11 consejos que te ayudarán a cerciorarte de que tu bebé coma lo suficiente, sin hacer de la hora de comida un campo de batalla.

Continue reading

Alimentando la maravillosa energía de mi pequeño

En esta etapa de crecimiento, nuestros pequeños tienen una impresionante cantidad de energía, ¡tanta que parece que nunca se cansan! Claro, todos los niños son diferentes y unos son más activos que otros. Sin embargo, todos requieren de una alimentación sana para seguir creciendo y continuar con su activa exploración del mundo.

Desde que aprendieron a gatear y, posteriormente, a caminar, el acceso que tienen los bebés al mundo incrementa, por lo que se vuelve mucho más fácil para ellos explorar su entorno y moverse dentro de las áreas que les llaman la atención. Con esto en mente, nuestros pequeños no desean quedarse quietos. Por eso es muy importante mantener su estómago lleno, a pesar de que ellos se olviden de que tienen que comer.

¿Cómo darle de comer a mi niño?

Es importante recalcar que, a pesar de seguir en desarrollo, tu pequeño no está creciendo al mismo ritmo que durante su primer año de vida. Recuerda que es normal que pierda interés en la comida o que prefiera jugar en vez de comer. De igual manera, en ciertos días su apetito será más grande y en otros parecerá inexistente. Esto es normal. Siempre y cuando continúe creciendo y esté feliz, no se presentará problema alguno. Sin embargo, si notas que no está aumentando de peso o que se muestra somnoliento, no dudes en contactar a tu pediatra. Continue reading

Papillas: ¿caseras o compradas?

Ya que estás entrando al mundo de la alimentación sólida, te preguntarás si debes preparar la papilla en casa o comprarla ya hecha en el supermercado. La verdad es que no hay una respuesta correcta. Puedes hacer cualquiera de las dos o incluso combinar las dos opciones, pero si puedes preparar las papillas en casa ¡genial! Preparar el alimento en casa es una maravillosa manera de alimentar a tu bebé ya que permite brindarle alimentos frescos. Sin embargo, a veces la vida y sus obligaciones hacen que esta tarea sea imposible. Entonces, ¿qué hacer?

Si puedes cocinar en casa, ¡excelente! Al preparar las papillas, sabrás exactamente qué ingredientes contiene y comenzarás a acostumbrar a tu bebé a la comida (en versión molida) que consume la familia. Como no siempre es viable preparar papillas todos los días, una buena técnica para ofrecer comida preparada en casa es tomarte un día del fin de semana para preparar porciones de diferentes recetas y congelarlas. De esta forma, solo necesitarás descongelar una porción a la vez. Este método puede resultarte más económico que comprar la comida en el supermercado. Su única desventaja es que, a pesar de tomarte un día, aún requiere de tiempo, organización y preparación. De igual manera, preparar comida en casa requiere tener una higiene absoluta, por lo que hay que asegurarse de tener utensilios y equipo de preparación perfectamente limpios. Conociendo estas desventajas, sabemos que algunas mamás no cuentan con el tiempo para preparar papillas, por lo que prefieren comprar el alimento en el supermercado. No hay ningún problema con hacerlo de esa forma, solo es necesario asegurarse de que las papillas:

  • Estén hechas con ingredientes naturales.
  • No contengan azúcar o sustitutos de azúcar.
  • Tengan bajo o nulo contenido de sodio.
  • No contengan conservadores.

Continue reading

Ablactación: ¿con qué alimentos comenzar?

¡La hora de introducir las papillas a tu bebé trae consigo una infinidad de preguntas! La información de los medios y las opiniones de los familiares nos pueden confundir tanto que nos preguntamos si habrá reglas o un orden específico para introducir los alimentos. Sabiendo esto, queremos brindarte una guía para aclarar los mitos que rodean la introducción de la alimentación sólida.

Un mito que acompaña a la ablactación es que es necesario comenzar con cereales. Por lo general se comienza la ablactación con cereales de un solo grano, pero no existe evidencia médica que sugiera que introducir alimentos sólidos en algún orden en particular sea mejor para tu bebé. Por otra parte, es muy común escuchar que introducir la fruta primero hará que después tu bebé no quiera comer verduras. Sin embargo, tampoco hay evidencia científica que sustente esta afirmación. ¡La verdad es que puedes comenzar con prácticamente cualquier alimento que desees! Incluso, puedes comenzar con puré de carne, algo antes inconcebible y que requería esperar hasta que el bebé creciera unos meses antes de dársela. Sin embargo, gracias a investigaciones recientes, se recomienda que la carne sea uno de los primeros alimentos introducidos ya que ésta brinda el hierro necesario que requiere tu bebé en esta etapa. A partir de los 6 meses de edad, a los bebés se les acaba la reserva de hierro con la que nacieron; por lo tanto, es importante darles alimentos ricos en hierro como la carne roja o cereales fortificados con este mineral.

De la misma forma, es importante introducir una amplia variedad de alimentos saludables y ricos en nutrientes, siempre y cuando alimentes a tu bebé con un alimento nuevo a la vez por 3 días seguidos para descartar alergias. Recuerda también que tu pequeño apenas está aprendiendo a comer y que las texturas y los sabores son totalmente nuevos para él. No te desanimes si tu pequeño no quiere comer algo en particular. ¡Esto es muy normal! Simplemente vuelve a intentarlo después. A veces, es necesario ofrecer el alimento unas 10-15 veces antes de que un bebé acepte un alimento nuevo. Por esta razón, es importante ofrecerle una cucharadita a la vez e introducir las papillas con una consistencia muy molida y semi-líquida. Tu pequeño aún está en la fase de aprender a tragar alimentos, así que los grumos o alimentos espesos le resultarán difíciles de deglutir. Conforme se vaya acostumbrando a las papillas, podrás ir cambiando la consistencia de los alimentos hasta llegar a darle a tu pequeño trocitos de comida.

Introduciendo refrigerios saludables

¿A quién no le gustan los refrigerios? Estos deliciosos bocadillos son muy fáciles de preparar y además ayudan a equilibrar la cantidad de nutrientes que requiere tu pequeño en su crecimiento. De esta forma, si crees que tu pequeño no desayuna, come o cena lo suficiente, el refrigerio puede servir como un apoyo nutricional. Por otro lado, puede que tu pequeño coma muy bien pero tenga hambre entre comidas. En este caso, los refrigerios saludables son una excelente manera para mantener a tu pequeño feliz y satisfecho. En un día puedes darle de 2 a 3 refrigerios y, al mismo tiempo, establecer buenos hábitos alimenticios. Con una porción pequeña tu bebé quedará satisfecho y, además, evitarás que rechace todo el alimento. Finalmente, una porción adecuada le ayudará a llegar a la cena con apetito.

¿Cómo introduzco los refrigerios?

La mejor manera de introducirlos es establecer un mismo horario de comidas y refrigerios todos los días. De esta forma, tu pequeño aprenderá a anticipar comida a ciertas horas sin perjudicar sus señales internas de hambre y saciedad. Tal vez haya días en los que tu bebé no termine todo su plato o refrigerio. No te preocupes, a veces no tendrá hambre o no le apetecerá el alimento. Sin embargo, continúa manteniendo el horario de las comidas para no crearle confusión en la rutina. Procura que todos los refrigerios sean saludables, pero dale la oportunidad a tu pequeño de elegir si así te lo pide. Haz que elija entre 2 o 3 opciones saludables y la cantidad que desee.

Ojo: Evita darle comida chatarra a tu pequeño. Este tipo de alimento no tiene ninguna aportación nutricional. Por otra parte, no niegues estos alimentos en ocasiones especiales, tales como cumpleaños o fiestas. Recuerda no consumir chatarra en la vida cotidiana o  usarla como premio, de tal forma tu pequeño entenderá que estos alimentos son para ser consumidos solo de vez en cuando.

 

Pequeños apetitos: Los niños que no quieren comer

Muchos niños son quisquillosos para comer. Si estás experimentando esto, tenemos buenas noticias, ¡es totalmente normal! Siempre y cuando tu hijo siga desarrollándose de forma saludable y sea feliz, no hay mucho de qué preocuparse. De hecho, tras el primer año de vida, el crecimiento se desacelera y los pequeños no requieren de tanta comida. Asimismo, el desarrollo cognitivo y físico de los pequeños los hacen estar más interesados en jugar y explorar, y menos en comer.

Una de las razones principales por la cuales los niños son quisquillosos al comer es porque quieren ejercer su independencia, y rechazar la comida les da sensación de tener el control. Los niños desean poder elegir qué y cuánto comer. Además, no siempre tienen apetito, por lo que unos días comerán muy bien y otros parecerá que no comieron nada. Conviene respetar su elección, pero es necesario recordar que solo tú tienes el control sobre qué alimentos ofrecer y cuándo hacerlo.

Es importante darle opciones saludables de alimento a la hora de comer y continuar haciéndolo así muchas veces. Puede tomar de 10 a 15 exposiciones del mismo alimento antes de que a un pequeño le guste o, incluso, lo pruebe. Por otra parte, a la hora de ofrecer nuevas opciones recuerda presentárselas en cantidades pequeñas junto con alimentos conocidos que sabes de antemano que le gustan.

No todos los niños son iguales y existen diferentes razones por las cuáles no quieren comer. Con esto en mente, te presentamos diferentes perfiles y consejos para apoyarlos en su alimentación. Continue reading

Incluyendo a mi bebé en las comidas familiares

Tu bebé ha crecido muchísimo, ¡así que es momento para comenzar a comer en familia! A pesar de no estar listo para comer todo lo que la familia consume, tu bebé puede probar nuevas texturas, consistencias y sabores. Incluso puede probar pequeños trocitos de la misma comida que los demás comen, procurando limitar el consumo de sal y azúcar añadidas. De igual forma, es una gran oportunidad para presentarle la cuchara y el vaso entrenador si es que aún no lo has hecho. Además de que esto es apto para su desarrollo, tu pequeño los verá utilizar cubiertos y vasos para comer y no habrá nada más emocionante para él que imitar a sus papás.

Incluir a tu bebé en las comidas familiares puede significar más trabajo, pero puedes intentarlo poco a poco conforme todos se vayan adaptando a la rutina. En primera instancia, comienza dándole de comer y cuando tu bebé adquiera mayores habilidades para alimentarse por sí mismo, podrá hacerlo al mismo tiempo que los demás. De igual manera, tu bebé puede comenzar comiendo con ustedes una vez al día y después incluirlo de forma gradual en más ocasiones.

¿Cuáles son los beneficios de incluir a tu bebé en las comidas en familia?

  • Aprenderá de los demás. Verá cómo comen sus hermanos o papás. Verá también cómo utilizan los cubiertos y las reacciones positivas que demuestran ustedes ante la comida.
  • Conocerá alimentos nuevos e, incluso, mostrará un nuevo interés hacia la comida.
  • Comenzará a aprender buenos modales en la mesa. Durante las conversaciones, observará que hay que esperar que el otro acabe para así poder hablar, aprenderá a decir “por favor” y “gracias”, y también cómo masticar con la boca cerrada. Poco a poco, aprenderá más y más cosas a través de la observación e imitación.

Continue reading

¿Cómo sé cuánto alimento es suficiente para mi pequeña?

Al introducir alimentos sólidos es importante encontrar un balance entre la energía que necesita el cuerpo y la energía que consume. Cuando se comienza la ablactación, se empieza con cantidades pequeñas de alimentos sólidos. Una o dos cucharadas serán suficientes para comenzar a acostumbrar a tu bebé a esta nueva forma de alimentación. Como el alimento con el que se comienza es poco, deberás complementarlo con leche. Conforme tu bebé va acostumbrándose, puedes ir aumentando la cantidad de papilla que le das. La meta es llegar a remplazar la toma de leche  por el consumo de papilla. Por otro lado, tu bebé te irá indicando si quiere más o ya está satisfecha; así que si tu bebé te pide más alimento, dáselo; si lo rechaza, no la obligues a comer.

Es importante recordar que los bebés tienen una habilidad innata para medir su hambre y comer solo lo que necesitan. Esta habilidad puede ser afectada si se les limita la cantidad de alimento, se les obliga a comer o cuando se les dan premios por comer. Tu bebé te irá indicando cuándo aún tenga hambre y cuándo está satisfecha. Al principio, es muy probable que escupa la mayor parte de la comida que le des; esto no significa que no le guste, sino que simplemente está aprendiendo a utilizar su lengua para tragar. Cuando tu bebé quiera más comida, abrirá la boca, se acercará a ti o a la cuchara. Si no quiere comer más, volteará hacia otro lado, cerrará la boca o llorará.

Por otra parte, si a tu bebé no le falta energía, puedes sentirte segura de que está consumiendo las calorías necesarias. Un bebé que no come bien se mostrará decaído. De igual forma, si tu bebé está subiendo de peso puedes confirmar que está comiendo lo necesario. Asiste a tus citas regulares con tu pediatra para monitorear el crecimiento y desarrollo de tu pequeña.