La comida es mucho más que nutrición. Comer y compartir una comida incluyen una gran gama de conexiones físicas, emocionales y sociales. Nunca es demasiado temprano para enseñarle buenos hábitos alimenticios a tu pequeño.

En los primeros meses de vida, la dieta de tu bebé consistirá principalmente en leche materna y fórmula, con algunas variedades de líquidos en algunos casos. Pero la diversión empieza una vez que tu bebé comienza a comer alimentos sólidos.

Los doctores sugieren empezar a darle alimentos sólidos a tu bebé a partir de los 6 meses, aunque algunos bebés pueden mostrar señales de estar listos desde los 4 meses. Si tu bebé demuestra un interés precoz en la comida, es recomendable consultar a tu pediatra antes de empezar a introducir sólidos en su dieta.

Una vez que tu bebé alcance el tan esperado salto al increíble y vasto mundo de la comida, es posible que empieces a notar algunas cosas como:

  • Tu bebé se puede parar por sí misma, y puede sentarse en una silla alta, en una silla para comer, o en un asiento para bebés. Esto quiere decir que su espalda y cuello ya son los suficientemente fuertes para mantenerse sentada y sostener su cabeza.
  • Tu bebé ya puede llevar comida al interior de su boca para tragarla.
  • Señales de que tu bebé tiene hambre después de amamantar o darle fórmula. Si tu bebé sigue teniendo hambre después de tomar leche, esto tal vez indique que su cuerpo está listo para una nueva fuente de nutrientes.
  • Notarás que tu bebé empieza a mostrar interés en tu comida. Algunos bebés incluso abren la boca o chasquean los labios cuando ven que tu o alguien más está comiendo.
  • Si tu bebé ha duplicado el peso que tenía al nacer, es probable que esté lista para empezar a comer alimentos sólidos.

A pesar de estar lista para la comida, los especialistas recomiendan seguir amamantando o dando fórmula durante los primeros meses después de introducir alimentos sólidos.

¿Cómo empezar?

Una buena forma de empezar es con cereales suaves y purés en porciones pequeñas. Esta preparación suave no solo hará más fácil la transición de líquidos a sólidos, pero también será más fácil y seguro de tragar para tu bebé. Comer alimentos sólidos es una experiencia completamente nueva, así que mucha de la comida que le des a tu bebé probablemente termine en su cara o babero. Una vez que tu bebé tenga más experiencia comiendo y tragando este tipo de alimentos, puedes empezar a darle comida más firme, como vegetales cocidos, arroz, pasta, cous cous, gelatina, y pedazos pequeños de fruta .

No hay reglas exactas cuando se trata de introducir a tu bebé a la comida sólida, así que recomendamos seguir los consejos de tu pediatra o profesional de la salud, ya que ellos conocen mejor a tu bebé.
El orden en el que empiezas a introducir nuevos alimentos no es tan importante. Si solo le has dado a tu bebé leche materna o fórmula, la comida para bebé preparada con carne puede hacerle mucho bien, ya que contiene muchos minerales, como zinc y hierro, que son fáciles de absorber.

La mayoría de los expertos recomiendan empezar con comida preparada en casa. Sin embargo, seguro encontrás una sección de alimentos para bebé preparados y fortificados en cualquier supermercado o en tiendas de salud. Aún así es importante hablar con tu pediatra sobre estas decisiones.

Mientras tu bebé crece puedes variar las opciones de comida, e introducir nuevos alimentos cada par de semanas. La mayoría de las familias descubren que a partir de los 12 meses, su bebé está lista para disfrutar de cualquier platillo del menú familiar. Toma en cuenta que siempre es mejor alimentar a tu pequeña con comida fresca, nutritiva, y libre de conservadores.

Tips para que comer sea un placer compartido

La hora de la comida es un ritual familiar tan inclusivo y divertido, que todos estarán emocionados por recibir a tu pequeña en la mesa. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a que la transición sea un poco más fácil:

amamantar y alimentacion de bebePowered by Rock Convert
  • Haz de la hora de comer un momento especial. Procura que haya una atmósfera alegre y relajada en la mesa.
  • Si es posible, invita a todos los miembros de la familia a participar en la hora de la comida, así tu pequeña empezará a asociar la comida con experiencias sociales agradables.
  • Sé el mejor ejemplo para tu pequeña. Tu bebé se sentirá más motivada a probar diferentes tipos de comida si ve que tu comes una gran variedad de alimentos saludables de forma ordenada.
  • Intenta ofrecerle comida sólida a tu pequeña después de que tome leche. Comer alimentos sólidos puede ser algo lento y difícil al principio. Si tu pequeña tiene mucha hambre, tal vez le cueste un poco de trabajo empezar a comer sólidos, y puede sentirse frustrada y desanimada.
  • Confía en el apetito de tu bebé. Obligarla a comer más de lo que necesita puede llevar a tu bebé a tener hábitos poco saludables en el futuro. Ella te hará saber cuando esté satisfecha, tal vez rechace un bocado, regrese la comida, o empiece a distraerse.
  • Si tu bebé rechaza ciertos tipos de comida, no te desanimes. Puede tomar varios intentos que tu bebé acepte algunos sabores y texturas. Como con cualquier situación, recomendamos ser paciente y observar lo que el comportamiento de tu bebé dice de sus necesidades y preferencias.

Recetas para empezar

Aquí hay algunas recetas de purés para bebés entre 4 y 6 meses para hacer la transición a la comida sólida más rica, variada y saludable. (Recetas de Homemade-baby food-recipes.com)

Puré de Zanahorias

Escoge zanahorias grandes y un poco maduras – éstas tienen más nutrientes que las zanahorias bebés. Corta las puntas de las zanahorias y rebánalas. Después puedes hervir, cocinar al vapor, o cocinar las zanahorias en el microondas. Una vez cocidas, hazlas puré.

Calabaza Moscada o Amarilla

  • Precalienta el horno a 400 °F o 200 °C.
  • Corta la calabaza a la mitad, quita las semillas, y ponla en una charola para hornear, boca abajo en 2-3 cm de agua.
  • Hornea por 40 minutos, aproximadamente. Revisa el agua a menudo y agrega más si es necesario.
  • La calabaza está lista cuando se siente suave.
  • Una vez cocinada, hay que quitarle la cáscara. Puedes hacerla puré, o aplastarla con un tenedor.

Calabacín Delicioso

Lava las calabazas, corta los extremos, y parte en rebanadas. Después puedes hervir, cocinar al vapor, o cocinarlas en el microondas hasta que estén suaves. Una vez cocidas, hazlas puré.

Espárragos de lujo

Después de lavar bien las puntas, amarra los espárragos en un pequeño bonche y ponlos a cocer al vapor (hay vaporeras especiales para espárragos). Si no tienes una vaporera, puedes hervirlos en agua entre 5 y 7 minutos. Ya que estén cocidos puedes hacer puré con las puntas, o prepararlos como desees.

TIP: No cocines los espárragos en una olla de hierro, ya que los espárragos contienen taninos, y al reaccionar con el hierro los tallos pierden su color.

Ejemplo de menú para bebés entre 8 y 12 meses (creado por healthychildren.org)

Desayuno

  • 1/2 taza de cereal o un huevo revuelto
  • 1/2 taza de cereal o fruta molida, dependiendo de si tu bebé ya come solo
  • 120 a 180 ml de leche materna o fórmula

Botana

  • 120 a 180 ml de leche materna, fórmula o agua
  • 1/2 taza de cubos de queso o vegetales cocinados

Almuerzo

  • 1/4 a 1/2 taza de yogurt o queso cottage
  • 1/4 a ½ taza de vegetales anaranjados (como zanahoria, camote, o calabaza)
  • 120 a 180 ml de leche materna o fórmula

Colación

  • 1 galleta suave
  • 1/4 taza de yogurt o fruta cortada

Cena

  • 1/4 taza de carne, pollo, o tofu
  • 1/4 a 1/2 taza de vegetales verdes
  • 1/4 taza de pasta, arroz, o papa
  • 1/4 taza de fruta
  • 120 a 180 ml de leche materna o fórmula

Ahora que tienes algunas recetas y menús, te invitamos a seguir explorando nuevas opciones, ¡y a disfrutar de esta etapa con tu bebé!