Dado que la introducción a sólidos es algo nuevo para ti y para tu bebé, es posible que te preguntes si debes preparar las papillas para bebés en casa o comprar frascos ya preparados en el supermercado.

La verdad es que no hay una respuesta correcta; puedes hacer cualquiera de las dos cosas o incluso combinar estas dos opciones. Preparar las papillas en casa es una manera maravillosa de alimentar a tu bebé porque le presenta la comida en su forma más fresca. Sin embargo, a veces esta tarea puede parecer imposible.

Papillas para bebés caseras

Si tienes la oportunidad de preparar la comida de tu bebé en casa, sabrás exactamente qué ingredientes contiene y comenzarás a acostumbrar a tu pequeño a las comidas familiares (pero en su versión en puré).

Ahora bien, no siempre es posible preparar papillas todos los días, por lo que una buena técnica es elegir un día para cocinar y preparar muchas recetas diferentes y congelarlas. Así podrás descongelar una porción a la vez y guardar el resto para después. Esto puede ser práctico y es más barato que comprar frascos de comida para bebé en el supermercado. Sin embargo, requiere tiempo, organización y preparación. Preparar papillas para bebés requiere una higiene absoluta; asegúrate de mantener limpios todos los utensilios y electrodomésticos que utilices.

amamantar y alimentacion de bebe

Comprar comida para bebés

Por otro lado, si no tienes tiempo o te falta inspiración a la hora de cocinar, puedes comprar papillas para bebés en el supermercado. La mayoría de las papillas industriales que se venden son de excelente calidad, solo verifica que cualquier alimento que compres cumpla con los siguientes requisitos:

  • Está elaborado con alimentos naturales.
  • No contiene azúcar ni sustitutos del azúcar.
  • Tiene poco o nada de sodio.
  • No contiene conservadores.

Comprar comida para bebés ofrece una forma de almacenamiento cómoda y muy práctica. Del mismo modo, es de gran ayuda cada vez que no tienes comida y estás viajando o dando un paseo. Con esto en mente, los pediatras recomiendan que alimentes ocasionalmente a tu bebé con papillas compradas para que se acostumbre al sabor y así evitar que las rechace cuando sean la única opción. Por otro lado, si siempre compras comida para bebés, de vez en cuando intenta darle comida casera a tu bebé para que se acostumbre a comer lo mismo que el resto de la familia.

Como consejo final, sirve la porción de comida que comerá tu pequeño en un plato aparte para evitar contaminar la comida que no ingirió. De esa manera, puedes guardar los alimentos restantes en el refrigerador durante 48 horas y usarlos en otra comida.

Te animamos a elegir la opción que más se adapte a ti y a tu bebé. Ya sea que decidas alimentar a tu pequeño con papillas para bebés caseras o compradas en la tienda, lo más importante es promover hábitos alimenticios saludables en tu bebé. Además, siempre puedes consultar con el médico cualquier inquietud que tengas sobre lo que come tu bebé.