Ya que estás entrando al mundo de la alimentación sólida, te preguntarás si debes preparar la papilla en casa o comprarla ya hecha en el supermercado. La verdad es que no hay una respuesta correcta. Puedes hacer cualquiera de las dos o incluso combinar las dos opciones, pero si puedes preparar las papillas en casa ¡genial! Preparar el alimento en casa es una maravillosa manera de alimentar a tu bebé ya que permite brindarle alimentos frescos. Sin embargo, a veces la vida y sus obligaciones hacen que esta tarea sea imposible. Entonces, ¿qué hacer?

Si puedes cocinar en casa, ¡excelente! Al preparar las papillas, sabrás exactamente qué ingredientes contiene y comenzarás a acostumbrar a tu bebé a la comida (en versión molida) que consume la familia. Como no siempre es viable preparar papillas todos los días, una buena técnica para ofrecer comida preparada en casa es tomarte un día del fin de semana para preparar porciones de diferentes recetas y congelarlas. De esta forma, solo necesitarás descongelar una porción a la vez. Este método puede resultarte más económico que comprar la comida en el supermercado. Su única desventaja es que, a pesar de tomarte un día, aún requiere de tiempo, organización y preparación. De igual manera, preparar comida en casa requiere tener una higiene absoluta, por lo que hay que asegurarse de tener utensilios y equipo de preparación perfectamente limpios. Conociendo estas desventajas, sabemos que algunas mamás no cuentan con el tiempo para preparar papillas, por lo que prefieren comprar el alimento en el supermercado. No hay ningún problema con hacerlo de esa forma, solo es necesario asegurarse de que las papillas:

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  • Estén hechas con ingredientes naturales.
  • No contengan azúcar o sustitutos de azúcar.
  • Tengan bajo o nulo contenido de sodio.
  • No contengan conservadores.

La mayoría de los alimentos para bebés que encuentras en el supermercado son de excelente calidad. Solo verifica que cumplan con los requisitos anteriores. Comprar papillas en el supermercado ofrece conveniencia y una manera muy práctica de almacenamiento. De igual forma, te saca de apuros en cualquier momento que no tengas alimento y estés de viaje o de paseo. Con esto en mente, los pediatras recomiendan que le des a tu bebé alimentos enfrascados de vez en cuando; con ello, lo acostumbras a su sabor y evitarás que los rechacen cuando sea la única opción de alimento. Asimismo, si siempre compras alimento en el supermercado, intenta darle a tu pequeño alimento hecho en casa en ciertas ocasiones para que, cuando sea hora de comer con la familia, tu bebé esté acostumbrado a los alimentos caseros.

Como consejo final, es bueno servir la porción de alimento de tu pequeño en un plato diferente al frasco en el cual lo almacenas; esto es para evitar que el alimento que no usaste se contamine. De esta forma, podrás almacenar el alimento restante en el refrigerador durante las siguientes 48 horas y usarlo en la próxima comida.