Si crees que tu bebé está listo para comenzar a comer sus primeras papillas, pregúntale a tu pediatra. La introducción de alimentos sólidos a la dieta de tu hijo es de suma importancia porque, de esta forma, adquirirá los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo. Quizás te preguntes cuál es el momento adecuado para comenzar. Según la Academia Americana de Pediatría, esto debe hacerse alrededor de los 6 meses; sin embargo, cada niño es diferente y algunos están listos antes de eso.

amamantar y alimentacion de bebe

Es importante comenzar a introducir alimentos sólidos cuando tu bebé tenga alrededor de 6 meses porque en este punto la leche materna ya no le proporciona suficiente hierro, calorías, proteínas, DHA, zinc y vitaminas liposolubles como ácido fólico, vitamina B12, vitamina D y vitamina C. Estos nutrientes se pueden encontrar en alimentos sólidos.

Consejos útiles para introducir las primeras papillas

  1. Para comenzar esta nueva etapa, elige el momento del día que te resulte más conveniente. Preferiblemente, elige entre la hora del desayuno, el almuerzo o la cena, y alterna a medida que pase el tiempo, para que tu bebé se acostumbre a comer alimentos sólidos en diferentes momentos del día.
  2. Tu bebé debe estar de buen humor y con hambre, pero no demasiada. Para que comer las primeras papillas sea una experiencia más agradable para tu bebé, primero dale un poco de leche materna o fórmula. Luego intenta darle algunas cucharadas muy pequeñas de comida y termina con más leche. Después de varios días, puedes invertir el proceso para asegurarte de que, gradualmente, incrementes los nutrientes provenientes de los sólidos, hasta que solo le des papillas a tu bebé a esa hora específica del día.
  3. Cuando esté listo para comenzar a comer, sienta a tu pequeño erguido. Elige cualquier alimento con el que desees comenzar, solo asegúrate de que esté hecho puré, no tenga trozos ni esté sazonado con sal o especias. Puedes optar por preparar las papillas en casa o comprarlas. Toma una cuchara para niños y llénala hasta la mitad. Alimenta a tu bebé y explícale qué pasa. ¿Cómo reacciona?
  4. Es normal que tu bebé muestre confusión e incluso rechace la comida porque todo esto es completamente nuevo para él. ¡No te preocupes por eso! Empieza poco a poco, con una o dos cucharadas pequeñas. Pronto tu hijo se acostumbrará a esta nueva forma de comer y podrás aumentar gradualmente la cantidad de alimento que ingiere. Recuerda no apresurarte cuando alimentes a tu bebé. Es probable que necesite tiempo para alimentarse, así que no te sorprendas si demoras mucho en darle una cucharada de comida.
  5. Si tu bebé llora o se aleja, no lo alimentes a la fuerza. Regresa a su dieta anterior de leche materna o fórmula durante unos días y luego vuelve a intentarlo. La transición a sólidos es un proceso gradual en el que tu bebé seguirá obteniendo la mayor parte de su ingesta nutricional de la leche materna o la fórmula.
  6. Cuando le des sus primeras papillas, recuerda darle cada alimento nuevo durante 3-5 días consecutivos para verificar que tu pequeño no muestre ninguna reacción alérgica; será más fácil identificarla de esa manera. Alterna el alimento después de unos días para que tu bebé no se acostumbre a un solo sabor. Por ejemplo, puedes intentar ofrecerle carne durante 3 días, cereal durante 3 días, una verdura durante 3 días, fruta durante 3 días, luego otros tipos de carne durante otros 3 días, y así sucesivamente hasta que tu pequeño pruebe una gran variedad de alimentos.