Al cumplir 6 meses, o en ocasiones un poco antes, llega el momento de introducir alimentos sólidos en la dieta de tu bebé como complemento a la leche. En esta etapa, tendrás que decidir qué le ofrecerás a tu bebé. Es posible que haya ciertos alimentos que acepte muy rápido y otros que rechace en repetidas ocasiones.

Primero que nada, debes asegurarte de que tu bebé no esté rechazando los alimentos por no estar listo. Te recordamos las señales que indican que tu pequeño ya puede comenzar con la ablactación: se sienta sin ayuda, controla la cabeza, abre la boca y se mueve hacia adelante cuando le ofrecen comida. Si tienes dudas sobre si tu hijo aún no está listo para comer sólidos, lo más recomendable es preguntarle a tu pediatra.

Ahora, si tu bebé está rechazando un alimento en particular, no te desanimes. El hecho de no aceptarlo la primera vez no significa que ya no lo querrá probar nunca. En ocasiones, ¡será necesario ofrecerlo hasta 10 o 15 veces antes de que lo coma y lo disfrute! Puedes darle a probar ese alimento en diferentes días y presentarlo de diferentes maneras, con el fin de no fastidiar a tu bebé al ofrecérselo e insistir en un dolo día. Lo más importante en esta etapa es tener paciencia.

Al introducir un alimento nuevo, te recomendamos que elijas un momento en donde tú y tu bebé estén tranquilos y no tengan prisa por pasar a otra actividad. Al inicio, tu pequeño se saciará con tan solo unas pocas cucharadas, por lo tanto, no te preocupes si la cantidad parece poca. Recuerda que en esta etapa él debe seguir tomando leche, para que ambos alimentos permitan su crecimiento saludable.

amamantar y alimentacion de bebe

Estos son algunos consejos que te ayudarán a que tu bebé pruebe diferentes tipos de alimentos:

  1. Pon en el ejemplo: Si quieres que tu bebé empiece a alimentarse de una manera sana, ¡empieza tú! Ten en casa los alimentos quieres introducir a tu bebé para que se familiarice con ellos. Además, mientras te observa, puedes comer lo que deseas que él también coma para animarlo.
  2. Evita mostrar desinterés al probar nuevas comidas: Los niños aprenden por medio de la imitación. Por esta razón, es muy probable que tu bebé aprenda a rechazar las mismas comidas que tú rechazas.
  3. Ofrece comida variada: Dale a tú bebé diferentes variedades de alimentos sanos (junto con la comida que sí le gusta).
  4. Ofrece frecuentemente la comida que no le gusta: ¡Recuerda que los bebés deben probar hasta 15 veces una comida antes de aceptarla!
  5. Ten lista la comida: Puede ser que tu bebé sea muy activo y por esa razón tenga dificultades para comer. Para agilizar este proceso, ten el plato ya servido antes de sentar a tu bebé. Esto evitará que se desespere.
  6. Haz que la hora de comida sea breve: Si tu bebé es muy activo puede ser que no le agrade estar mucho tiempo sentado. Procura que la hora de comer dure alrededor de 10 minutos.
  7. Sé paciente: Recuerda que tu pequeño apenas se está acostumbrando al mundo que lo rodea y le tomará tiempo adaptarse a estas nuevas sensaciones.
  8. Consulta con un especialista: Si estás intranquila, recuerda que siempre puedes consultar la situación con tu pediatra. Él o ella te podrán asesorar.

Estos consejos te ayudarán a introducir alimentos nuevos para que tu bebé comience a comer sólidos. Conforme vaya creciendo, habrá otras razones por las que rechace una comida en particular. Si tu pequeño es mayor a un año de edad, te recomendamos revisar este artículo.

Referencias:

10 consejos para padres de niños que son comensales exigentes
Introducción a sólidos (inglés)
¿Cómo manejar a un bebé quisquilloso con la comida? (inglés)