Category Archives: Hora de Dormir

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 7 – 9 meses

Dormir bien es indispensable para tener una buena calidad de vida. Esta actividad permite que nuestro cuerpo descanse y mantengamos buena salud física y mental. Asimismo, es esencial para nuestro cerebro debido a que, mientras duerme, trabaja consolidando y organizando los eventos del día. De la misma forma, dormir durante las horas adecuadas nos permite pasar por diferentes etapas del sueño que nos ayudarán a lograr un sueño restaurativo. El sueño es algo muy importante para los adultos. Y   considerando que nosotros ya no crecemos, ¡sólo imagínate lo importante que debe ser para los bebés!

Dormir es esencial para ellos. Su cerebro lo requiere para desarrollarse y su cuerpo para crecer. Cuando los bebés duermen ahorran energía, lo que les permite ganar peso y crecer. Sus órganos vitales también maduran y se fortalece su sistema inmune, lo cual los protege contra infecciones y enfermedades.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 7 a 9 meses de edad continúa estando entre las 12 y 15 horas. De igual forma, unos bebés dormirán menos, entre 11 y 13 horas, y otros incluso dormirán hasta 19 horas al día. Los expertos recomiendan que los niños no duerman por encima o por debajo del rango de 11 a 19 horas. Dormir menos de lo recomendado no permite que el cuerpo descanse y obtenga los beneficios que brinda el sueño. Cuando tu bebé duerme recarga las energías necesarias para gatear, moverse, sentarse, comer y madurar. Por otro lado, si tu bebé duerme de más no obtiene la alimentación y estimulación que necesita cada día.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 4 – 6 meses

Dormir bien es sumamente importante. Es indispensable para nuestro cuerpo ya que nos permite descansar, al igual que tener buena salud mental y física. Un buen descanso ayuda a que nuestro cerebro trabaje a su nivel óptimo. Nos ayuda a estar alerta, aprender y poner atención durante el día. Al dormir, nuestro cerebro consolida lo aprendido, ayudándonos a formar memorias. En fin, dormir bien nos brinda una buena calidad de vida y baja nuestro nivel de estrés. Dado que el sueño es muy importante para nosotros los adultos, ¡imagínate la importancia que tiene que ser para los bebés!

Alrededor de los cuatro meses, el ritmo circadiano de nuestros pequeños se ha consolidado. Si hemos sido consistentes con las rutinas, nuestros bebés han aprendido a diferenciar entre el día y la noche. Las horas que tu pequeño duerme durante la noche incrementan, pero aun así necesitará dormir siestas durante el día. De hecho, las horas que duerme en el día y la noche son interdependientes; esto significa que la cantidad de horas que duerme durante el día afectan cuánto dormirá en la noche. Durante el día, los bebés deben dormir mínimo dos siestas con una duración de 1 a 2 horas. Hay bebés que incluso duermen hasta tres siestas. La siesta de la mañana se administra una hora y media o 2 horas después de haberse despertado; mientras que la siesta del mediodía se hace generalmente a la 1 o 2 de la tarde. Sin importar la hora que sea, es importante atenerse a un horario fijo para que tu pequeño anticipe los horarios de sueño. Puedes realizar una pequeña rutina previa a dormir, tal como dar una toma o leer un libro, seguida de acostar a tu pequeño en su cuna y oscurecer un poco su habitación.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 4 a 6 meses de edad entre las 12 y 15 horas diarias. Si tu bebé duerme de 10 a 11 horas o de 16 a 18 horas no hay problema; no obstante, no se recomiendan más o menos horas. Dormir largos periodos durante la noche permite que el cerebro de tu bebé pase por las diferentes etapas de sueño, las cuales son necesarias para que tenga un desarrollo óptimo. Al dormir, tu bebé procesará toda la información que recibió durante el día ayudándolo a aprender. De esa misma forma, alcanzará un sueño restaurativo que lo ayudará a despertar feliz y descansado. Dormir más o menos horas durante el día también le afectará. Si duerme menos, estará sobre-estimulado, lo que hará que batalle más para dormir durante el día. De igual forma, si duerme mucho durante el día no tendrá sueño para dormir durante la noche. Por lo tanto, intenta establecer horarios fijos que ayuden a que tu bebé duerma 2 o 3 siestas durante el día y duerma toda la noche sin interrupción.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 0 – 3 meses

Todos sabemos que es muy importante dormir bien. Lo necesitamos para que nuestro cuerpo descanse y tengamos una buena salud física y mental. Dormir ayuda a que nuestro cerebro trabaje de la mejor forma posible: incrementa el aprendizaje y nuestra capacidad para poner atención, y también mejora nuestra toma de decisiones. En fin, dormir bien nos brinda una buena calidad de vida. Si para los adultos el sueño es muy importante, ¡imagínate lo importante que es para los bebés!

Cuando un bebé duerme, ahorra energía, lo que le permite aumentar de peso de forma más rápida y, por ende, tener un buen desarrollo. También, sus órganos maduran y su sistema inmunológico se fortalece, lo cual protege a los pequeños de enfermedades e infecciones. Al dormir, el cuerpo de tu bebé libera la hormona del crecimiento, la cual le permitirá seguir creciendo. Finalmente, el sueño le ayuda a incrementar su apetito, lo cual hará que se alimente bien y obtenga los nutrientes necesarios para crecer. Es importante recordar que los bebés no duermen como nosotros; duermen momentos breves y despiertan constantemente para comer. Los primeros meses, ellos suelen comer de 8 a 12 veces al día, razón por la cual despiertan continuamente. De la misma forma, como tienen ciclos de sueño diferentes a los nuestros, estos les permiten dormir pocas horas, pero de forma profunda.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los bebés de 0-3 meses de edad está entre las 14 y 17 horas diarias. Algunos bebés pueden dormir menos tiempo, es decir, entre 11 y 13 horas; mientras que otros duermen hasta 19 horas al día. No es recomendable que duerma por encima o por debajo del rango de 11 a 19 horas. Dormir menos de lo recomendado no permite que el cuerpo descanse y obtenga los beneficios que brinda el sueño de forma apropiada; y, por otro lado, dormir de más evita que el bebé obtenga la alimentación y estimulación diaria que necesita.

¡Mi bebé no despierta para comer durante la noche!

Si tu bebé no despierta para comer durante la noche, eres una de las pocas mamás suertudas que tienen la oportunidad de descansar casi toda la noche.

Hay pequeños que comen lo suficiente durante el día y no requieren tomar leche durante la noche. Esto no será un problema, siempre y cuando tu bebé esté feliz y sano en todos los aspectos. Si tu bebé está tomando un mínimo de 8 tomas de leche diariamente cada 2 o 3 horas, moja unos 6 pañales diarios, y está aumentando de peso, entonces todo va viento en popa. Tu bebé puede dormir 5 o más horas seguidas sin pedir alimento y no habrá ningún problema. Por otra parte, si notas que tu pequeño no está aumentando de peso, hay que encontrar la causa por la cual no se está despertando para comer. Si durante las primeras dos semanas de vida tu bebé no está despertando y pasan 5 horas sin que coma, deberás despertarlo para que coma y suba el peso necesario para su crecimiento. Pregúntale a tu pediatra qué opina. Si te indica que sí debes despertar a tu pequeño, sigue sus indicaciones; él o ella conoce las necesidades para el desarrollo y crecimiento de tu pequeño. De la misma forma, si tu bebé no despierta para comer durante el día, pero está creciendo de forma adecuada y tu pediatra te indica que no hay necesidad de despertarlo, déjalo dormir y aprovecha esos momentos para recargar tus propias energías.

Durante las primeras dos semanas de vida, los pequeños son capaces de dormir más y saltarse sus horas de comida. En estos momentos, solo asegúrate de que no pasen más de 4 horas entre tomas. Idealmente, debes darle de comer cada 2 o 3 horas. De esta forma, puedes establecer tu oferta de leche y asegurar que tu pequeño reciba los nutrientes y calorías que requiere. Recuerda estar relajada y no establecer un tiempo de comida específico. Permite que tu bebé coma lo que necesite y quiera, pero lleva la cuenta de cuántos pañales cambias.  Durante el primer mes, los bebés suelen usar unos 10 pañales diarios (6 pañales mojados y 3 o 4 con deposiciones). A partir del mes, tu bebé seguirá mojando de 4 a 6 pañales; sin embargo, sus deposiciones disminuirán.

Pesadillas Infantiles: ¿Por qué suceden y qué hacer para lidiar con ellas?

Al igual que los adultos, a veces los niños resuelven sentimientos confusos y experiencias difíciles a través de sus sueños. A pesar de que hay pocas cosas más angustiantes que escuchar un grito repentino en medio de la noche viniendo de la habitación de tu pequeño, las pesadillas son algo bastante común.

Es importante tomar en cuenta que, independientemente de su entorno, todos los niños tienen pesadillas. La mayoría de los padres se preocuparán si creen que su hijo desarrolló algún trauma en particular, pero la realidad es que las pesadillas pueden surgir solo por contar una historia que a tu hijo le parezca aterradora, por ir al centro comercial y que tu hijo vea algún poster de un animal que le parezca aterrador, o porque haya visto un objeto que le dio miedo. Al llegar la noche, estos objetos e historias, podrían aparecer en sus sueños. Esto sucede porque los niños de esta edad tienen dificultad para separar la fantasía de la realidad, lo que puede dar lugar a miedos que son explorados a través de los sueños.

¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a lidiar con las pesadillas?

Si bien es cierto que todos los niños tienen pesadillas de vez en cuando, éstas parecen ser más frecuentes durante los años preescolares, cuando el miedo a la oscuridad es común. Otro dato importante de las pesadillas es que ocurren cuando se acerca la mañana, en las últimas fases de sueño REM. Esta es una característica importante, ya que se diferencia de los terrores nocturnos, los cuales ocurren durante las primeras horas de sueño, cuando un niño está durmiendo profundamente.

Después de una pesadilla, puede ser difícil lograr que tu pequeño quiera volver a dormir, pero es importante que lo haga, ya que necesita esas horas de sueño. Para calmar a tu pequeño, puedes empezar por abrazarlo y asegurarle que todo está bien. Por ejemplo, trata de explicarle que solo era un sueño, como una película que está encendida en su cabeza y cuando él se despierta “la película se apaga”. También le puedes preguntar sobre su sueño. A pesar de que tu pequeño no será capaz de explicarlo a detalle (dado que apenas está desarrollando sus habilidades lingüísticas) hablar sobre ello puede ayudarle a procesar el evento. No olvides escuchar atentamente sus preocupaciones y no las descartes o minimices. Otra cosa que puedes probar es mostrarle que no hay nada debajo de su cama o escondido en el closet (si es que tiene alguno de esos miedos) o puedes inclusive inventar un final feliz para su sueño al siguiente día.

Continue reading

3 errores que probablemente estás haciendo a la hora de dormir

 La hora de dormir puede ser todo un desafío para algunos bebés, pero ¿qué pasa si tú estás haciendo algo para empeorar la situación? A veces como padres no nos damos cuenta de que podemos estar haciendo cosas que perjudican a nuestros pequeños. Aquí hay 3 errores comunes de la hora de dormir que debes identificar.

 1. Dejar que tu bebé se acueste tarde

En realidad este es un error muy común. A algunos padres les gusta jugar con sus bebés a altas horas de la noche, ya que no pasan mucho tiempo con él después del trabajo o desarrollan el hábito de dormir a su hijo justo antes de irse a dormir. En realidad, dejar que tu bebé se acueste tarde generará que esté cansado, irritable y muy seguramente tendrá problemas para quedarse dormido e inclusive aumentará los despertares nocturnos.

¿Qué puedo hacer?: ¿Sabías que la mayoría de los bebés muestran signos de que están listos para dormir entre las 6 y 8 p.m.? Por eso es importante estar atento a estas señales antes de que tu bebé comience a irritarse. Nota si tiene los párpados caídos o si tu pequeño se frota los ojos. Si logras llevar a tu bebé a la cama cuando se encuentra somnoliento o cansado, pero no completamente dormido, será más fácil para él aprender a dormirse por su cuenta.

Continue reading

Bienvenida la cama: ¿Cómo y cuándo hago la transición?

Si tu bebé ha descubierto la forma de escaparse de la cuna, a pesar de que el colchón está en el nivel más bajo posible, es buen momento para mudarse de la cuna a una cama de niño grande.

No hay una edad precisa para hacer el cambio, pero hacer la transición a la cama es benéfica alrededor de los dos años de edad o cuando los niños aprenden a bajarse de la cuna. La buena noticia es que a la mayoría de los niños les gusta hacer el cambio, pues esto significa que ya son grandes. Posiblemente tu pequeño esté de acuerdo contigo de que debe quedarse en su cama durante toda la noche, pero como este cambio supone una nueva adquisición de libertad, es importante reforzar las reglas y rutinas de la hora de dormir para evitar los temidos paseos nocturnos.

Reforzando la rutina nocturna

  • Primero que nada, asegúrate de que tu pequeño no esté enfermo, que la familia no esté pasando por una transición importante (como la llegada de un hermanito) y que no necesite ir al baño (si ya aprendió a utilizar el inodoro).
  • Si aún no tienes una cama, por ahora puedes colocar el colchón de la cuna en el piso.
  • Celebren juntos la transición y dale mucha importancia a este hito. De esta forma la cama nueva será más atractiva para él.
  • Realiza la misma rutina nocturna de siempre, pero no olvides agregar un último paso al final: decirle a tu pequeño que debe quedarse en cama hasta que vengas por él en la mañana.
  • Ya que esté acostado en su cama y hayan terminado la rutina, elógialo por estar acostado en su cama de niño grande, dale un beso o abrazo, y retírate de la habitación.
  • No olvides decirle que estarás al pendiente de él durante la noche y que no hay porqué despertarse. Esto le dará tranquilidad.
  • Finalmente, si se despierta y camina hacia tu habitación, asegúrate de regresarlo a su cama rápidamente y de forma aburrida. La primera noche puede haber muchas visitas no solicitadas, sin embargo la consistencia en regresarlo, ayudará a que tu pequeño aprenda a quedarse en su habitación.

Continue reading

Una larga siesta, ¡la clave para que los bebés aprendan más!

Todos sabemos que dormir es una parte muy importante de nuestras vidas; tanto que de hecho pasamos cerca de 1/3 de nuestras vidas durmiendo. Cuando estás descansado, te sientes más feliz, más alerta y con más energía. El sueño es necesario para reparar y desarrollar adecuadamente el cerebro y el cuerpo, y esto es especialmente cierto durante los primeros años de vida. Tener una buena calidad de sueño, ¡es tan importante para tu bebé como la comida que le das!

Como padres, es posible que hayan sido testigos de los efectos negativos de saltarse una siesta o de retrasar la hora de dormir de tu hijo; seguro no fue una experiencia agradable. La falta de sueño no solo afecta el estado de ánimo de tu bebé, sino también su atención y concentración, que a fin de cuentas afecta su aprendizaje y crecimiento. Cuando un bebé está despierto, cada sonido y movimiento es una nueva experiencia que debe procesar y para la que requerirá de energía. Por ello es importante que tenga una buena calidad de sueño para aprovechar al máximo cada oportunidad de aprendizaje.

Sabemos que los bebés pasan la mayor parte del tiempo durmiendo, pero alguna vez te has preguntado ¿cuánto de lo que haces con tu bebé durante el día (sobre todo en los momentos de aprendizaje) será capaz de recordar? ¿Existe un momento óptimo durante el día para enseñarle a tu bebé nuevas habilidades que será capaz de recordar?

Continue reading

Paso a paso: Logra que tu bebé duerma toda la noche Pt. II

Tener un bebé no es tarea fácil. Sí, es hermoso verlos crecer cada día e ir conociéndolos cada vez más, pero sin duda puede llegar a ser una experiencia agotadora. Durante los primeros años, tu bebé y tú estarán en constante cambio y adaptación. Entre los cambios y ajustes que estarán atravesando, está el sueño y todo lo que este conlleva.

Los hábitos de sueño son cruciales tanto para el sano desarrollo de tu bebé como para tu salud. Sin un pleno descanso, tanto su rendimiento, salud y estado de ánimo se verán afectados, por lo cual es importante procurar cubrir esta necesidad básica. Existen muchas técnicas para ayudar a dormir a tu bebé. Unas son más efectivas que otras, sin embargo, todas dependen de las preferencias y personalidad de tu bebé. No existe una receta exacta que asegure una forma rápida y efectiva de dormir a todos los bebés, sin embargo sí hay maneras de fijar parámetros y notar escenarios que identifiquen y anticipen acciones efectivas. A continuación te compartimos una serie de técnicas para establecer buenos hábitos de sueño. Continue reading

Paso a paso: Logra que tu bebé duerma toda la noche Pt. I

Una de las quejas más frecuentes que tienen los padres cuando nace su bebé es la privación del sueño. ¡Estamos seguros de que 99% de los padres sufren de algún nivel de privación de sueño! Es por ello que hemos investigado los métodos más comunes utilizados para crear hábitos de sueño en bebés. Estos métodos ayudarán a que tu hijo duerma toda la noche, y como resultado.  ¡tú también tendrás un descanso muy merecido!

Antes de empezar, debes saber que los bebés duermen una cantidad diferente de horas a cada edad. Un bebé recién nacido, hasta los tres meses, duerme aproximadamente 18 horas al día. ¡Lo cual significa que este será el momento en el que dormirás menos! La buena noticia es que entre los cuatro y seis meses de edad, la mayoría de los bebés son capaces de dormir “durante toda noche”, entre 8 y 12 horas completas. Esta es una gran noticia, porque entonces serás capaz de dormir más y sentirte bien descansada por la mañana. Los pediatras recomiendan empezar a implementar hábitos de sueño a partir de los cuatro meses, ya que los bebés son capaces de desarrollar un patrón más regular de sueño. Ten en cuenta que cada bebé es único y se desarrolla a su propio ritmo. La mejor manera de saber si tu bebé está listo para formar hábitos de sueño es observar cómo reacciona ante los nuevos hábitos que has implementado. Si no parece estar listo, detén el proceso y vuelve a intentarlo dentro de unas semanas.

A continuación, te presentamos algunos métodos que quizá te gustaría probar con tu pequeño. Hemos enlistado algunos pros y contras de cada uno. Recuerda que no hay un método que funcione con todos los bebés (o que sirva todo el tiempo con un mismo niño). Si un método no está funcionado para ti y tu familia, ¡simplemente déjalo y tómate tu tiempo para encontrar uno nuevo que funcione para ustedes! Continue reading