Tener un bebé no es tarea fácil. Sí, es hermoso verlos crecer cada día e ir conociéndolos cada vez más, pero sin duda puede llegar a ser una experiencia agotadora. Durante los primeros años, tu bebé y tú estarán en constante cambio y adaptación. Entre los cambios y ajustes que estarán atravesando, está el sueño y todo lo que este conlleva.

Los hábitos de sueño son cruciales tanto para el sano desarrollo de tu bebé como para tu salud. Sin un pleno descanso, tanto su rendimiento, salud y estado de ánimo se verán afectados, por lo cual es importante procurar cubrir esta necesidad básica. Existen muchas técnicas para ayudar a dormir a tu bebé. Unas son más efectivas que otras, sin embargo, todas dependen de las preferencias y personalidad de tu bebé. No existe una receta exacta que asegure una forma rápida y efectiva de dormir a todos los bebés, sin embargo sí hay maneras de fijar parámetros y notar escenarios que identifiquen y anticipen acciones efectivas. A continuación te compartimos una serie de técnicas para establecer buenos hábitos de sueño.Anticipar el sueño de tu bebé

El objetivo de esta técnica es estar un paso adelante de tu bebé en lo que concierne a sus demandas de sueño. Por medio de la identificación de sus manifestaciones, se pueden abordar y modificar sus hábitos, evitando llegar a la demanda de sueño a través del llanto e inestabilidad emocional.

Así es como funciona:

  1. Observa las conductas y manifestaciones previas al sueño de tu bebé. Identifica los signos de cansancio de tu bebé, estos pueden ser desde tallarse sus ojitos, bostezar, empezar a ponerse un poco inquieto, entre otros. Cada bebé es distinto, por lo que es importante evitar generalizaciones. Para detectar los síntomas de cansancio es recomendable llevar apuntes, incluyendo hora, manifestación y su duración. Para detectar suficientes conductas realiza una observación consciente de tu bebé durante una semana.
  2. Hazte consciente de tus técnicas de arrullo. Esto es importante para saber qué abordaje te ha funcionado mejor en el pasado. Esto puede variar desde palmaditas en la espalda, hasta el canto y meceo. Puedes registrar en tus apuntes el tiempo que te toma cada uno para lograr que tu bebé concilie el sueño.
  3. Una vez que tengas detectados los indicios de cansancio y las estrategias de arrullo más efectivas, aborda a tu bebé en cuanto veas manifestaciones de cansancio. Arrúllalo hasta que se quede dormido. Es importante atender estas manifestaciones en cuanto ocurran, evitando que se acentúen y lleguen a la demanda del sueño. Arrúllalo gradualmente, empezando por modular tu voz y lentamente aplicar la estrategia de arrullo más efectiva.

PROS:

  • Estarás creando una asociación y condicionamiento para conducir a tu bebé efectivamente al sueño.
  • Es ideal para evitar momentos de crisis, los cuales son más difíciles de superar y tardan más en controlarse.
  • Con este método conocerás más a tu bebé y sus manifestaciones, y tendrás mayor control de las situaciones.
  • Te dará bases para establecer un horario fijo o bien acatar las necesidades de sueño de tu bebé.

CONS:

  • Puede llegar a ser algo tedioso y difícil en la primer semana de observación, dado que debes forzar el punto de demanda de tu bebé.
  • Toma tiempo y paciencia.
  • Debes dividir tu atención en la acción y la conciencia de las medidas tomadas. Por una semana es necesario poner en práctica el manejo de múltiples tareas: observación y acción.

Técnica reconfortante

Para cualquier bebé, el contacto y presencia de mamá es crucial para su tranquilidad y percepción de seguridad. Al sentirse en contacto contigo, tu hijo se siente cómodo, permitiéndole conciliar y mantener el sueño por más tiempo. Sin embargo, una vez que decidas dejar a tu pequeño en su cuna, es útil dejar con él algo que asocie contigo, como una extensión de ti.

Así es como funciona:

  1. Durante una a dos semanas lleva a cabo el ritual del arrullo con un objeto determinado. Procura usar objetos cálidos y suaves al tacto, como una cobija o un peluche suave. Coloca este objeto cerca de ti y tu bebé, de manera que ambos estén en contacto con él.
  2. Al quedarse dormido, asegúrate de que tu bebé siga teniendo contacto con el objeto hasta que despierte.
  3. En caso de que tu bebé despierte, primero atiéndelo acariciándolo con el objeto y tus manos. Usa una voz calmada y suave.

Poco a poco, tu bebé logrará asociar el objeto con confort y cuidado. Esto te ayudará a mantener su percepción de seguridad y cuidado aún cuando se encuentre en su cuna. Toma en cuenta que, como recomendación para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), antes de cumplir un año no debe haber nada en la cuna cuando tu bebé duerme, por lo que esta técnica no debe utilizarse antes de este tiempo.

PROS:

  • Estudios han mostrado que la seguridad y cariño de la madre puede ser asociada y trasladada a un objeto reconfortante.
  • Por medio de esta técnica estarás trabajando gradualmente en la independencia y recursos personales de tu bebé.
  • Por medio de la estimulación con el objeto podrás ir modificando la hora de dormir de tu bebé. Tu bebé podrá ir asociando la presencia del objeto con el sueño.

CONS:

  • Dado que el objeto debe ir adquiriendo tu aroma, esto tomará de una a dos semanas. A su vez, es importante mantener la higiene del objeto, evitando que se ensucie.
  • Puede que se requiera reiniciar la asociación del objeto cada que sea lavado.

Todo hábito conlleva tiempo, esfuerzo, constancia y paciencia. Este proceso puede resultar pesado en un inicio, dado que implica tiempo y dedicación, sin embargo verás que sus resultados serán gratos para tu bebé, para tu pareja y para ti.

¡Dulces sueños!


¿Quieres leer más? Revisa los siguientes libros:

  • Granic, I., & Lewis, M. (2010). Bedtiming: The Parent’s Guide to Getting Your Child  to Sleep at Just the Right Age. Nueva York, EUA.: Workman Publishing.
  • Meléndez, E. (2002). Johnson’s tu hijo de seis a doce meses. Londres, Inglaterra.: Editorial Norma.
  • Pantley, E. (2002). The No-Cry Sleep Solution: Gentle Ways to Help Your Baby Sleep Through the Night: Foreword by William Sears, M.D. McGraw Hill Professional.
  • Sears, W., Sears, R., Sears, J., & Sears, M. (2008). The Baby Sleep Book: The Complete Guide to a Good Night’s Rest for the Whole Family. Nueva York, EUA.: Little Brown.
Powered by Rock Convert