Todos sabemos que dormir es una parte muy importante de nuestras vidas; tanto que de hecho pasamos cerca de 1/3 de nuestras vidas durmiendo. Cuando estás descansado, te sientes más feliz, más alerta y con más energía. El sueño es necesario para reparar y desarrollar adecuadamente el cerebro y el cuerpo, y esto es especialmente cierto durante los primeros años de vida. Tener una buena calidad de sueño, ¡es tan importante para tu bebé como la comida que le das!

Como padres, es posible que hayan sido testigos de los efectos negativos de saltarse una siesta o de retrasar la hora de dormir de tu hijo; seguro no fue una experiencia agradable. La falta de sueño no solo afecta el estado de ánimo de tu bebé, sino también su atención y concentración, que a fin de cuentas afecta su aprendizaje y crecimiento. Cuando un bebé está despierto, cada sonido y movimiento es una nueva experiencia que debe procesar y para la que requerirá de energía. Por ello es importante que tenga una buena calidad de sueño para aprovechar al máximo cada oportunidad de aprendizaje.

Sabemos que los bebés pasan la mayor parte del tiempo durmiendo, pero alguna vez te has preguntado ¿cuánto de lo que haces con tu bebé durante el día (sobre todo en los momentos de aprendizaje) será capaz de recordar? ¿Existe un momento óptimo durante el día para enseñarle a tu bebé nuevas habilidades que será capaz de recordar?

Investigadores de la Universidad de Sheffield y de la Universidad Ruhr de Bochum en Alemania se preguntaron lo mismo. Querían averiguar el momento óptimo para que un bebé aprendiera un nuevo comportamiento. Sobre todo, se preguntaban si dormir durante el día, específicamente después de haber aprendido algo, ayudaría a que los bebés lo recordaran. Su estudio se enfocó en 216 bebés de entre 6 y 12 meses de edad que fueron puestos a prueba en su habilidad para recordar habilidades recién aprendidas. Los investigadores compararon a los bebés que no dormían una siesta después de aprender la nueva habilidad, contra los bebés de la misma edad que tomaron una siesta, de al menos 30 minutos, dentro de las primeras 4 horas tras haber aprendido las acciones.Los resultados fueron sorprendentes: solo los bebés que durmieron una siesta después de aprender una actividad recordaron las acciones específicas, mientras que los que no habían dormido no mostraron evidencia de recordar información alguna. El descubrimiento más interesante fue que el mejor momento para que los bebés aprendan es cuando están empezando a quedarse dormidos.

Sin embargo, la historia no termina allí. Después de 24 horas, ¡los bebés en el grupo de la siesta también mostraron significativamente una mejor memoria en comparación con los bebés del grupo que no tuvieron siesta!

 «Estos resultados son especialmente interesantes para los padres y los educadores porque sugieren que el momento óptimo para que los bebés aprendan nueva información es justo antes de que se vayan a dormir», dijo la doctora Jane Herbert del departamento de psicología de la Universidad de Sheffield.

Lo más importante de este estudio es que los padres reconozcan la gran oportunidad de aprendizaje que existe en los momentos previos a que sus pequeños se vayan a dormir. Demuestra que las actividades como leerle un libro a tu pequeño antes de ir a dormir, ¡son extremadamente valiosas!

Si tienes dudas sobre cuántas horas debe dormir tu bebé, aquí te presentamos una tabla que te puede ayudar.

Screen Shot 2015-01-23 at 5.09.10 PMFuentes: WebMD, BabyCenter, Parents.com

Es importante señalar que los investigadores descubrieron que las siestas que duran menos de 30 minutos no le dan suficiente tiempo a los bebés para procesar y retener sus conocimientos a largo plazo. ¡Así que será conveniente que tomes esto en cuenta al momento de crear un horario de siestas para tu bebé!

descarga_kineduPowered by Rock Convert