Dormir bien es fundamental para tener una vida sana. Permite que nuestro cuerpo descanse y mantenga una buena salud física y mental. El sueño es fundamental para nuestro cerebro ya que durante este tiempo consolida y organiza los eventos del día. Asimismo, dormir adecuadamente nos permite pasar por las diferentes etapas del sueño, logrando un sueño reparador. Si dormir es extremadamente importante para los adultos, ¡puedes imaginar lo importantes que son las horas de sueño de un bebé!

La importancia de las horas de sueño de un bebé

Dormir es vital para los bebés. Sus cerebros y cuerpos lo necesitan para desarrollarse y crecer adecuadamente. Cuando un bebé duerme, ahorra energía, lo que le permite aumentar de peso más rápido y tener un desarrollo saludable. Además, sus órganos maduran y su sistema inmunológico se fortalece para protegerlo de enfermedades e infecciones. Entre los 7 y los 9 meses, los bebés pueden presentar regresiones del sueño, que es cuando los bebés tienen problemas para dormir durante períodos que duran de dos a cuatro semanas. Recuerda que la regresión del sueño puede ocurrir a los nueve meses de edad, pero es normal en algunos bebés.

¿Cuánto debe dormir un bebé de 7 a 9 meses?

Según la National Sleep Foundation, el rango de sueño ideal para los bebés de 7 a 9 meses es de entre 12 y 15 horas. Algunos bebés duermen menos, entre 10 y 13 horas, y otros más, hasta 18 horas al día.

¿Tu bebé tiene problemas para dormir?

Sin embargo, los expertos no recomiendan que tu pequeño duerma más o menos que este rango de 10 a 18 horas. Dormir menos lo priva del descanso y de los beneficios que le proporciona el sueño. Cuando tu bebé duerme, está recargándose de energía para gatear, moverse, sentarse, comer y explorar su entorno. Por otro lado, dormir de más no le permite alimentarse adecuadamente y recibir la estimulación diaria que necesita.

Durante esta etapa, intenta incluir más pasos en la rutina de tu bebé. Cuando lo prepares para dormir, puedes leerle un cuento o escuchar música juntos; así comprenderá la señal de que es hora de dormir.

Recuerda, trata de que tu pequeño no vea o use pantallas antes de acostarse. Tal vez creas que esto le ayudará a dormir, pero, como mencionamos en publicaciones anteriores, la Academia Americana de Pediatría (AAP) no está en contra del uso de pantallas, pero recomienda usarlas por períodos cortos durante el día. Cualquier exposición antes de acostarlo puede dificultar que tu pequeño tenga un sueño de calidad. Además, trata de priorizar sus siestas y horarios para dormir, para que se acostumbre a su rutina.