Dormir bien es indispensable para tener una buena calidad de vida. Esta actividad permite que nuestro cuerpo descanse y mantengamos buena salud física y mental. Asimismo, es esencial para nuestro cerebro debido a que, mientras duerme, trabaja consolidando y organizando los eventos del día. De la misma forma, dormir durante las horas adecuadas nos permite pasar por diferentes etapas del sueño que nos ayudarán a lograr un sueño restaurativo. El sueño es algo muy importante para los adultos. Y   considerando que nosotros ya no crecemos, ¡sólo imagínate lo importante que debe ser para los bebés!

Powered by Rock Convert

Dormir es esencial para ellos. Su cerebro lo requiere para desarrollarse y su cuerpo para crecer. Cuando los bebés duermen ahorran energía, lo que les permite ganar peso y crecer. Sus órganos vitales también maduran y se fortalece su sistema inmune, lo cual los protege contra infecciones y enfermedades.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 7 a 9 meses de edad continúa estando entre las 12 y 15 horas. De igual forma, unos bebés dormirán menos, entre 11 y 13 horas, y otros incluso dormirán hasta 19 horas al día. Los expertos recomiendan que los niños no duerman por encima o por debajo del rango de 11 a 19 horas. Dormir menos de lo recomendado no permite que el cuerpo descanse y obtenga los beneficios que brinda el sueño. Cuando tu bebé duerme recarga las energías necesarias para gatear, moverse, sentarse, comer y madurar. Por otro lado, si tu bebé duerme de más no obtiene la alimentación y estimulación que necesita cada día.