Dormir bien es sumamente importante. Es indispensable para nuestro cuerpo ya que nos permite descansar, al igual que tener buena salud mental y física. Un buen descanso ayuda a que nuestro cerebro trabaje a su nivel óptimo. Nos ayuda a estar alerta, aprender y poner atención durante el día. Al dormir, nuestro cerebro consolida lo aprendido, ayudándonos a formar memorias. En fin, dormir bien nos brinda una buena calidad de vida y baja nuestro nivel de estrés. Dado que el sueño es muy importante para nosotros los adultos, ¡imagínate la importancia que tiene que ser para los bebés!

Powered by Rock Convert

Alrededor de los cuatro meses, el ritmo circadiano de nuestros pequeños se ha consolidado. Si hemos sido consistentes con las rutinas, nuestros bebés han aprendido a diferenciar entre el día y la noche. Las horas que tu pequeño duerme durante la noche incrementan, pero aun así necesitará dormir siestas durante el día. De hecho, las horas que duerme en el día y la noche son interdependientes; esto significa que la cantidad de horas que duerme durante el día afectan cuánto dormirá en la noche. Durante el día, los bebés deben dormir mínimo dos siestas con una duración de 1 a 2 horas. Hay bebés que incluso duermen hasta tres siestas. La siesta de la mañana se administra una hora y media o 2 horas después de haberse despertado; mientras que la siesta del mediodía se hace generalmente a la 1 o 2 de la tarde. Sin importar la hora que sea, es importante atenerse a un horario fijo para que tu pequeño anticipe los horarios de sueño. Puedes realizar una pequeña rutina previa a dormir, tal como dar una toma o leer un libro, seguida de acostar a tu pequeño en su cuna y oscurecer un poco su habitación.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 4 a 6 meses de edad entre las 12 y 15 horas diarias. Si tu bebé duerme de 10 a 11 horas o de 16 a 18 horas no hay problema; no obstante, no se recomiendan más o menos horas. Dormir largos periodos durante la noche permite que el cerebro de tu bebé pase por las diferentes etapas de sueño, las cuales son necesarias para que tenga un desarrollo óptimo. Al dormir, tu bebé procesará toda la información que recibió durante el día ayudándolo a aprender. De esa misma forma, alcanzará un sueño restaurativo que lo ayudará a despertar feliz y descansado. Dormir más o menos horas durante el día también le afectará. Si duerme menos, estará sobre-estimulado, lo que hará que batalle más para dormir durante el día. De igual forma, si duerme mucho durante el día no tendrá sueño para dormir durante la noche. Por lo tanto, intenta establecer horarios fijos que ayuden a que tu bebé duerma 2 o 3 siestas durante el día y duerma toda la noche sin interrupción.