Seguramente tu bebé de 6 meses llena tus días de aventuras y aprendizajes. En esta etapa de su crecimiento ya comienza a observar su alrededor, trata de entender poco a poco lo que sucede en su entorno y conquista importantes hitos de desarrollo.

En este artículo te hablaremos sobre ciertos avances que podrías notar en tu niño a esta edad y cómo puedes ayudarlo. Eso sí, recuerda que cada pequeño se desarrolla a su propio ritmo. Es posible que tu hijo adquiera las habilidades que mencionaremos antes o después de los 6 meses. Si te surgen dudas, habla con tu pediatra para que te oriente.

1. Área Física

Tu bebé de 6 meses quizás comience a usar sus piernas para impulsarse hacia delante cuando está boca abajo. Esto es parte del proceso para comenzar a gatear, un hito que suele alcanzarse entre los 6 y 10 meses. Toma en cuenta que los niños más pesados pueden tardar un poco más en gatear e incluso hay quienes se saltan este paso y exploran el mundo por medio de otros movimientos.

En esta etapa también es probable que ya pueda voltearse hacia ambos lados (de boca arriba a boca abajo y viceversa) y mecerse de lado a lado sobre su estómago al estar boca abajo.

Aprender a girar requiere que tu hijo ya tenga un buen control de cabeza y fuerza suficiente en los músculos del cuello y los brazos para empujarse hacia arriba. Para ayudarlo a trabajar estas partes del cuerpo, coloca a tu pequeño boca abajo en una manta en el suelo después de su siesta o de un cambio de pañal. Deja algunos juguetes frente a tu niño o un espejo de plástico para que se entretenga. También puedes optar por acostarte a su lado para que intente girar y llegar a ti.

Otro hito importante que quizás observes en tu bebé es que se sienta con las manos apoyadas frente a su cuerpo. Sin duda, se trata de un avance que permite que tu pequeño comience a adquirir más independencia.

Algunos consejos para ayudar a que tu hijo logre sentarse por sí solo son: sentarlo en tu regazo o en el piso brindándole apoyo, colocarlo boca abajo e impulsarlo a estirarse, y sentarlo rodeado de almohadas para que pueda practicar esta habilidad sin temor a una caída.

En esta etapa también es posible que tu hijo sujete dos objetos al mismo tiempo, uno en cada mano, y pase las cosas que tiene de una mano a otra. Desde que tu pequeño nace desarrolla fuerza, control y coordinación de manos y dedos al jugar con diferentes objetos.

2. Área Socio afectiva

Las primeras sonrisas de tu bebé son un reflejo que responde a los cambios fisiológicos que experimenta. Esto quiere decir que suelen ocurrir por estímulos físicos y no emocionales. Sin embargo, tu bebé de 6 meses ya empieza a escoger aquello que lo hace sonreír y aquello que no, y comienza a reírse a carcajadas. En esta etapa ya será un experto en sonrisas.

Para estimularlo a reír contigo puedes cantarle, jugar «dónde está el bebé» y hacerle caras y sonidos graciosos. Tu hijo sonríe cuando está feliz, cuando le sonríes en respuesta a sus actos, y al querer llamar tu atención.

descarga_kineduPowered by Rock Convert

Por otro lado, en esta etapa quizás tu pequeño estire sus brazos para que lo cargues, comience a preferir estar con ciertas personas que conoce, y responde a su nombre volteando o gateando hacia a ti.

Toma en cuenta que durante los primeros 2 años de vida, tu bebé desarrolla su apego contigo y otros cuidadores. Factores como la calidad de las interacciones, el contacto físico y la atención a las necesidades básicas de tu niño, determinan el tipo de apego que desarrollará.

El «apego seguro» es aquel en el que tu bebé es capaz de separarse de ti, busca tu consuelo cuando está asustado, y prefiere estar contigo antes que con un extraño. Algunos beneficios que este tipo de apego puede traerle en la adultez son: alta autoestima, relaciones de confianza duraderas y tendencia a compartir lo que siente.

3. Área Lingüística

En cuanto a esta área de desarrollo, quizás notes que tu bebé balbucea diciendo, por ejemplo, «baba» o «dada», además de que varía el tono de su voz. Entre los 4 y 7 meses tu hijo le presta mucha atención a los sonidos y voces. Por eso, cuando llora, tus palabras de consuelo lo calman.

Una forma de estimular las habilidades lingüísticas de tu hijo es por medio de la lectura. Busca un lugar tranquilo para acurrucarte con él, apunta a las imágenes que tu bebé está mirando y menciona sus nombres. También ayuda que imites los sonidos que tu pequeño hace y actúes el cuento utilizando diferentes expresiones faciales, tonos de voz y gestos con las manos.

Por último, no olvides que dormir impulsa la salud mental y física de tu bebé. Entre los 4 y los 6 meses de edad, lo ideal es que duerma un mínimo de 10 horas y un máximo de 18 horas, aunque generalmente duermen entre 12 y 15 horas diarias.

Considera también que en esta etapa se aconseja que tu niño realice 2 siestas con duración de 1 a 2 horas cada una. La siesta de la mañana suele ocurrir una hora y media o 2 horas después de haberse despertado; mientras que la siesta del mediodía generalmente sucede a la 1 o 2 de la tarde.

Es recomendable que crees una pequeña rutina con tu pequeño antes de dormir. Por ejemplo, dar una toma de leche o leer un libro, después acostar a tu hijo en su cuna y oscurecer la habitación. Esto facilitará la transición entre actividades y le dará seguridad a tu bebé.

¿Te gustaría aprender más sobre los hitos de desarrollo de tu bebé de 6 meses? ¡Te invitamos a utilizar Kinedu! En esta aplicación puedes profundizar en cada una de las etapas por las que pasan los pequeños desde su nacimiento y puedes consultar actividades para apoyar su desarrollo de acuerdo a su edad y necesidades específicas.

¡Descarga Kinedu y descubre cuáles son los hitos de desarrollo que observarás en tu bebé y apóyalo mientras crece!