¿Sabías que algunos investigadores sugieren que los bebés que pasan más tiempo boca abajo aprenden a gatear antes que aquellos bebés que no pasaron tanto tiempo en esta posición? ¡Conoce la importancia del tiempo boca abajo y algunos consejos que te ayudarán a fomentarlo en casa!

¿Por qué es tan importante?

Estar boca abajo le ayudará a tu pequeño a desarrollar los músculos del cuello, espalda y hombros. Estos serán necesarios para alcanzar la mayoría de los hitos del área física, como levantar la cabeza, gatear y ponerse de pie.

Cuando tu bebé está boca abajo, trabaja un poco la fuerza muscular, pues se empuja hacia arriba con sus brazos, gira el cuello y se mueve un poco para poder explorar su entorno. Pasar tiempo en esa posición ayudará a prevenir retrasos motores y síndromes como la cabeza plana y el cuello torcido. La Academia Americana de Pediatría recomienda la colocación de los bebés boca arriba para dormir y boca abajo para jugar.

¿Cuándo debería empezar a poner a mi bebé boca abajo?

Tu bebé puede pasar tiempo boca abajo desde que nace, incluso muchos pediatras recomiendan incorporar este tiempo como parte de la rutina de juego diaria. Puedes comenzar colocando a tu recién nacido boca abajo sobre tu regazo dos o tres veces al día durante unos minutos. No a todos los bebés les gusta estar en esta posición, pero es importante que pase algún tiempo así, aunque sea menos de un minuto.

A medida que tu pequeño comience a acostumbrarse a pasar tiempo boca abajo, colócalo así con más frecuencia o por períodos más largos. Con el tiempo, notarás que será capaz de permanecerse así de 10 a 15 minutos. Conforme tu pequeño crezca y se haga más fuerte, podrás colocarlo sobre una manta en el suelo después de un cambio de pañal o de una siesta. Coloca algunos juguetes frente a él o un espejo de plástico para que se entretenga.

Es importante nunca dejar a tu bebé solo durante el tiempo boca abajo. Si está irritable, cambia de actividad y después de un tiempo vuelve a intentarlo.

¿A tu bebé no le gusta estar boca abajo? ¡Estos consejos te ayudarán!

  • Antes de acomodarlo en esta posición, asegúrate de que no tenga hambre, sueño y que su pañal esté limpio. Querrás que esté lo más cómodo posible.
  • También es bueno esperar un rato después de comer antes de acostarlo boca abajo, ya que podía estar incómodo con el estómago lleno.
  • Cuando tu pequeño esté boca abajo acuéstate junto a él para entretenerlo. Hazle caras chistosas, háblale, cántale una canción… cualquier cosa que lo distraiga. Lo importante es que se sienta acompañado.
  • Acomoda un espejo de plástico en el suelo para que tu bebé vea su propio reflejo y tenga algo que voltear a ver. Normalmente, los bebés se entretienen mucho con su reflejo, ¡por lo que le encantará estar boca abajo!
  • Trata diferentes posiciones boca abajo. Coloca una almohada bajo su pecho, pon sus brazos frente a él, a la altura de su pecho, sobre una dona de lactancia, etc. Intenta diferentes posiciones hasta que encuentres la que es perfecta para ti y tu pequeño.

Recuerda que entre más tiempo pase boca abajo, más pronto comenzará a girar, gatear sobre su estómago, gatear en cuatro patas y sentarse sin apoyo. Estos nuevos hitos le permitirán a tu hijo explorar su entorno más activamente, brindando un sano desarrollo cerebral.

Powered by Rock Convert