¿Tu bebé ya tiene mayor control sobre su cabeza? Entonces, pronto estará listo para aprender a darse la vuelta. Este es un hito importante para tu bebé, ya que es su primer gran movimiento hecho por sí mismo. A medida que la fuerza en sus brazos, espalda y cuello aumente, tu hijo comenzará a descubrir nuevas formas de mover su cuerpo.

¿Cuándo comenzará mi bebé a girar por sí mismo?

Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), los bebés deben ser capaces de rodar en ambas direcciones a los 7 meses. Sin embargo, alrededor de los 3 y 4 meses los bebés desarrollan la suficiente fuerza en la parte superior del cuerpo como para voltearse de su estómago a su espalda. Sin embargo, les tomará hasta los 5 o 6 meses poder voltearse de atrás hacia adelante, ya que necesitan más fuerza muscular en el cuello y en los brazos para hacer dicho movimiento.

Cuando tu bebé gire por primera vez esto será una sorpresa para ambos y tal vez tu pequeño se eche a llorar. No te preocupes, es completamente normal. Es una nueva experiencia para él, por lo que puede darle miedo al inicio, pero no te sorprendas si pronto se convierte en uno de sus trucos favoritos.

¿Cómo puedo ayudar a mi bebé a darse la vuelta?

Aprender a girar implica tener un buen control de cabeza y fuerza suficiente en los músculos del cuello y los brazos para empujarse hacia arriba. El tiempo boca abajo será la manera perfecta de trabajar dichos músculos, ya que tu bebé tiene que levantar su cabeza y empujarse utilizando sus brazos para estar sobre su estómago. Durante este tiempo puedes animar a tu pequeño a que intente girar un poco. Mueve un juguete a un lado de él y observa si trata de alcanzarlo girando todo su cuerpo, o acuéstate junto a él, donde no te pueda alcanzar,  y fíjate si intenta girar para alcanzarte. A medida que tu pequeño gane mayor fuerza en sus músculos, verás que comienza a patear sus piernas, mover sus brazos en forma de nado y comienza a mecerse de lado a lado hasta rodar por completo.

Powered by Rock Convert

¿Me debería de preocupar?

Si a los 7 meses tu bebé no se ha podido dar la vuelta, no se puede sentar solo o no trata de deslizarse, habla con tu pediatra. A medida que tu bebé descubra nuevas formas de moverse, asegúrate de mantenerlo a salvo, especialmente si está sobre la mesa de cambio u otras superficies altas.


Si te gustaría obtener más información sobre el tema, visita estas páginas: