Un sueño reparador es muy importante para restaurar nuestro cuerpo y cerebro. Dormir bien se asocia con tener un mejor estado de ánimo, temperamento, rendimiento físico y una actitud positiva. El sueño es fundamental para nuestro cerebro ya que durante este tiempo consolida y organiza los eventos del día. En el caso de nuestros hijos, dormir les permite seguir creciendo y despertarse llenos de energía, con ganas de seguir aprendiendo y explorando su entorno. Por eso las horas de sueño a los 17-20 meses son tan importantes.

Horas de sueño a los 17-20 meses

El sueño es fundamental para los niños. Les ayuda a recargar energía para el día siguiente y fomenta el crecimiento físico y cognitivo. Cuando duermen, nuestros pequeños ahorran energía, lo que les permite ganar peso y crecer. Sus órganos vitales también maduran. Asimismo, dormir les ayuda a despertarse con la energía suficiente para moverse, caminar, aprender, hablar y explorar el mundo que los rodea.

¿Tu bebé tiene problemas para dormir?

A esta edad, los niños normalmente solo necesitan una siesta de una hora al día. Esto les da más tiempo para explorar sus alrededores y jugar durante el día. Según la National Sleep Foundation, el rango de sueño ideal para los niños de 17 a 20 meses es de 11 a 14 horas al día. Algunos niños duermen más o menos, sin embargo, los expertos no recomiendan dormir por encima o por debajo de este rango de 9 a 16 horas.

Si crees que tu hijo duerme más de lo necesario, intenta acortar su siesta para asegurarte de que reciba suficiente estimulación durante el día. Por otro lado, si tu pequeño duerme menos de lo recomendado, intenta fortalecer su rutina de sueño.

Dormir es esencial, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico de tu hijo. Además, estará de mejor humor durante el día y será más receptivo para aprender sobre el lenguaje, el movimiento y las habilidades cognitivas. Probablemente estarás persiguiendo a tu pequeño todo el día y eso es bueno porque significa que tiene mucha energía y, con suerte, estará cansado ​​y listo para irse a dormir. Además, recuerda que cuando los niños duermen refuerzan lo que han aprendido durante el día, ya que el cerebro usa el sueño para organizar los eventos del día.