Todos sabemos que es muy importante dormir bien. Lo necesitamos para que nuestro cuerpo descanse y tengamos una buena salud física y mental. Dormir ayuda a que nuestro cerebro trabaje de la mejor forma posible: incrementa el aprendizaje y nuestra capacidad para poner atención, y también mejora nuestra toma de decisiones. En fin, dormir bien nos brinda una buena calidad de vida. Si para los adultos el sueño es muy importante, ¡imagínate lo importante que es para los bebés!

Powered by Rock Convert

Cuando un bebé duerme, ahorra energía, lo que le permite aumentar de peso de forma más rápida y, por ende, tener un buen desarrollo. También, sus órganos maduran y su sistema inmunológico se fortalece, lo cual protege a los pequeños de enfermedades e infecciones. Al dormir, el cuerpo de tu bebé libera la hormona del crecimiento, la cual le permitirá seguir creciendo. Finalmente, el sueño le ayuda a incrementar su apetito, lo cual hará que se alimente bien y obtenga los nutrientes necesarios para crecer. Es importante recordar que los bebés no duermen como nosotros; duermen momentos breves y despiertan constantemente para comer. Los primeros meses, ellos suelen comer de 8 a 12 veces al día, razón por la cual despiertan continuamente. De la misma forma, como tienen ciclos de sueño diferentes a los nuestros, estos les permiten dormir pocas horas, pero de forma profunda.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los bebés de 0-3 meses de edad está entre las 14 y 17 horas diarias. Algunos bebés pueden dormir menos tiempo, es decir, entre 11 y 13 horas; mientras que otros duermen hasta 19 horas al día. No es recomendable que duerma por encima o por debajo del rango de 11 a 19 horas. Dormir menos de lo recomendado no permite que el cuerpo descanse y obtenga los beneficios que brinda el sueño de forma apropiada; y, por otro lado, dormir de más evita que el bebé obtenga la alimentación y estimulación diaria que necesita.