Descansar y dormir bien es muy importante para regenerar nuestro cuerpo y cerebro. Dormir bien está asociado con un mejor humor, temperamento, funcionamiento físico y un comportamiento positivo. Dormir es esencial para nuestro cerebro, ya que durante estos momentos trabaja para consolidar y organizar los eventos del día. De igual forma, dormir las horas adecuadas nos permite tener un buen descanso y despertar sintiéndonos muy bien y llenos de energía. El sueño es muy importante para los adultos, ¡imagínate lo importante que deber ser para los bebés que están en una importante etapa de crecimiento y aprendizaje!

Powered by Rock Convert

Dormir es esencial para los bebés. Es un elemento clave para el desarrollo de su sistema nervioso central. Además, su cerebro requiere dormir para desarrollarse y su cuerpo, para crecer. Cuando los bebés duermen ahorran energía, lo que les permite aumentar de peso y crecer. Dormir los ayuda a despertarse con la energía suficiente para moverse, comenzar a caminar, aprender y explorar el mundo que los rodea.

A los 13 a 16 meses de edad, los pequeños deben seguir durmiendo por lo menos una siesta. De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño a esta edad debe estar entre las 11 y 14 horas diarias. Si tu hijo duerme de 9 a 10 horas o de 15 a 16 horas está bien; no obstante, no se recomienda sobrepasar el rango de 9-16 horas. Si crees que tu pequeño está durmiendo de más, intenta acortar sus siestas de tal forma que reciba la estimulación necesaria durante el día; y si duerme menos, intenta reforzar las rutinas de sueño. Dormir es esencial ya que ayuda a tu pequeño a desarrollar su sistema inmunológico. Además, tu bebé estará más contento durante el día y podrás estimular su lenguaje, movimiento y habilidades cognitivas con mayor facilidad. Finalmente, al dormir, tu bebé estará reforzando estos nuevos aprendizajes.