Category Archives: Guía de Salud

¿Cómo dar medicamentos que saben mal?

Todos conocemos esos medicamentos que saben mal y nos hacen hacer muecas con solo probar una gota. Si nosotros reaccionamos así, imagínate los niños. A pesar de su sabor, no los podemos evitar, ya que son esenciales para la salud. A continuación, te damos algunos de nuestros consejos favoritos para ayudarte a hacer este momento un poco más ameno:

  • Comienza diciéndole a tu hijo que lo quieres mucho y que le das la medicina para que se sienta mejor. Explícale en términos sencillos por qué son importantes los medicamentos y cómo destruyen los virus que nos hacen sentir mal. Dile que sabes que su sabor es desagradable y que lo entiendes.
  • Dale a tu pequeño una paleta helada para que adormecerle un poco la boca y que, además, le dé un buen sabor. Puede chupar un poco la paleta, tomar la medicina y seguir consumiendo la paleta para eliminar el sabor.
  • Almacena el medicamento en el refrigerador por un rato para que se enfríe; esto ayuda a reducir un poco el mal sabor.
  • Puedes optar por la técnica de Mary Poppins y darle una cucharada de azúcar después o al mismo tiempo que el medicamento.
  • Sienta a tu pequeño contigo, acarícialo y dale poco a poco la medicina.
  • Si tu pequeño necesita masticar una pastilla, puedes triturarla y dársela en una cuchara acompañada de nieve, jarabe de chocolate, miel de abeja o maple, o cualquier otro alimento que no requiera ser masticado. Te recomendamos que le des unas cucharadas del alimento solo a tu hijo y le pidas que lo pase sin masticar, así practicará antes de que le des la cucharada con la medicina.
  • Dale un dulce después del medicamento para eliminar el mal sabor.
  • Prepara un vaso con leche, leche de chocolate, jugo o cualquier bebida que le guste a tu hijo para que la tome justo después de haber tomado con el medicamento.
  • Puedes optar por darle el medicamento lentamente en una jeringa en vez de hacerlo con una cuchara. Ve cuál es la manera que prefiere tu pequeño. Si colocas la jeringa al fondo de la parte interior de su cachete, tragará la medicina con mayor facilidad. No viertas la medicina en el fondo de su garganta para evitar que tenga náuseas o se ahogue.

Recuerda que es difícil tomar medicamento y a veces, a pesar de todos nuestros intentos, los pequeños no quieren tomárselo. Es por eso que es importante siempre mostrarle empatía; dile a tu pequeño que lo entiendes y discúlpate por el mal sabor. No trates de engañarlo o gritarle; en lugar de eso, elogia su valentía y muéstrale mucho cariño. Explícale la razón por la que debe tomar el medicamento y por qué hacerlo de esa forma. Dale un abrazo y reconoce su esfuerzo al tomar un medicamento con sabor desagradable. Si tu pequeño aún se resiste, tendrás que hacerlo de forma obligatoria abriendo su boca e insertando la medicina suavemente, apuntando el líquido a la parte interna del cachete y no directo a su garganta para evitar que se atragante. No olvides que puedes revolver la medicina con algo dulce o con un sabor más fuerte que ayude a disimular el sabor del medicamento. Por último, no olvides contactar a tu médico en caso de tener cualquier duda, él sabrá qué es lo mejor para tu pequeño.

¿Cómo tranquilizar a mi bebé después de una vacuna?

A pesar de ser sumamente importantes y necesarias, las vacunas duelen y elevan la ansiedad de nuestros pequeños. Al ser algo doloroso, notarás que la mayoría de los bebés salen de sus revisiones médicas llorando inconsolablemente. Te preguntarás qué puedes hacer para calmar a tu bebé después de una vacuna. Los siguientes consejos brindados por expertos te podrán ayudar:

  • Envuelve a tu bebé en una manta colocándolo de lado o boca abajo y mécelo de un lado a otro para consolarlo.
  • Si tu bebé usa chupón, se lo puedes dar para que se apacigüe.
  • Puedes darle una pequeña dosis de agua azucarada antes de la inyección; algunos estudios han demostrado que ésta disminuye el dolor después de la vacuna.
  • La leche materna también ayuda. De hecho, los bebés que son amamantados de manera exclusiva, tienen menor probabilidad de sufrir fiebre tras haber sido inyectados.
  • Hablarle calmadamente a tu bebé antes y después de la inyección también es muy benéfico. Explícale tranquilamente que la inyección es por su bien, para mantenerlo saludable y porque lo quieres mucho.
  • Cárgalo y abrázalo. Es un excelente momento para mimarlo y mostrarle todo tu cariño.
  • Lleva contigo su juguete favorito y dáselo para distraerlo.
  • Respiren juntos profundamente. Coloca a tu pequeño contra tu pecho y respira profundamente para transmitirle tu tranquilidad.
  • Pregúntale a tu doctor por una crema anestésica. Si te la recomienda, hay que aplicarla antes de la vacuna ya que necesita alrededor de una hora para surtir efecto.
  • Estando en casa, mueve suavemente su piernita o brazo (dependiendo del área en la cual fue administrada la inyección) para reducir el dolor.
  • Masajea su piel alrededor del área de la inyección para distraerlo del dolor.
  • No olvides elogiar a tu bebé por su valentía; ¡los refuerzos positivos son muy importantes!
  • Recuerda seguir las instrucciones de tu médico en caso de que tu bebé sienta mucho dolor o padezca fiebre. Muy probablemente le administre paracetamol o ibuprofeno para reducir el dolor o calentura.

¡Qué comezón! Tratando picaduras de insectos

Las picaduras de insectos, por lo general, causan una reacción cutánea instantánea y mucha comezón. Esto ocurre cuando el insecto pica la piel y succiona un poco de sangre. Estos insectos incluyen a los mosquitos, pulgas, garrapatas y chinches. La picadura del mosquito provoca una pequeña inflamación roja en el área afectada. Por otro lado, las chinches y las pulgas pueden causar inflamación e incluso provocar una ampolla en niños con piel sensible. La buena noticia es que estas picaduras pueden tratarse en casa. A continuación, te presentamos diversos tratamientos:

Tratamiento en casa

  • Aplica una pasta de bicarbonato de sodio con agua o loción de calamina sobre la inflamación.
  • Si la picadura es de una chinche, provocará una comezón más severa; pregúntale a tu médico si puedes aplicarle a tu pequeña crema de hidrocortisona al 1% (se vende sin receta).
  • Motiva a tu hija a no rascarse por medio de alguna distracción; si se rasca mucho puede lastimar su piel y la herida es más propensa a infectarse.

Prevención de mordeduras

  • Aplica repelente de insectos de forma moderada sobre la ropa o piel expuesta antes de salir.
  • Asegúrate de utilizar un repelente que contenga DEET al 30% o menos si lo vas aplicar sobre la piel. Este tipo de repelente ha sido aprobado por la Academia Americana de Pediatría para ser utilizado en niños mayores de 2 meses.
  • Procura no aplicarlo en sus manos si tu pequeña suele chuparse el dedo.
  • Solo aplica repelente donde haya piel expuesta; pero no lo apliques cerca de ojos o boca.
  • Tampoco apliques repelente sobre erupciones en la piel o quemaduras.
  • Si tienes mascotas, asegúrate de que no tengan pulgas.

¡Ouch! Tratando los piquetes de avispas y abejas

Por lo general, los piquetes de insectos causan una reacción cutánea inmediata y aparece una roncha roja y dolorosa en el área afectada. Cuando una avispa o abeja pica la piel, inyecta un veneno en la misma. El dolor es molesto, pero la mayoría de las picaduras de estos insectos pueden ser tratadas en casa, con excepción de una reacción alérgica no esperada. A continuación, te presentamos diversos tipos de tratamiento.

Alergias

Para empezar, es muy importante saber que algunos niños tienen reacciones alérgicas a los piquetes de las abejas o avispas. Contacta inmediatamente a tu médico o centro de emergencias médicas si:

  • Tu hijo no puede respirar o tragar (habla a emergencias).
  • Comienza a llenarse de ronchas.
  • Tiene 10 o más piquetes.
  • La abeja o avispa le picó dentro de la boca.
  • Crees que tu pequeño requiere revisión.

Tratamiento en casa

  • Revisa que tu pequeño no tenga un punto negro en la herida; si lo tiene, significa que aún tiene el aguijón dentro de la piel. Para removerlo, simplemente sácalo usando tus dedos o unas pinzas de ceja. Ten cuidado de no reventar el saco de veneno que se encuentra al final del aguijón, ya que, si se rompe, podrá liberar aún más veneno. Si al sacar el aguijón, notas que quedan algunos fragmentos dentro de la piel, no te preocupes, saldrán solos.
  • El siguiente paso consiste en limpiar el área afectada con agua y jabón.
  • Después, aplica una pasta de bicarbonato de sodio con agua sobre el piquete durante 20 minutos.
  • Si el dolor persiste, puedes aplicar hielo envuelto en un trapo en el área de la picadura durante 10 minutos.
  • Finalmente, si tu doctor te ha indicado que tu pequeño puede tomar ibuprofeno, dale una dosis de este medicamento para reducir el dolor e inflamación.

Prevención

  • Enséñale a tu pequeño a detectar panales de abejas y avispas; indícale que no debe acercarse a ellos.
  • Vístelo con ropa protectora en zonas donde sabes que hay avispas y abejas.
  • Asegúrate de que tu pequeño utilice calzado cuando juegue afuera.

¡Qué dolor! Tratamiento para las picaduras dolorosas de insectos

Las picaduras de hormigas, orugas y ciempiés, entre otros insectos, provocan una inflamación roja en la piel que es dolorosa e incómoda. A continuación, te compartimos la manera de tratar y prevenirlas.

Tratamiento casero

  • Frota el área afectada con un algodón y aplica una pasta de bicarbonato de sodio con agua por 10 minutos.
  • Si tu doctor te ha indicado que tu pequeña puede tomar ibuprofeno, dale una dosis de este medicamento si el dolor persiste y hay inflamación.

Prevención de piquetes

  • Si ves un hormiguero, no dejes que tu pequeña se acerque y enséñale que no debe acercársele.
  • Enséñale también a no tocar los gusanos quemadores u orugas, ya que estos pueden ser venenosos.
  • Recuerda ponerle repelente de insectos en la piel expuesta cuando salga de casa. Es importante ponerle repelentes aprobados por la Academia Americana de Pediatría (estos contienen DEET de 30% o concentración menor). No lo apliques en sus manos, ojos o boca.
  • Por otra parte, puedes aplicar repelente en la ropa de tu pequeña, con lo cual te cerciorarás de que tenga una mayor protección.

Golpes y moretones

Esta etapa del desarrollo que está viviendo tu hija involucra mucho movimiento. Cualquier espacio es como un parque de diversiones y tu pequeña estará listo para jugar en él. Como las principales habilidades motoras de nuestros niños siguen afinándose, los tropiezos o golpes serán muy comunes durante esta etapa. De igual forma, ser muy activos los puede volver más propensos a coleccionar moretones y chipotes. Sabemos que como los niños tienen que ser niños y tienen que seguir jugando, te compartimos algunos consejos para aliviar esos golpes inevitables.

¿Cómo trato un golpe, chipote o moretón en mi hija?

La mayoría de los moretones no suelen ser dolorosos y se curan por sí mismos. En un moretón, el sangrado ocurre debajo de la piel y, por lo tanto, no hay riesgo de infección. Sin embargo, pueden requerir de cuidado en sus primeras etapas y cuando nuestros hijos sienten dolor. Los moretones cambian de color conforme se curan y, de igual forma, disminuye el dolor. Si está rojo, es más doloroso; pero conforme se vuelva morado o azul y, finalmente, verde o amarillo, el dolor irá disminuyendo. En caso de que tu pequeña se muestre incomoda, puedes aliviar la inflamación de la siguiente manera:

  1. Aplica una compresa fría, un paquete de producto congelado o una bolsa con hielo encima del moretón durante 10-15 minutos. Al mismo tiempo que aplicas algo frío, distrae a tu pequeña haciéndole cariñitos o contándole un cuento.
  2. Si después de haber colocado el objeto frío en el área aún sigue sintiendo dolor, puedes aplicar un poco de crema anti-inflamatoria en el área afectada. Pregúntale a tu médico cuál es la mejor opción y procura tenerla en casa en caso de ocurrir un pequeño accidente.
  3. Si el moretón es grande puedes aplicar adicionalmente un paño caliente 48 horas después de haber colocado la compresa fría.
  4. Los moretones sanan por sí mismos en 2 o 4 semanas y pasan por toda la gama de colores que conducen a la sanación.
  5. Finalmente, recuerda que los niños observan nuestra reacción tras una caída. Es muy importante mantener la calma y reaccionar acorde a la situación. De dicha forma, les daremos seguridad a nuestros pequeños y no los asustaremos o fomentaremos el miedo. El mejor remedio para cualquier accidente es el cariño, los abrazos, besos y amor.

¿Cuándo es necesario contactar al médico?

Contacta a tu médico si el golpe que sufrió tu hija fue muy fuerte, si se cayó de una superficie muy alta o si se golpeó fuertemente la cabeza. De igual forma, contacta a tu pediatra si:

  • El golpe en la cabeza le ha dejado moretones detrás de las orejas o crees que haya alguna fractura de cráneo.
  • Si el dolor es fuerte y persistente por más de 24 horas, aún sin tocar el área.
  • Si tu pequeña ha dejado de utilizar la parte del cuerpo en donde se pegó y no puede moverla.
  • Si el moretón de tu pequeña parece inusual.

Para terminar, recuerda que las caídas son naturales e inofensivas la mayoría del tiempo, así que mantén la calma y confía en tus instintos y cariño para cerciorarte de que tu pequeña esté bien. También recuerda que si el golpe provocó una herida, es muy importante limpiar el área afectada con agua tibia y luego limpiar con jabón alrededor de la herida.

¿Por qué es importante vacunar a mi bebé?

Hoy en día, existen grandes mitos acerca de las vacunas. ¡La gran cantidad de información que nos rodea puede causar miedo y confusión! A pesar de lo anterior, los médicos y expertos en salud, tales como los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) y la Academia Americana de Pediatría, aseguran que las vacunas son seguras y sumamente importantes.

Las vacunas protegen a los niños de enfermedades serias que en ciertos casos pueden llegar a ser mortales. Las vacunas son tan eficientes que su aplicación ha provocado un declive importante en la presencia de infecciones. Funcionan a través de la creación de anticuerpos que generan una inmunidad ante diversas enfermedades; esto ayuda a salvar vidas en esta y futuras generaciones. Por esta razón, cuando los padres no vacunan a sus hijos se pueden presentarse brotes de enfermedades que pudieron haber sido controladas fácilmente. De igual forma, los niños que no son vacunados pueden llegar a transmitir enfermedades tanto a otros pequeños que, debido a su edad, aún no están en condición de ser vacunados, como a personas mayores o incluso a quienes cuentan con defensas bajas. Continue reading

Infección de oído: síntomas y tratamiento

Las infecciones de oído, también conocidas como otitis media u otitis media aguda (cuando son infecciosas), son causadas por bacterias, algún virus o una alergia que provoca un bloqueo en la trompa de Eustaquio y afecta al oído medio. Por lo general, aparecen tras una gripa u otra infección de las vías respiratorias. Estas infecciones son comunes en niños y constituyen una de las razones más comunes por las que la gente visita a su médico.

Cuando los bebés tienen infecciones en el oído, la parte media del mismo se inflama e, incluso, puede llenarse de fluidos como pus. Esto puede ser muy molesto para los pequeños. La mayoría de las veces estas infecciones se curan solas. Por lo general, los síntomas disminuyen en los primeros días y en una o dos semanas ya no hay ningún síntoma o molestia. Incluso a veces no hay necesidad de administrar medicamento alguno. No obstante, en ciertas ocasiones, los médicos pueden recomendar antibióticos para tratar la infección.

Por otro lado, si las infecciones en el oído son crónicas y los fluidos persisten, éstas pueden causar problemas de audición. Por lo tanto, es importante notificar a tu doctor si tu pequeño tiene una infección de oído, especialmente si has notado que esto ocurre con cierta frecuencia. Continue reading

Autismo: ¿qué es y cuáles son sus primeros signos?

Hoy en día, es muy común escuchar hablar en los medios sobre el autismo. Sin embargo, mucha gente aún tiene dudas sobre lo que es exactamente, por lo que a continuación te daremos una breve explicación sobre el mismo.

El autismo es un trastorno del desarrollo que se debe a diferencias presentes en el cerebro en un individuo. Hoy en día, no se conoce la causa por la cual se presenta. No obstante, se cree que se debe a diversos factores, incluyendo ciertos componentes genéticos y factores ambientales. Entre los factores que causan el autismo, es importante resaltar que tanto la crianza como la vacunación no son elementos que lo provoquen.

Cada persona con autismo es diferente; lo que afecta a uno, puede no afectar al otro. Sin embargo, existen características comunes que los pueden unificar, tales como la dificultad para comunicarse, relacionarse con otros, hacer amigos, notar lo que los demás sienten, hacer contacto visual, detectar el sarcasmo, entre otros. De la misma forma, es común que quienes lo padecen realicen movimientos repetitivos y les guste mucho la rutina. Los ruidos o cambios sutiles les molestan, pueden interesarse muchísimo por un tema en particular e, incluso, hasta ser expertos en ello. Sin embargo, también pueden mostrar una discapacidad en el aprendizaje.

El autismo es tan diverso que forma parte de un espectro llamado Trastorno del Espectro Autista (TEA). Dentro de este espectro hay diferentes tipos de autismo. Entre ellos se encuentra el Síndrome de Asperger, el cual muestra ciertas similitudes con el autismo, tales como el gusto por las rutinas, la molestia ante los cambios, la dificultad para relacionarse con otros, así como una pasión por un tema en particular. La diferencia radica en que quienes lo presentan no muestran discapacidad en el aprendizaje.

Continue reading

Anemia y mi bebé: ¿qué es y cómo prevenirla?

El hierro es un mineral muy importante y esencial en nuestras dietas, ya que permite que nuestro cuerpo se oxigene. Forma parte de la hemoglobina, sustancia que se encuentra presente en los glóbulos rojos de la sangre y que está encargada de transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, haciendo que la piel muestre un color sano. También, este mineral es esencial para el buen crecimiento de bebés y niños.

Es muy importante contar con una dieta rica en hierro ya que nos ayuda a mantener un nivel sano de glóbulos rojos en la sangre. Si el cuerpo no recibe suficiente hierro, puede presentarse el tipo más común de anemia.

Los bebés que nacen a término y con buen peso tienen una reserva natural de hierro que durará los primeros 6 meses de vida. Sin embargo, al terminar este periodo es importante recibir hierro de otras fuentes dado que el cuerpo ya agotó sus reservas. Consumir hierro es muy importante porque si se llega a tener anemia y no se trata pueden haber retrasos en el crecimiento y desarrollo de los bebés. Continue reading