All posts by Ana Sofía

Uno de los beneficios de la educación temprana: Ser un adulto justo

Una investigación reveló que, incluso después de 40 años, los niños de familias de bajos recursos que participaron en el estudio de Proyecto Abecedario se convirtieron en adultos que tratan a los demás de manera justa, incluso cuando ser justo implica un alto costo personal.

Los 78 niños, ahora adultos, que participaron en el estudio de la década de los 70 fueron monitoreados en el ensayo controlado aleatorio más largo de la historia. Se registraron los efectos que había tenido una educación temprana en las familias de bajos recursos. El Proyecto Abecedario fue un estudio de control aleatorio que investigó el beneficio potencial que tenía la educación temprana en niños de bajos recursos. Cuatro grupos de niños, nacidos entre 1972 y 1977, fueron asignados aleatoriamente a un grupo de intervención o un grupo de control. El grupo de intervención recibió una educación de alta calidad y de tiempo completo en la guardería a la que los niños asistieron desde bebés hasta cumplir cinco años. Las actividades educativas se diseñaron como juegos que se incorporaban a la rutina diaria de los pequeños y trabajaban las áreas de desarrollo sociales, emocionales y cognitivas, con un énfasis en el lenguaje. Se realizaron estudios de seguimiento cuando los sujetos cumplieron 12, 15, 21, 30 y, ahora, 40 años de haber participado en el proyecto, de modo que se demostraron los beneficios asociados a un programa de educación temprana.

Continue reading

Desarrollando habilidades cognitivas a través del juego

Algunas de las habilidades de pensamiento más importantes se desarrollan desde que somos unos pequeños y curiosos bebés que desean explorar el mundo. Aprende un poco más sobre estas habilidades y cómo fomentarlas a través del juego.

Causa y efecto: La aparición de esta habilidad es una muestra de inteligencia temprana. Primero, los bebés experimentan por mera casualidad el efecto que tienen sobre las cosas, como cuando accidentalmente ruedan una pelota y ésta se enciende. Al principio no relacionan sus acciones con el resultado que estas provocan, pero, alrededor de los 7 meses de edad, los niños comienzan a aprender que pueden alterar lo que los rodea y hacer que sucedan cosas. Entonces empiezan a actuar con propósitos en mente para producir un efecto deseado, como apretar un botón para que suene una melodía.

Relaciones espaciales: Utilizamos esta habilidad todos los días para resolver problemas cotidianos; nos ayuda a comprender cómo es que las cosas se unen o caben unas dentro de otras. Los niños trabajan esta habilidad cuando juegan a colocar objetos dentro de distintos contenedores o, por ejemplo, cuando le dan vuelta a una pieza hasta que entra en la ranura correcta de una caja. Los niños luego aprenden que los objetos están hechos de partes y que estas pueden unirse para formar cosas nuevas. Esto se observa fácilmente cuando juegan con bloques de juguete.

Continue reading

Reconociendo patrones: La clave para evitar conductas indeseadas

A veces te preguntarás por qué tu hija repite una mala conducta. ¿Por qué siempre muerde a su hermana? ¿Por qué tira la comida al suelo cuando se sientan a comer? ¿O por qué empuja a otros niños en el parque?

La clave está en entender qué es lo que tu pequeña está tratando de comunicar con esas conductas. Para saberlo, debes aprender a observar y a analizar su conducta con regularidad. ¿Qué es lo que está tratando de decir?

Patrones de conducta

Las conductas que se repiten suceden por una razón. Si observas las acciones de tu hija y ves qué estaba ocurriendo antes, durante y después de la mala conducta, es probable que encuentres un patrón y entiendas por qué sucedió y cómo detenerlo. Te recomendamos que tomes notas sobre estas conductas para que, cuando se repitan, puedas revisar lo que habías observado.

Continue reading

Fomentando la gratitud en nuestros hijos

Varios estudios demuestran que las personas que son agradecidas con los demás suelen ser personas más serviciales, compasivas, generosas, felices y saludables. Aunque los niños pequeños aún no son capaces de identificar y expresar sentimientos muy complejos, es importante que vayamos promoviendo la gratitud desde temprana edad.

Hay muchas maneras de fomentar la gratitud en casa. Lo primero es convertirnos en un modelo a seguir y practicarla nosotros mismos, y crear tradiciones familiares que giren alrededor de este valor. Estas son algunas ideas:

  1. Dile a tus hijos lo que aprecias sobre ellos. Nota y comparte con ellos todo lo que aprecies o agradezcas sobre ellos. Verás que el simple hecho de decirlo en voz alta funcionará para motivarlos, incluso más que un halago.
  2. Da el ejemplo de apreciar y agradecer a los demás. Los niños aprenden observando. Son como pequeñas esponjas que absorben la información, para luego imitar y hacer las cosas por sí mismos. Tus hijos se fijarán en cómo tratas a los demás; dales un buen ejemplo. Sé amable y agradecida en tus interacciones cotidianas con otras personas.
  3. Agrega la palabra “agradecido” a tu vocabulario cotidiano. Si la escuchan con frecuencia, tus hijos aprenderán el significado de la palabra. Explícales que estar agradecido significa notar las cosas que te hacen feliz. Por ejemplo: “¡Estoy agradecida porque hoy es un lindo día!”. Anima a tus pequeños a expresar su aprecio por las personas que los rodean y son parte de sus vidas.
  4. Incorpora una actividad de gratitud en tu rutina. Ya sea enlistar las cosas por las que están agradecidos antes de irse a dormir, compartir historias de gratitud y generosidad, o escribir en un diario de agradecimientos, incorporar una actividad relacionada con este valor les ayudará a practicarlo todos los días. De ese modo, se volverá parte de quienes son.

Al practicar la gratitud nos enfocamos en las cosas positivas, en lugar de las negativas, para tener una visión más optimista de la vida. Es uno de los secretos para alcanzar la felicidad, así que ¿por qué no empezar ahora?

Referencia:

Cinco maneras de estimular el pensamiento lógico matemático (STEM)

Los bebés nacen siendo científicos. Son capaces de desarrollar teorías sobre el funcionamiento del mundo y aprenden constantemente a través de la observación, exploración y experimentación de su entorno. El Centro para la Creatividad Infantil del Bay Area Discovery Museum establece que incluso los bebés menores de un año tienen la capacidad cognitiva de comprender conceptos relacionados con la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés). El truco para estimular estas habilidades está en interactuar de manera más intencionada con nuestros hijos.

Estas son algunas maneras es que puedes estimular el pensamiento STEM de tu pequeño:

  • Dale “juguetes manipulables”. Estos permiten que los niños los transformen en algo nuevo dependiendo de cómo los utilicen. Por ejemplo, una sonaja puede emitir sonidos suaves o fuertes dependiendo de qué tan fuerte se la agite.
  • Participa en “juegos repetitivos”. Repetir alguna acción una y otra vez, como tirar un juguete y recogerlo varias veces, ayuda a los pequeños a aprender conceptos complejos como la gravedad y la causa-efecto.
  • Practiquen los cuatro tipos de juego. El juego imaginativo estimula la creatividad e imaginación; el juego de exploración permite que los niños experimenten con sus alrededores; el juego guiado incluye interacciones y el aprender de los adultos; y el juego libre deja que los niños sean independientes.
  • Pregunta constantemente el qué, cómo y por qué de las cosas para que tu hijo reflexione y cuestione sus propias experiencias.
  • Introduce palabras nuevas a su vocabulario. Desde muy temprana edad usa palabras adecuadas y avanzadas para describir lo que están haciendo.

Elizabeth Rood, directora del Centro para la Creatividad Infantil, recomienda que los padres no se obsesionen por enseñarle estos conceptos a sus hijos. Más bien, deben concentrarse en acompañar y experimentar con ellos el mundo, donde las maravillas de las matemáticas, la ciencia y la ingeniería están en todas partes.

 

J. M. (2018, marzo 05). Eight ways to introduce kids to STEM at an early age. Recuperado el 1º de mayo, 2018, de http://hechingerreport.org/eight-ways-introduce-young-kids-stem-early-age/

¿Cómo incorporar la lectura en la rutina diaria de tu hija?

Los primeros años de vida de un niño son un tiempo para crecer y aprender de forma exponencial. Esto se nota, sobre todo, en el desarrollo del lenguaje de tu hija de preescolar. Dedicar algunos minutos al día para leer con ella será una muy buena forma de estimular su desarrollo lingüístico. Además, ¡es una actividad perfecta para pasar tiempo de calidad juntas!

¿Quieres incorporar la lectura en la rutina diaria de tu hija? Considera lo siguiente:

Establece un horario que les convenga a las dos: Ya sea a la hora de despertar o antes de ir a la cama, escoge un momento del día en el que las dos puedan acurrucarse y disfrutar de un buen libro. Leer antes de la hora de dormir es una buena idea porque ayudará a que tu pequeña se tranquilice después de un día lleno de actividades y se relaje y prepare para ir a la cama. Esto también es muy útil a la hora de la siesta. Puedes seleccionar libros específicos para estos dos momentos del día; esto le servirá a tu hija como señal de que es hora de dormir. Continue reading

La música estimula el desarrollo del lenguaje

Hemos enfatizado mucho sobre la importancia de la lectura para el desarrollo de las habilidades lingüísticas de los niños, pero a veces nos olvidamos de los increíbles beneficios que tienen la música y el canto para esta área del desarrollo. Estudios demuestran que las partes del cerebro encargadas de entender la música y el lenguaje están interconectadas.

Según Sally Goddard Blythe, directora del Instituto de Psicología Neurofisiológica, cantarle canciones de cuna y rimas infantiles a los niños antes de que aprendan a hablar puede resultar en un mejor desempeño académico futuro y bienestar emocional. La psicóloga clasifica el canto como otra forma del habla; es un tipo de discurso especial que incluye las inflexiones básicas del lenguaje de un niño y que, por lo tanto, lo prepara para la adquisición del lenguaje. Continue reading

¡La mejor manera de leer con tu hijo de 2 años!

Incluir el tiempo de lectura en la rutina diaria de tu hija no solo impulsa su desarrollo del lenguaje, sino que también representa un tiempo especial para ti y tu pequeña que fortalece el vínculo que existe entre ustedes.

Dependiendo de la edad de tu hija, puedes centrarte en diferentes aspectos de la experiencia de la lectura. La Academia Americana de Pediatría creó un conjunto de herramientas literarias que incluyen consejos para los padres que desean sacar el máximo provecho del tiempo de lectura. Este artículo resumirá algunos puntos claves sobre la lectura con un niño de 2 años de edad a lo largo de dos rangos: 24-29 meses y 30-35 meses. Dentro de cada rango de edad, encontrarás ejemplos de lo que tu hija puede hacer y lo que tú puedes hacer para aprovechar al máximo la experiencia de la lectura.

24 a 29 meses de edad

Tu hija puede: A esta edad, tu pequeña puede elegir un libro para leer juntas, ¡podría ser el mismo una y otra vez! Probablemente podrá repetir algunas de las palabras y frases que digas mientras lees, y le encantará reírse de cuentos cómicos e imágenes graciosas. Tu hija probablemente sea muy curiosa y te haga preguntas simples sobre la historia o las imágenes, como “¿Qué es eso?”.

Tú puedes: Busca un lugar tranquilo y acogedor donde acurrucarse y leer. La lectura es una gran manera de calmar y consolar a tu pequeña. Mientras lees, presta atención a sus reacciones y responde con entusiasmo a sus preguntas. Si dice una palabra importante como “perro”, puedes decir “Sí, ¡es un perro! El perro está jugando afuera”. Lee con emoción, usando diferentes tonos de voz para cada personaje. Incluso pueden jugar a contar los diferentes objetos en las imágenes, ¡espera a que tu pequeña repita los números que dices! Continue reading

Crea un buen entorno para el aprendizaje en casa

Los cerebros de los bebés son como esponjas: absorben información constantemente, formando nuevas ideas a partir de los estímulos de su entorno. Así es como aprenden. Según un estudio reciente de la Universidad de Nueva York, hay algunas cosas que puedes hacer para crear un buen entorno para el aprendizaje.

El estudio siguió a un grupo de niños desde el nacimiento hasta el quinto grado de primaria, midiendo la influencia de un entorno de aprendizaje en casa en las habilidades cognitivas posteriores. Los investigadores descubrieron que el entorno de aprendizaje en el hogar juega un papel importante en la formación de las habilidades cognitivas y lingüísticas de los niños. Encontraron que un buen entorno de aprendizaje tiene tres características principales: la calidad de las interacciones entre padres e hijos, la disponibilidad de materiales de aprendizaje y la participación de los niños en las actividades de aprendizaje. Vamos a desglosarlos.

Interacciones de calidad: Pasa tiempo de calidad con tu pequeña todos los días. ¡Siéntense a jugar en el suelo, habla con ella e interactúen! Cuando estén jugando, permite que ella comience y después únete y comenta sobre lo que captó su atención. Señala a los objetos que esté viendo y nómbralos. También es importante responder rápidamente a sus necesidades, como identificar si tiene hambre o necesita un cambio de pañal. Así tu bebé se sentirá segura y estará dispuesta a explorar su entorno. Continue reading

Desarrollo por área: la motricidad fina

Tu bebé alcanzará innumerables hitos durante su primer año. Los más notables y emocionantes probablemente serán las habilidades motoras gruesas como girar, sentarse, gatear, estar de pie, ¡y tal vez incluso dar sus primeros pasos! Pero no hay que olvidar el desarrollo de habilidades motoras finas, las cuales son bastante significativas también.

La motricidad fina requiere el uso de pequeños músculos en los dedos y las manos. Dichas habilidades se refieren a la capacidad de hacer movimientos precisos con las manos como abotonarse una camisa, recoger un cereal del suelo o escribir. El desarrollo de estos hitos podría ser más difícil de notar, pero son tan emocionantes como las habilidades motoras gruesas, ya que conducen a la exploración, la independencia y el aprendizaje.

Cuando tu bebé nació, probablemente notaste que sus manos estaban cerradas, apretadas en puños, la mayor parte del tiempo. Si colocabas tu dedo en una de ellas, lo apretaba fuertemente debido al reflejo de prensión. Después de unas semanas, al acostumbrarse a estar fuera del útero, tu bebé logró abrir y cerrar las manos. Al colocar un objeto pequeño en una de ellas lo sostuvo con toda su mano, ¡y alrededor de los tres meses quizá hasta lo agitó! Continue reading