El llanto es la forma en que los bebés nos comunican sus necesidades. Los bebés suelen llorar alrededor de 2-4 horas por día, generalmente a la misma hora cada día. Después de unas semanas, el llanto disminuye; y para los tres meses de edad la mayoría de los bebés lloran solamente aproximadamente una hora al día.

Todos los bebés lloran, pero algunos lloran significativamente más que otros. Esto se conoce como cólico, un llanto que comienza y termina sin un motivo claro, suma alrededor de tres horas al día, y pasa por lo menos tres veces a la semana durante un periodo de 1-3 meses.

Es importante considerar que el llanto excesivo puede tener una causa médica o física, entonces primero debes tratar de identificar la razón detrás del llanto y buscar patrones. ¿Ocurre en determinados momentos del día o en situaciones específicas, como un lugar lleno de gente o después de tomar leche? ¿Puedes distinguir entre los llantos de hambre, fatiga, etc. de tu hijo? Mantén un registro de esta información para que puedas comparar con las semanas anteriores.

¿Qué puedo hacer para calmarlo?

Estas son algunas de las técnicas que puedes probar en casa cuando tu bebé esté llorando inconsolablemente. ¡Inténtalas todas! Con paciencia y práctica conocerás qué funciona para tu bebé.

  • Envuelve a tu bebé. Envuélvelo bien en una manta para ayudarle a sentirse más seguro.
  • Usa un portabebé o un canguro. ¡A algunos bebés les gusta estar cerca de mamá o papá todo el día! Caminar alrededor de la casa con él o ella podría calmarlo.
  • Carga a tu bebé de diferentes maneras. Mientras esté a salvo, no hay manera correcta o incorrecta para cargarlo. Prueba diferentes posiciones como mirando hacia el frente, sobre el hombro o cerca de tu pecho.
    • Carga a tu bebé a lo largo de tu antebrazo, boca abajo, con la mano sosteniendo su pecho.
    • Coloca a tu bebé boca abajo sobre tu regazo o sobre una superficie suave, y frota suavemente su espalda.
  • Prueba diferentes movimientos. Algunos bebés disfrutan los movimientos suaves de mecedora, mientras que otros prefieren movimientos más rápidos.
  • Usa sonidos relajantes. El ruido de fondo puede ayudar, así que enciende un ventilador o un humidificador en el cuarto de tu bebé. Cántale o háblale en voz baja.
  • Reduce la estimulación. En algunos casos, menos estimulación significa menos llanto. Baja las luces, reduce el ruido y elimina otras sensaciones como texturas para tu bebé.
  • Mantén la calma. Cuidar a un bebé que está llorando puede ser muy estresante, especialmente porque, como madre, tienes una respuesta hormonal que te hace sentir incómoda cuando tu bebé llora. Pero si te tomas el tiempo para calmarte, esto ayudará a que tu bebé se calme también.

No hay prácticas equivocadas, siempre y cuando tu bebé esté a salvo y esté siendo atendido. Todos los bebés son diferentes, por lo que intenta diferentes técnicas y conoce qué es lo que funciona mejor para él. Si quieres más ideas de técnicas para probar en casa, visita los siguientes sitios:

 

descarga_kineduPowered by Rock Convert