El verano es sinónimos de días cálidos y soleados que son ideales para divertirse y refrescarse en una piscina. ¿Piensas nadar con tu pequeño? Toma las siguientes precauciones para que todos estén a salvo, y su verano esté lleno de diversión y buenos recuerdos.

La mejor manera de proteger a los pequeños alrededor de las piscinas es tener a un adulto que sepa nadar supervisándolos en todo momento. Para bebés y niños más pequeños, un adulto debe estar en el agua con ellos, al alcance de sus manos. Asegúrate de que una valla o barrera cubra completamente la zona de la piscina para evitar que los niños entren sin estar supervisados. Si tienes una piscina en casa, establecer algunas reglas básicas será una buena idea. La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda las siguientes:

  • Mantén juguetes fuera del área de la alberca cuando no la estén usando.
  • Las piscinas inflables deben vaciarse después de cada uso.
  • No usar juguetes móviles cerca de la piscina (bicicletas, triciclos, etc.).
  • Mantén los aparatos eléctricos lejos de la zona de la piscina.
  • Evitar clavados en aguas poco profundas.
  • No correr alrededor de la piscina.

La AAP recomienda clases de natación para los niños mayores de cuatro años de edad, o niños de 1-4 años de edad que están listos para aprender. Los niños están listos para aprender en diferentes etapas de su desarrollo individual. Toma en cuenta la frecuencia de la exposición al agua, la madurez emocional y el desarrollo físico de tu pequeño para decidir si debe comenzar con clases de natación. Recuerda que, incluso después de tomar estas clases, los niños siempre deben ser supervisados cuando están ​​dentro o alrededor de una piscina.


 

descarga_kineduPowered by Rock Convert

¡Diviértanse este verano! Pero recuerda: la seguridad es lo primero. Revisa estos enlaces para obtener más información acerca de la seguridad en el agua.