Las primeras palabras de los bebés normalmente son «mamá» y «papá». Aparte del hecho de que mamá y papá están muy presentes, los estudios han demostrado que esas son las primeras palabras que dicen por los sonidos repetidos que contienen. De hecho, la mayoría de los idiomas tienen palabras muy sencillas con sonidos repetidos para nombrar a mamá y papá, e incluso a veces al abuelo y la abuela.

Estudios del cerebro de los recién nacidos muestran una mayor actividad cuando los bebés escuchan palabras inventadas con sonidos repetidos seguidos, como «mubaba». Cuando escucharon las palabras con repetición no seguida, como «bamuba», no mostraron respuestas significativas. Esto sugiere que los bebés reconocen más fácilmente sonidos repetitivos, y por eso palabras como «mamá» o «papá» son fáciles de aprender y vocalizar.

El desarrollo del lenguaje es complejo y comienza significativamente antes de las primeras palabras. Alrededor de las ocho semanas, los niños comienzan a balbucear, algo que simboliza los primeros intentos formales de un bebé de vocalizar. Estos sonidos son especialmente bienvenidos porque sirven como un aviso de que están listos para aprender algo; sus vocalizaciones comunican su interés. Alrededor de los seis u ocho meses, los bebés mezclan consonantes con vocales para emitir balbuceos. En esta etapa, es cuando se escuchan los primeros «mamá» y «papá», pero, por lo general, los pequeños utilizan esas palabras intencionadamente hasta cumplir un año.

Alrededor de los 18 meses, los niños pequeños normalmente conocen y usan varias palabras independientes. Algunos incluso juntan dos palabras para transmitir un mensaje más completo. A pesar de que a esta edad su vocabulario es limitado, los niños entienden mucho más de lo que pueden decir. La marca de los dos años trae frases de dos a cuatro palabras y los inicios de las conversaciones. ¡Tanto que el único momento en que no escucharás la voz de tu pequeño será cuando esté dormido!

Una gran manera de estimular el desarrollo del lenguaje es simplemente hablar con tu hijo. Responde a sus vocalizaciones con interacciones de servir y devolver, haciendo pausas y escuchando lo que tiene que decir.Finge que entiendes lo que te dice y que realmente están teniendo una conversación.

 


Gervain, J., Macagno, F., Cogoi, S., Peña, M., & Mehler, J. (2008). The neonate brain detects speech structure. Proceedings of the National Academy of Sciences105(37), 14222-14227.