Desarrollando habilidades cognitivas a través del juego

Algunas de las habilidades de pensamiento más importantes se desarrollan desde que somos unos pequeños y curiosos bebés que desean explorar el mundo. Aprende un poco más sobre estas habilidades y cómo fomentarlas a través del juego.

Causa y efecto: La aparición de esta habilidad es una muestra de inteligencia temprana. Primero, los bebés experimentan por mera casualidad el efecto que tienen sobre las cosas, como cuando accidentalmente ruedan una pelota y ésta se enciende. Al principio no relacionan sus acciones con el resultado que éstas provocan, pero, alrededor de los 7 meses de edad, los niños comienzan a aprender que pueden alterar lo que los rodea y hacer que sucedan cosas. Entonces empiezan a actuar con propósitos en mente para producir un efecto deseado, como apretar un botón para que suene una melodía.

Relaciones espaciales: Utilizamos esta habilidad todos los días para resolver problemas cotidianos; nos ayuda a comprender cómo es que las cosas se unen o caben unas dentro de otras. Los niños trabajan esta habilidad cuando juegan a colocar objetos dentro de distintos contenedores o, por ejemplo, cuando le dan vuelta a una pieza hasta que entra en la ranura correcta de una caja. Los niños luego aprenden que los objetos están hechos de partes y que éstas pueden unirse para formar cosas nuevas. Esto se observa fácilmente cuando juegan con bloques de juguete.

Clasificación: Esta es la habilidad que tenemos para comparar similitudes y diferencias, y categorizar los objetos en grupos. Los niños comienzan a aprender a hacer esto cuando organizan la información que reciben del mundo que los rodea. A los dos años y medio aprenden sobre los tamaños y comienzan a organizar los objetos del más pequeño al más grande o viceversa. Cuando cumplen los tres años, los pequeños comienzan a comprender los conceptos de cantidad y números. Con estas habilidades de pensamiento, los niños reconocen patrones y hacen comparaciones en el mundo que los rodea.

Pensamiento simbólico: Esta habilidad surge cuando los niños tienen dos años. Ésta implica el tener la capacidad de sustituir un objeto, como una caja, por otro, una nave espacial. Este juego y pensamiento simbólico son necesarios para comprender conceptos como las palabras, que son símbolos para objetos o personas, o los números.

 

Todas estas habilidades ayudan a los niños a comprender cómo funciona el mundo. Les dan las herramientas necesarias para resolver problemas, organizar información, desarrollar nuevo conocimiento y usar su imaginación.

Como padre o cuidador, tú juegas un rol muy importante al momento de ayudar a tu pequeño o pequeña a aprender esto a través del juego. Aunque la mayor parte de este aprendizaje se da de forma natural, tu presencia es esencial. Tú le proveerás con las oportunidades para explorar y experimentar, lo o la animarás a resolver problemas y le darás los instrumentos para hacer volar su imaginación. Con esto estarás desarrollando habilidades de pensamiento que le servirán el resto de su vida. Visita la aplicación de Kinedu para buscar ideas sobre juegos y cómo estimular estas habilidades del pensamiento.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>