Jugar puede parecer una actividad que no está enfocada en el aprendizaje. Algunos incluso llegan a pensar que es un desperdicio de tiempo. Pero ¿realmente lo es?

Los juegos han sido el enfoque de estudio de diferentes investigaciones y estas muestran que al jugar los jugadores mejoran sus habilidades cognitivas. Uno de los juegos más estudiados es el ajedrez, el cual se considera que puede llegar a predecir mejores habilidades de cognición, lectura y matemáticas. Otras investigaciones también han corroborado que la estimulación cognitiva que se da durante los juegos de mesa puede prevenir la demencia en etapas más avanzadas de la vida.

Los estudios sobre los juegos comenzaron a surgir hace poco tiempo. Un científico, y aficionado a los juegos, que ha dedicado su carrera al estudio de los juegos y del desarrollo humano es Pierre Corbeil. Él menciona que uno de los aspectos que hace que los juegos sean una experiencia de aprendizaje excelente para los seres humanos es el hecho de que nos enfrenta a un reto sin consecuencias reales. Lo peor que puede pasar es que perdamos el juego, y perder también es algo de lo que podemos aprender.

Powered by Rock Convert

Corbeil dice que el juego tiene varios componentes: algunos se relacionan con el disfrute y la interacción, y otros con el rendimiento cognitivo. Tomando esto en cuenta, te mostraremos cómo utilizar estos dos aspectos para estimular el desarrollo de tu hijo a través del juego, sobre todo con juegos de mesa.

Desarrollo socio-afectivo

  • Habilidades sociales: Los juegos le enseñan a tu pequeño a seguir las reglas y a respetar los turnos. También le permiten practicar cómo hablar con los demás y entender diferentes puntos de vista.
  • Fortalecimiento de relaciones: Cuando jugamos juegos de mesa, también estamos pasando un momento divertido y de calidad en familia. Este tipo de actividades nos acerca y fortalece nuestras relaciones. Si lo deseas, puedes invitar a jugar a algunos amigos y estimular las habilidades sociales de tu pequeño. La Universidad de Harvard publicó que existe una relación entre las interacciones sociales y nuestra salud. Muchos juegos de mesa están diseñados para toda la familia. ¡Tanto niños como adultos se divertirán mucho!
  • Desarrollo emocional: Como lo mencionó Corbeil, los juegos nos enfrentan a retos que no tienen consecuencias desastrosas. Sin embargo, eso no significa que no nos frustremos al perder una partida. Usa esa situación para modelar cómo lidiar con la frustración y aconseja a tu hijo cuando se sienta así. Si lo ayudas a aceptar y a sentirse cómodo con sus emociones, le será más fácil entenderlas.

Desarrollo cognitivo

  • Planeación: ¡En un juego de mesa debemos planear cada movimiento! Esto le dará a tu pequeño la oportunidad de practicar sus habilidades de planeación y organización. Otros estudios han mencionado que enfrentarse a varias opciones influencia el pensamiento crítico.
  • Metacognición: Preguntar es una buena manera de aprovechar los juegos de mesa. Si ves que tu hijo piensa, frunce el ceño en concentración y finalmente hace un movimiento, ¡pregúntale por qué! Esto le ayudará a desarrollar su habilidad para analizar su conducta y decisiones. Así se volverá más consciente de sus propias decisiones y considerará por qué fueron exitosas o no.
  • Creatividad: Estar frente a un reto siempre estimula la creatividad. Los juegos de mesa retan a los niños a encontrar soluciones creativas y a pensar de formas nuevas. Por ejemplo, si están jugando UNO tu hijo puede decidir si poner una carta del mismo color o del mismo número. Las posibilidades son infinitas, y su pequeña mente lo hará encontrar soluciones que jamás imaginaste.
  • Curiosidad: Los juegos de mesa también son excelentes herramientas para despertar la curiosidad de tu hijo. Los niños poseen una curiosidad innata y exponer a tu pequeño a nuevas experiencias fomentará su pasión por aprender. Una forma de estimular su curiosidad es hacerle preguntas abiertas. Desde algo tan simple como, “¿Qué te parece el juego?”, hasta cosas más complicadas como “¿Por qué crees que papá decidió usar esa carta?”. Las preguntas estimularán su curiosidad y flexibilidad cognitiva.
  • Habilidades matemáticas: Un estudio sobre niños de preescolar que jugaban juegos de mesa en casa predijeron en ellos un mejor rendimiento matemático, especialmente al momento de identificar números, seguir una secuencia o comparar números.

Desarrollo físico

  • Motricidad: Sostener una pieza, colocar el tablero, rodar los dados o hacer cualquier otra cosa con las manos ayudar a tu niño a desarrollar su motricidad fina.

La conclusión de todo esto es que los juegos de mesa son divertidos. ¡Vale la pena que les den una oportunidad!

Para más información sobre el aprendizaje a través del juego:
Andamiaje: Empodera a tu hija a través del juego
Desarrollando habilidades cognitivas a través del juego

Más información sobre la investigación de Pierre Corbeil (en inglés) aquí.