Conforme tu pequeña desarrolle su confianza en sí misma y su independencia, necesitará de tu ayuda para sentirse capaz de hacer las cosas. Al andamiaje es un proceso de aprendizaje en el que un adulto estimula el desarrollo de un niño ayudándole solo cuando es necesario. Esto permite que la persona relacione conocimientos previos con conocimientos nuevos, habilidades y una comprensión más profunda sobre algo. El psicólogo y pionero Lev Vygotsky (1931) dice que un andamiaje efectivo se da en lo que él denominó la “zona de desarrollo próximo” (ZDP). La ZDP es la diferencia entre lo que un niño puede hacer y aprender por sí mismo, y lo que puede hacer y aprender con la ayuda de una persona más experimentada.

El andamiaje permite que una persona resuelva un problema o alcance una meta que está un poco más allá del alcance de sus habilidades. Cualquiera puede beneficiarse de este proceso ya que todos tienen una ZDP diferente. Varias investigaciones han observado el impacto del andamiaje en el desarrollo infantil. Los resultados demuestran que los padres que usaron el andamiaje para fomentar la resolución de problemas de sus hijos de 3 años tuvieron un impacto directo en las funciones ejecutivas de los niños cuando cumplieron 4 años. Puedes comenzar a empoderar a tu hija a través de este proceso a cualquier edad. Cuando descubras lo que tu hija sabe y quiere aprender podrás comenzar a animarla.

¿Qué es lo que tienes que tomar en cuenta cuando practiques esto con tu pequeña?

  • Para establecer objetivos realistas toma en cuenta la etapa de desarrollo de tu hija.
  • Estudia su forma de aprender.
  • Empata tu estrategia con sus intereses, conocimientos y habilidades.
  • No la ayudes en la medida de lo posible.

Estos son algunos ejemplos:

descarga_kineduPowered by Rock Convert

1. Cuando los niños aprenden a caminar, normalmente se sostienen de la ropa o la mano de un adulto. No es sino hasta que desarrollan la fuerza y el equilibrio suficientes que comienzan a caminar por su cuenta.
Ves que tu hija se sostiene de algo para ponerse de pie, le das la mano, da unos pasos y se cae. Identificas su ZDP entre su capacidad para ponerse de pie y caminar sin ayuda. Un método de andamiaje sería ofrecerle dos juguetes pequeños que le interesen y ver si, sosteniendo uno en cada mano y apretándolos, puede mantener el equilibro para dar unos pasos hacia ti.

2. Cuando tu hija está aprendiendo sobre la permanencia de los objetos y la socialización a través del juego, jugar a Peeka-a-boo le intrigará mucho.
Cuando te destapes la cara por enésima vez, verás que tu hija perderá el interés y se concentrará en otra cosa. Ayúdale a prestarte atención cubriéndole la cara con una frazada, repitiendo su nombre y diciendo “aquí estás” mientras destapas su rostro. Así habrás encontrado una nueva forma de hacer que reconecte con la actividad y responda al estímulo.

3. Cuando tu hija aprenda sobre las formas y los colores, comenzará a prestarle atención a los colores que ve a su alrededor.
Si ves que comienza a identificar el azul y el amarillo, en la mañana, cuando la vayas a vestir, coloca ropa azul y amarilla sobre su cama. Ella se emocionará al vestirse e identificar los colores. Dile que ese día será el día del azul y el amarillo, que se vestirán con esos colores y tratarán de encontrar cosas de esos colores durante el día. Así crearás un ambiente de aprendizaje basándote en lo que ella ya sabe y establecerás una estrategia que se relacione con sus intereses.

Con tu ayuda y guía, podrás retarla para que expanda sus conocimientos y aprenda cosas nuevas. Empoderarla a través de sencillos juegos y ejercicios como estos estimularán su confianza, su independencia y sus futuras habilidades cognitivas.

Para más información sobre el tema, visita: