Causa y Efecto – Obteniendo una sensación de control

Los niños aprenden observando a la gente alrededor de ellos; nacen siendo curiosos y exploradores. Nuevos estudios muestran que los cerebros de los niños pequeños están diseñados para aprender con solo observar y jugar de una manera notablemente sensible. Tu incansable investigador está intrigado por el fenómeno de la causa y efecto y, por lo tanto, aprenderá más a través del juego cuando sea capaz de manipular objetos y causar cambios.

Al comienzo del desarrollo, antes de que los niños cumplan 2 años, su curiosidad florece y comienzan a entender el mundo que los rodea gracias a sus experimentos con juguetes. Aprenden que si mueven una sonaja, ésta hace ruido; o que si tiran una pelota al suelo, harán que rebote. Los juguetes más simples pueden activar los sentidos de los niños y volverse una herramienta de aprendizaje. Los pequeños se dan cuenta de que pueden hacer que las cosas cambien o pueden producir reacciones, comprendiendo aún más la relación de causa y efecto. A través de la observación se dan cuenta de que pueden hacer predicciones y averiguar por qué suceden las cosas. También aprenden a iniciar interacciones con otros para ganar su atención y recibir un cierto estímulo, y aprenden a mirar hacia otro lado para desalentar una interacción. 

Tipos de relaciones de causa y efecto

  1. Social: Los bebés entienden el poder que tienen para cambiar su ambiente desde las primeras interacciones con mamá y papá. Los niños aprenden que si lloran, van a ser calmados o abrazados, y lentamente entienden que el mundo es un lugar seguro. También aprenden que si sonríen pueden provocar una sonrisa, o inclusive aprenden que pueden recibir un beso o un abrazo. Estas formas básicas de comunicación crean y fortalecen las comunicaciones neuronales en el cerebro del niño que apoyan el desarrollo de la comunicación y las habilidades sociales.
  2. Físicos: Los bebés aprenden que pueden controlar aspectos de su entorno -algo fundamental en la consolidación del razonamiento matemático y científico, así como de los procesos de pensamiento. Muchos juguetes están diseñados para fomentar el entendimiento de las relaciones de causa y efecto. Al usar estos juguetes, los niños adquieren un sentido de control, porque se dan cuenta de que pueden crear sonidos o hacer rebotar un objeto. A medida que los pequeños aprenden que cada acción tiene una reacción, refuerzan su comprensión de la causa y el efecto, lo que aumenta su sensación de control sobre el mundo.

¿Qué edad tienen los bebés cuando aprenden sobre la causa y efecto?

  • A los 3-6 meses, los bebés aprenden que si lloran, serán consolados por su cuidador. Los pequeños se dan cuenta de que hay una respuesta a un comportamiento específico. También muestran la causa y efecto cuando voltean hacia el origen de un ruido fuerte o cuando levantan las piernas para mover un móvil. Aunque los padres pueden pensar que cuando los bebés se meten los juguetes a la boca es un indicador de dentición, no siempre es el caso. Muchas veces solo están explorando su entorno a través de los sentidos –una parte clave de su desarrollo.
  • A los 8 meses, tu bebé comenzará a explorar a través del sonido -golpeando un tambor o salpicando sus manos en el agua para iniciar una interacción contigo. ¡En esta etapa le encantará experimentar con diferentes instrumentos!
  • A los 12 – 18 meses, comenzarás a notar que a tu hijo le gusta tirar todo al suelo. Tu pequeño sociólogo está aprendiendo que si se le cae algo, tú lo recogerás. Cuanto más respondas recogiendo el objeto, más seguirá soltando el objeto esperando que lo recojas de nuevo. Llega a conclusiones cuando los patrones se repiten. A esta edad, los niños están entrenando su capacidad de percibir las reacciones emocionales y también están conociendo mejor a sus padres. Tu hijo no solo está aprendiendo sobre tus reacciones, sino que también está aprendiendo a calcular distancias a través del oído y de la vista. Su cerebro está consolidando información sobre el tiempo, sonido y tamaño del objeto al caer al suelo –comenzando a realizar complejas ecuaciones.

 

Si quieres leer más sobre causa y efecto, revisa estas páginas:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>