Aquí les decimos cómo navegar la delgada línea que divide a la crianza autoritativa de la autoritaria.

Cuando nuestros bebés crecen, criarlos ya no se trata tanto de animar sus primeros pasos y palabras, sino de promover conductas sanas y positivas. Conforme su pequeño comience a poner a prueba los límites, descubrirán qué estilo de crianza funciona mejor para ustedes y su familia.

Muchos padres adoptan un estilo de crianza “autoritativa”. Sin embargo, este a veces se confunde con la crianza autoritaria. Aquí enlistamos las diferencias entre la crianza autoritativa y el estilo autoritario.

desarrollo de tu bebePowered by Rock Convert

Los padres autoritativos:

  • Tienen altas expectativas para sus hijos.
  • Son muy sensibles y se interesan por los pequeños.
  • Tienen una línea de comunicación abierta que toma en cuenta las emociones, opiniones y preferencias de sus hijos.
  • Establecen límites básicos, pero también guían y apoyan a los niños para que alcancen dichas expectativas.

Los padres autoritarios:

  • Tienen altas expectativas para sus hijos.
  • No son cariñosos o sensibles.
  • Toman decisiones usando el enfoque de “porque lo digo yo” y exigen obediencia sin cuestionamientos.
  • Establecen reglas estrictas y no guían a sus hijos.

Consejos para los padres autoritativos:

Beneficios de la crianza autoritativa:

  • Impacta el razonamiento de causa y efecto cuando una conducta tiene una consecuencia directa que se ha explicado con anterioridad.
  • Ayuda a formar un vínculo más fuerte y cercano con su hijo.
  • Investigaciones sugieren que los niños que son criados por padres autoritativos tienen más posibilidades de crecer como personas independientes, autosuficientes, aceptadas socialmente, exitosas académicamente, bien portadas, con buen control y regulación emocional, y con disposiciones más optimistas.

Los retos para los padres autoritativos:

  • Es un estilo demandante que requiere de mucho autocontrol, paciencia y consistencia.
  • La crianza autoritativa no siempre funciona para todos los niños que crecen en una familia de varios hermanos.
  • Ambos padres o cuidadores deben seguir estándares similares, pero ser flexibles cuando ocurre un cambio.
  • Reforzar los límites sin establecer consecuencias muy duras puede ser todo un reto.

Referencias:


Olivia Maitret es una psicóloga con especialidad en Educación y una maestría en Terapia Breve Sistémica. Es instructora de mindfulness y se especializa en el tratamiento de problemas de aprendizaje. Olivia pasó cuatro años como profesora de preescolar, tres como consejera escolar y le enseña a niños a meditar. Es una psicoterapeuta familiar y le entusiasma apoyar a padres y profesores de todo el mundo para que continúen participando e involucrándose en el desarrollo infantil.