¿Cuál es la diferencia entre la crianza autoritativa y la autoritaria?

Una vez que nuestros bebés crecen, la crianza ya no se trata tanto de alentar los primeros pasos y las palabras, sino de fomentar comportamientos positivos y saludables. A medida que tu hijo comience a poner a prueba los límites, descubrirás qué estilo de crianza funciona mejor para ti y tu familia. Muchos padres optan por adoptar un estilo de crianza autoritativa, así que sigue leyendo para aprender más sobre este estilo y en qué se diferencia de los demás.

La crianza autoritativa o democrática se da cuando los padres son cálidos y sensibles con sus hijos pero al mismo tiempo establecen límites, utilizando el refuerzo positivo y el razonamiento con sus hijos para evitar los castigos. Estos padres tienen un enfoque más moderado, son cariñosos y receptivos con sus hijos, esperan cooperación mientras ofrecen apoyo emocional.

Algunas características específicas de este estilo son que los adultos son racionales con sus hijos al momento de dirigirlos, intentan incentivar su expresión, validan sus emociones y razonan las reglas. Con este razonamiento, les enseñan a los niños a comprender por qué existen esas reglas y les permiten expresar su conformidad o sus dudas, hacer frente a las consecuencias de sus acciones y les dan retroalimentación sobre ellas, pero no de manera estricta, como lo harían los padres autoritarios.

desarrollo de tu bebe

Diferencias entre la crianza autoritativa y la autoritaria

Es fácil confundir estos dos estilos de crianza, pero las características de cada enfoque son muy distintas. Estas son las diferencias entre los estilos de crianza autoritativa y la autoritaria.

Padres autoritativos o democráticos:

  • Tienen altas expectativas para sus hijos.
  • Son muy receptivos.
  • Inician una línea de comunicación abierta que tiene en cuenta los sentimientos, opiniones y preferencias del niño.
  • Establecen límites básicos, pero también brindan apoyo y orientación para cumplir con estas expectativas.

Padres autoritarios:

  • Tienen altas expectativas para sus hijos.
  • No son muy cálidos o receptivos.
  • Adoptan un enfoque de “porque yo lo digo” al momento de tomar decisiones y exigen obediencia incondicional.
  • Establecen reglas estrictas sin la orientación adecuada.

Consejos para padres autoritativos

  • Recuerda que la crianza de los hijos es básicamente una forma avanzada de servir y devolver. Con los bebés, el servir y devolver son interacciones en las que tú prestas atención en las necesidades de tu bebé y lo ayudas o respondes a lo que hace. Con esto, los padres son sensibles a las señales de sus hijos y les brindan un buen ambiente de desarrollo. A medida que tu hijo crezca, prestará atención a la forma en que te comportas y luego determinará cómo responder adecuadamente. Cuanto más significativas sean sus interacciones, mejor le irá a tu hijo.
  • Escucha a tu pequeño y ten en cuenta sus atributos, habilidades y nivel de desarrollo (por ejemplo, un niño de ocho años puede recordar quitarse los zapatos antes de entrar a la casa, mientras que un niño de tres años puede que no).
  • Explica por qué algo es correcto o incorrecto para que tu hijo comprenda sus acciones.
  • Establece límites e instrucciones claros y sé coherente con su aplicación.
  • Valida los sentimientos de tu hijo e intenta escuchar cuando tenga algo que decir.
  • Elogia el comportamiento positivo de tu hijo.

Beneficios del estilo de crianza autoritativa

  • Tiene un impacto positivo en el razonamiento de causa y efecto. Cuando una conducta tiene una consecuencia directa que ya les han explicado, los niños comprenden mejor las consecuencias de sus acciones y se hacen responsables de sus decisiones.
  • Te ayuda a formar una relación cercana y enriquecedora con tu pequeño.
  • Las investigaciones sugieren que los niños criados por padres autoritativos tienen más probabilidades de volverse independientes, autosuficientes, socialmente aceptados, académicamente exitosos, con buen comportamiento, buen control y regulación emocional, y tienden a ser más felices.
  • Este estilo les permite a los niños cometer errores y aprender de ellos, ayudándolos a desarrollar su resiliencia y permitiéndoles superar los desafíos de la vida, lo cual aumenta su confianza en sí mismos.
  • A medida que los niños crecen, pueden tener un mayor sentido de liderazgo, ya que han aprendido a tomar sus propias decisiones, lo que les da la confianza para asumir el rol de líder.
  • Los padres con este estilo ayudan a crear espacios en el hogar donde los niños pueden sentirse seguros y protegidos, desarrollando un apego seguro con sus padres.
  • Los niños que crecen con este estilo de crianza tienen habilidades de regulación emocional más afianzadas, ya que aprenden estas habilidades cuando sus padres les ayudan a expresar y lidiar con sentimientos desagradables.
  • Los padres autoritativos tienen una mente más abierta, ya que se adaptan y están dispuestos a dar explicaciones a sus hijos. Esta apertura ayuda a los pequeños a desarrollar buenas habilidades de comunicación.

Desafíos para los padres autoritativos

  • Es un estilo exigente que requiere de mucho autocontrol, paciencia y consistencia.
  • La crianza autoritativa no siempre funciona para todos los niños en un hogar de varios hijos.
  • Tanto los padres como los cuidadores deben seguir estándares similares pero ser flexibles cuando ocurren cambios.
  • Hacer cumplir los límites sin que quebrantarlos tenga consecuencias muy severas puede ser un desafío.
  • Las fases de rebelión de los niños pueden ser difíciles con este estilo de crianza, debido a las altas expectativas que los padres tienen para sus pequeños.

¿Cómo se ve un estilo de crianza autoritativa?

  • Se anima a los pequeños a hablar sobre sus sentimientos.
  • Se respeta la opinión del niño y se le anima a expresarla.
  • Se le explica al niño qué expectativas se tienen de él.

¿Qué no es un estilo autoritativo?

  • Dejar que los niños no terminen sus tareas.
  • Explotar de ira con los hijos.
  • Castigar a los hijos retirándoles tu atención.

Otros estilos de crianza

Existen otros dos estilos de crianza además del autoritario y autoritativo, uno es la crianza permisiva, que comparte similitudes con el estilo autoritativo o democrático. Sin embargo, el estilo permisivo no establece reglas claras y no es consistente con la disciplina, a diferencia de la crianza autoritativa que establece límites básicos. Este estilo de crianza puede ser cálido con los hijos, pero muchas veces los padres no saben decir «no». Esto hace que los niños desarrollen poco autocontrol y tengan una actitud egocéntrica o problemática frente a otras personas.

El otro estilo de crianza es la crianza negligente, que es lo opuesto a la autoritativa. Aquí, los padres no se interesan por sus hijos, no tienen expectativas sobre ellos, no establecen reglas ni desarrollan un apego emocional. Los adultos no están involucrados con sus hijos y son indiferentes a sus necesidades o deseos. Como consecuencia los niños tienen poca inteligencia emocional y otros problemas personales en su desarrollo.

Como mencionamos anteriormente, el estilo de crianza autoritativo tiene muchos beneficios para los niños, pero también requiere de mucha paciencia, ya que se basa principalmente en la comunicación y el razonamiento con tu hijo. Entonces, como padre autoritativo, recuerda que es importante tener buenas habilidades de comunicación con tu hijo, validar sus sentimientos, establecer límites y usar el refuerzo positivo con él.

REFERENCIAS: