Foto por Chen Yu

Impacto en atención de los niños cuando padres se distraen durante hora de juego

*Foto por: Chen Yu

¿Con frecuencia te desconcentras y tus ojos vagan mientras juegas con tu bebé? Si es así, es momento de guardar el celular y quitar elementos que te distraigan mientras estás en la sala de juego. Mirar a los ojos a tu pequeño y a los juguetes con los que ambos están jugando, en realidad puede traer muchos beneficios para el desarrollo cognitivo de tu hijo, específicamente, para su capacidad de atención. La atención sostenida es importante porque es un fuerte indicador de éxito futuro en áreas como la adquisición del lenguaje, resolución de problemas y otros hitos cognitivos claves.

Anteriormente, se pensaba que la atención de los bebés era una característica que ellos mejoraban a su propio ritmo, y que no se veía afectada por factores del ambiente, tales como el comportamiento de un padre. Sin embargo, un nuevo estudio publicado en la revista Current Biology, llevado a cabo por Chen Yu y Linda Smith, del Departamento de Ciencias de Psicología y del Cerebro de la Universidad de Indiana, muestra el efecto que tienen los cuidadores y padres sobre sus hijos simplemente al prestar atención durante un periodo prolongado de tiempo. Los investigadores encontraron que existe una correlación directa entre el tiempo que un padre (o cuidador) mira el juguete con el que está jugando su bebé, y el tiempo en el que el bebé sigue prestando atención al mismo objeto. Esto significa que si miras tu teléfono mientras estás jugando con tu bebé, ¡podrías causar que él también se distraiga!

Continue reading

El juego independiente: Fomentando la exploración y la creatividad 

Enseñarle a los niños pequeños a jugar independientemente les ayuda a desarrollar su creatividad y habilidades de pensamiento crítico, ¡y te da un tiempo de descanso! El juego independiente es importante porque le permite a los niños entretenerse a sí mismos y les ayuda a ser más autosuficientes. Este tipo de juego por lo general ocurre a partir del año de edad.

No siempre es fácil lograr que los niños jueguen solos, ¡les encanta nuestra compañía! Pero dale tiempo e inténtalo poco a poco. Comienza por sentarte al lado de tu pequeño en silencio mientras juega. Permite que explore los materiales de juego libremente. Una vez que esté absorto en la actividad, intenta moverte a otra parte de la habitación. Tu pequeño se sentirá cómodo teniéndote cerca. Cuando ya esté jugando felizmente a solas, trata de no intervenir o quedarte demasiado cerca, solo asegúrate de que su área de juego sea segura y cómoda. Continue reading

Nuestros cuerpos maravillosos: Fomentando una imagen corporal positiva

Como padres, somos el primer modelo de conducta de nuestros hijos y la mayor influencia en sus vidas. Así que lo que hacemos y decimos tiene un gran impacto e importancia.

Los niños son como esponjas, absorben todo lo que ven a su alrededor y esto incluye nuestras acciones. Nuestras actitudes hacia nosotros mismos y hacia los demás dejan una huella en nuestros pequeños y pueden desarrollar ciertas creencias en ellos inclusive desde una edad temprana. Como padres jugamos un papel muy importante en la construcción de una imagen corporal saludable en nuestros hijos, algo que les hará apreciar y amar sus cuerpos. ¡Nunca es demasiado temprano para empezar a fomentar el amor propio en nuestros pequeños! De hecho, si comenzamos temprano podemos ayudarles a construir una autoestima saludable y, a su vez, favorecer su bienestar emocional y social.

Continue reading

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 21 – 24 meses

Una buena noche de descanso es muy importante para que nuestro cuerpo y cerebro trabajen a su máxima capacidad. Dormir bien está asociado con tener energía, buen humor y una actitud positiva. Nuestro cerebro necesita el descanso pues durante esos momentos trabaja para organizar todo lo que ocurrió durante el día. En nuestros pequeños, el sueño les permite seguir creciendo y despertar llenos de energía y con ganas de seguir aprendiendo y recibiendo estimulación de su entorno. El sueño es muy importante para los adultos, ¡imagínate lo importante que es para los niños que están en una importante etapa de crecimiento y aprendizaje!

Dormir es esencial para los pequeños. Les ayuda recargar energías para el siguiente día y, además, es un impulsor de crecimiento físico y cognitivo. Cuando los niños duermen ahorran energía, lo que les permite aumentar de peso y crecer. A su vez, sus órganos vitales también maduran. De igual forma, dormir les ayuda a despertarse listos para moverse, caminar, aprender, hablar y explorar el mundo que los rodea.

Durante esta etapa de edad, los pequeños siguen necesitando solo una siesta de una hora durante el día. Esto les permite explorar aún más sus alrededores durante el día y procesar lo aprendido durante la noche. De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 21 a 24 meses de edad es de entre 11 y 14 horas diarias. Si duermen de 9 a 10 horas o de 15 a 16 horas está bien; mas no es recomendable dormir más o menos de este rango. Si crees que tu pequeño está durmiendo de más, intenta acortar sus siestas y propiciar que realice muchas actividades durante el día. Si duerme menos de lo requerido, intenta reforzar las rutinas de sueño y establecer una siesta antes de las 4 de la tarde. Dormir bien permitirá que tu pequeño siga aprendiendo, creciendo y ampliando su vocabulario. Él recibirá mucha estimulación y cariño durante el día y, al dormir, su cerebro consolidará los momentos y aprendizajes realizados.

Recuerda no preocuparte mucho por la exactitud en las horas dedicadas a dormir. Es importante tener en mente las recomendaciones de horas de sueño; no obstante, cada niño es diferente. La mejor manera para saber si tu pequeño está durmiendo bien es notar si durante el día está feliz y no se muestra cansado o irritable.

Cultivando la autonomía de mi pequeño a la hora de dormir

Tal vez hayas notado que ahora tu bebé exige tener una mayor independencia. Está llegando a una etapa en la cual comienza a definir sus gustos y quiere ejercer su autonomía. Si tu pequeño está en esta etapa y notas que se resiste a la hora de dormir, un buen consejo es permitirle que participe en la rutina. A continuación, te presentamos diversas ideas que puedes implementar para favorecer la independencia de tu pequeño y, además, lograr que disfrute la hora de dormir.

  • Continúa implementando la rutina de la hora de dormir, pero preséntale la oportunidad de opinar y hacer sus propias elecciones.
  • Dale opciones de pijamas, deja que elija el cuento que le leerás, permite que elija su peluche y, si quiere llevar más peluches a la cama, no se lo impidas. Darle permiso para participar le hará sentir que está en control de sus propias decisiones, por lo que la hora de dormir se volverá más sencilla.
  • Decora su cuarto con sus peluches favoritos para que se sienta a gusto y disfrute de estar en ese espacio.
  • Invita a tu pequeño a escoger su luz de noche favorita.
  • Al brindar opciones, el truco consiste en darle únicamente dos o tres de donde escoger. De igual forma, asegúrate de que estas sean opciones que tú misma apruebes.
  • No le preguntes si quiere ir a dormir o acostarse, ¡pues te puede contestar que no! En vez de eso pregúntale “¿Quieres acostarte antes o después de escuchar el cuento de buenas noches?”.

Recuerda que a pesar de darle opciones a tu pequeño, tú estás a cargo de su sueño, no él. Eres tú quien pone las reglas, no tu pequeño; así que siéntete segura de establecer las reglas necesarias para que se duerma a la hora adecuada. Empatiza y escucha a tu pequeño diciéndole “Sé que quieres seguir despierto, pero es hora de dormir. Vamos a escoger tu pijama y el libro de buenas noches”. Le puedes preguntar también “¿Te quieres lavar los dientes antes o después de ponerte el pijama?”. Brindar opciones te permitirá llegar a tu objetivo de estar al cargo y ayudar a tu hijo a hacer lo que sea mejor para su bienestar.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 17 – 20 meses

Una buena noche de descanso es muy importante para que nuestro cuerpo y cerebro puedan trabajar a su máxima capacidad. Dormir bien está asociado con tener energía, estar de buen humor y tener una actitud positiva. Nuestro cerebro necesita descansar dado que durante ese periodo trabaja para organizar todo lo que ocurrió durante el día. En nuestros pequeños, el sueño les permite seguir creciendo y despertar llenos de energía y con ganas de seguir aprendiendo y explorando sus alrededores. El sueño es muy importante tanto para los adultos, como para los niños.

Dormir es esencial para los pequeño. Les ayuda a recargar energías para el siguiente día y, además, es un impulsor de su crecimiento físico y cognitivo. Cuando los niños duermen, ahorran energía, lo que les permite aumentar de peso y crecer. Sus órganos vitales también maduran. De la misma forma, dormir les ayuda a despertarse listos para moverse, caminar, aprender, hablar y explorar el mundo que los rodea.

Durante esta etapa, los pequeños solo necesitarán dormir una siesta de una hora cada día. Esto les permite tener más tiempo para explorar sus alrededores durante el día. De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango de sueño ideal para los pequeños de 17 a 20 meses de edad es de entre las 11 y 14 horas diarias. Si duermen de 9 a 10 horas o de 15 a 16 horas está bien, pero no es recomendable sobrepasar el rango de 9-16 horas. Si crees que tu pequeño está durmiendo de más, intenta acortar sus siestas para que reciba la estimulación necesaria durante el día; si duerme menos, intenta reforzar las rutinas de sueño. El sueño es esencial ya que ayuda a fomentar el sistema inmunológico de tu pequeño. Si duerme bien estará más contento durante el día y podrás estimular su lenguaje, movimiento y habilidades cognitivas con mayor facilidad. Probablemente, estarás persiguiendo a tu bebé todo el día. Esto es bueno ya que significa que tiene mucha energía y que estará agotado cuando sea hora de descansar.  Finalmente, al dormir, tu bebé estará reforzando estos nuevos aprendizajes ya que el cerebro usa el sueño para organizar los eventos del día.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 13 – 16 meses

Descansar y dormir bien es muy importante para regenerar nuestro cuerpo y cerebro. Dormir bien está asociado con un mejor humor, temperamento, funcionamiento físico y un comportamiento positivo. Dormir es esencial para nuestro cerebro, ya que durante estos momentos trabaja para consolidar y organizar los eventos del día. De igual forma, dormir las horas adecuadas nos permite tener un buen descanso y despertar sintiéndonos muy bien y llenos de energía. El sueño es muy importante para los adultos, ¡imagínate lo importante que deber ser para los bebés que están en una importante etapa de crecimiento y aprendizaje!

Dormir es esencial para los bebés. Es un elemento clave para el desarrollo de su sistema nervioso central. Además, su cerebro requiere dormir para desarrollarse y su cuerpo, para crecer. Cuando los bebés duermen ahorran energía, lo que les permite aumentar de peso y crecer. Dormir los ayuda a despertarse con la energía suficiente para moverse, comenzar a caminar, aprender y explorar el mundo que los rodea.

A los 13 a 16 meses de edad, los pequeños deben seguir durmiendo por lo menos una siesta. De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño a esta edad debe estar entre las 11 y 14 horas diarias. Si tu hijo duerme de 9 a 10 horas o de 15 a 16 horas está bien; no obstante, no se recomienda sobrepasar el rango de 9-16 horas. Si crees que tu pequeño está durmiendo de más, intenta acortar sus siestas de tal forma que reciba la estimulación necesaria durante el día; y si duerme menos, intenta reforzar las rutinas de sueño. Dormir es esencial ya que ayuda a tu pequeño a desarrollar su sistema inmunológico. Además, tu bebé estará más contento durante el día y podrás estimular su lenguaje, movimiento y habilidades cognitivas con mayor facilidad. Finalmente, al dormir, tu bebé estará reforzando estos nuevos aprendizajes.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 10 – 12 meses

Dormir bien es indispensable para tener una buena calidad de vida. Permite que nuestro cuerpo descanse y mantengamos una buena salud física y mental. Dormir es esencial para nuestro cerebro, ya que durante esos momentos trabaja consolidando y organizando los eventos del día. De la misma forma, dormir las horas adecuadas nos permite pasar por diferentes etapas del sueño que contribuyen a que logremos un sueño restaurativo. El sueño es muy importante para los adultos y, considerando que nosotros ya no crecemos, sólo imagínate lo importante que debe ser para los bebés.

Dormir es esencial para ellos. Su cerebro lo requiere para desarrollarse y su cuerpo, para crecer. Cuando los bebés duermen recargan sus energías, liberan hormonas de crecimiento y consolidan todos los aprendizajes del día. Dormir los ayuda a despertarse listos para moverse, gatear y explorar el mundo que los rodea. De igual forma, les permitirá estar contentos y de buen humor a lo largo del día.

Durante esta etapa, la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation) sigue recomendado un rango de sueño de entre 12 y 15 horas diarias. Algunos bebés dormirán menos, entre las 11 y 13 horas, y otros, incluso, dormirán hasta 19 horas al día. No obstante, los expertos recomiendan que los pequeños no duerman por encima o debajo de este rango de horas. Si consideras que tu hijo está durmiendo de más, puedes intentar acortar sus siestas de tal forma que reciba la estimulación necesaria durante el día, y, en caso de que duerma menos, intenta reforzar las rutinas de sueño. No es sino hasta después de los 12 meses de edad que las horas de sueño se reducen a 11-14 horas diarias.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 7 – 9 meses

Dormir bien es indispensable para tener una buena calidad de vida. Esta actividad permite que nuestro cuerpo descanse y mantengamos buena salud física y mental. Asimismo, es esencial para nuestro cerebro debido a que, mientras duerme, trabaja consolidando y organizando los eventos del día. De la misma forma, dormir durante las horas adecuadas nos permite pasar por diferentes etapas del sueño que nos ayudarán a lograr un sueño restaurativo. El sueño es algo muy importante para los adultos. Y   considerando que nosotros ya no crecemos, ¡sólo imagínate lo importante que debe ser para los bebés!

Dormir es esencial para ellos. Su cerebro lo requiere para desarrollarse y su cuerpo para crecer. Cuando los bebés duermen ahorran energía, lo que les permite ganar peso y crecer. Sus órganos vitales también maduran y se fortalece su sistema inmune, lo cual los protege contra infecciones y enfermedades.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 7 a 9 meses de edad continúa estando entre las 12 y 15 horas. De igual forma, unos bebés dormirán menos, entre 11 y 13 horas, y otros incluso dormirán hasta 19 horas al día. Los expertos recomiendan que los niños no duerman por encima o por debajo del rango de 11 a 19 horas. Dormir menos de lo recomendado no permite que el cuerpo descanse y obtenga los beneficios que brinda el sueño. Cuando tu bebé duerme recarga las energías necesarias para gatear, moverse, sentarse, comer y madurar. Por otro lado, si tu bebé duerme de más no obtiene la alimentación y estimulación que necesita cada día.

Horas recomendadas de sueño para mi bebé: 4 – 6 meses

Dormir bien es sumamente importante. Es indispensable para nuestro cuerpo ya que nos permite descansar, al igual que tener buena salud mental y física. Un buen descanso ayuda a que nuestro cerebro trabaje a su nivel óptimo. Nos ayuda a estar alerta, aprender y poner atención durante el día. Al dormir, nuestro cerebro consolida lo aprendido, ayudándonos a formar memorias. En fin, dormir bien nos brinda una buena calidad de vida y baja nuestro nivel de estrés. Dado que el sueño es muy importante para nosotros los adultos, ¡imagínate la importancia que tiene que ser para los bebés!

Alrededor de los cuatro meses, el ritmo circadiano de nuestros pequeños se ha consolidado. Si hemos sido consistentes con las rutinas, nuestros bebés han aprendido a diferenciar entre el día y la noche. Las horas que tu pequeño duerme durante la noche incrementan, pero aun así necesitará dormir siestas durante el día. De hecho, las horas que duerme en el día y la noche son interdependientes; esto significa que la cantidad de horas que duerme durante el día afectan cuánto dormirá en la noche. Durante el día, los bebés deben dormir mínimo dos siestas con una duración de 1 a 2 horas. Hay bebés que incluso duermen hasta tres siestas. La siesta de la mañana se administra una hora y media o 2 horas después de haberse despertado; mientras que la siesta del mediodía se hace generalmente a la 1 o 2 de la tarde. Sin importar la hora que sea, es importante atenerse a un horario fijo para que tu pequeño anticipe los horarios de sueño. Puedes realizar una pequeña rutina previa a dormir, tal como dar una toma o leer un libro, seguida de acostar a tu pequeño en su cuna y oscurecer un poco su habitación.

De acuerdo a la Fundación Nacional del Sueño (National Sleep Foundation), el rango ideal de sueño para los pequeños de 4 a 6 meses de edad entre las 12 y 15 horas diarias. Si tu bebé duerme de 10 a 11 horas o de 16 a 18 horas no hay problema; no obstante, no se recomiendan más o menos horas. Dormir largos periodos durante la noche permite que el cerebro de tu bebé pase por las diferentes etapas de sueño, las cuales son necesarias para que tenga un desarrollo óptimo. Al dormir, tu bebé procesará toda la información que recibió durante el día ayudándolo a aprender. De esa misma forma, alcanzará un sueño restaurativo que lo ayudará a despertar feliz y descansado. Dormir más o menos horas durante el día también le afectará. Si duerme menos, estará sobre-estimulado, lo que hará que batalle más para dormir durante el día. De igual forma, si duerme mucho durante el día no tendrá sueño para dormir durante la noche. Por lo tanto, intenta establecer horarios fijos que ayuden a que tu bebé duerma 2 o 3 siestas durante el día y duerma toda la noche sin interrupción.