Como padres, somos el primer modelo a seguir de nuestros hijos y la mayor influencia en sus vidas. Así que lo que hacemos y decimos tiene un gran impacto e importancia cuando queremos promover una imagen corporal positiva.

Los niños son como esponjas, absorben todo lo que ven en su entorno, y eso incluye nuestras acciones. Nuestras actitudes hacia nosotros mismos y los demás dejan una huella en ellos y pueden desarrollar ciertas creencias incluso desde la niñez. Como padres, jugamos un papel muy importante en ayudar a construir una imagen corporal saludable en nuestros hijos que les hará apreciar y amar sus cuerpos. ¡Nunca es demasiado temprano para empezar! Si comenzamos desde que son pequeños, podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar una autoestima saludable y, a su vez, favorecer su bienestar socioafectivo.

¿Cómo fomento una imagen corporal positiva en mi hijo?

Modela una imagen corporal positiva

Evita hacer comentarios negativos sobre tu cuerpo o el cuerpo de los demás. Igualmente no te quejes de tu cuerpo delante de tu hijo o dejes que te observe actuar negativamente hacia el mismo. Tus acciones son poderosas y, si no tienes cuidado, tu hijo puede internalizar esas actitudes.

Hazle cumplidos específicos

Aunque está bien decirle a tu pequeño que es hermoso y genial, no olvides enfatizar sus acciones y cualidades específicas, no solo su apariencia física. Trata de felicitar a tu hijo por su esfuerzo y lo que hace su cuerpo, en lugar de solo por su apariencia. Podrías decirle “Mira lo fuerte que es tu cuerpo, aprendiste a correr” o “Gracias a tu esfuerzo, aprendiste a ponerte la camiseta solo”.

desarrollo de tu bebe

Fomenta la actividad física

Estar activo tiene un impacto directo en la salud y el bienestar, así que idea actividades divertidas para que tu pequeño se mueva dentro y fuera de la casa. Organiza una búsqueda del tesoro en el parque o tengan una fiesta de baile. No importa lo que hagan, lo importante es que la actividad que realicen sea placentera, divertida y una parte normal de su vida cotidiana.

Dale opciones de alimentos saludables y ten una actitud positiva hacia la comida

Concéntrate en preparar comidas saludables y refrigerios sabrosos en lugar de restringir o etiquetar los alimentos. Evita decirle a tu pequeño que un alimento es bueno o malo. En lugar de eso, enséñale sobre los beneficios que obtiene al comer ciertos alimentos específicos. Además, llama «alimentos ocasionales» a aquellos que se pueden disfrutar en pequeñas cantidades, y trata a los alimentos saludables como alimentos «para todo el tiempo» que proporcionan energía y nos ayudan a crecer.

Invita a tu pequeño a participar en actividades que fomenten la independencia

Pídele a tu pequeño que te ayude en la cocina o cuando lavas la ropa, enséñale a vestirse dándole dos o tres opciones de ropa para usar. Cuando los niños participan en actividades que fomentan la independencia, su autoestima y autonomía aumentan y eso los hace sentirse bien consigo mismos. Esto, a su vez, crea una visión positiva de sí mismos.

Ayuda a tu hijo a comprender lo que ve en los medios

Recuerda que los niños están expuestos a muchos mensajes e imágenes diferentes en los medios de comunicación y, a veces, las plataformas pueden tener mensajes incorrectos sobre la salud. Así que enséñale a tu pequeño qué información es buena y cuál no está bien cuando se habla sobre el cuerpo o la salud. También ayúdalo a entender que cuando crecemos, nuestro cuerpo cambia, de modo que cuando él crezca pueda tener esto en mente.

Hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a tu pequeño a crecer con confianza y seguridad en sí mismo. ¡Espero que estos consejos te ayuden! Comparte en la sección de comentarios tus maneras favoritas de fomentar una imagen corporal positiva en tu hijo.