All posts by Molly Dresner

Actividades de invierno para los pequeños

1-2 años

  • Lee sobre el tema: Una de las formas más sencillas de enseñarle a tu hijo o hija sobre la estación del invierno es leer sobre él. Te recomiendo comenzar con libros que tienen texturas para tener una experiencia más interactiva con tu bebé. Simplemente acurrúcate con tu pequeño o pequeña, hojeen un libro y enséñale sobre el clima, la ropa de invierno, el tipo de animales que viven en la nieve o las actividades que se hacen durante esta época del año. Mis libros favoritos son “Invierno” de Bright Baby Touch & Feel (Winter by Bright Baby Touch & Feel) y “Bebé adora el invierno” de Karen Katz (Baby Loves Winter).
  • Dense in baño invernal: Nada mejor que la hora del baño para incorporar el tema del invierno. Pueden hacer un iglú de burbujas, poner un poco de colorante azul en el agua, jugar con animales de nieve en el agua o incluso colocar un par de hielos en el agua para hablar de la diferencia entre frío y caliente. Los niños aprenden mejor a través de experiencias multisensoriales, ¡así que aprovecha cada oportunidad que tengas!
  • Colores y más colores: Colorear dibujos es algo que olvidamos con frecuencia en esta era digital y no deberíamos. Muchos niños que dibujan y colorean desde muy temprana edad se benefician y relajan con esta actividad. Existen miles de imágenes sobre el invierno que puedes imprimir y trabajar con tu pequeño o pequeña. Es una actividad perfecta para esos días helados cuando es mejor quedarse en casa.

2-3 años

  • Hornear: ¡Cocinar u hornear es una actividad perfecta para el invierno porque fomenta el lenguaje! La razón de ello es porque involucra seguir instrucciones, aprender nuevo vocabulario, trabajar en conjunto, tener paciencia y, por supuesto, disfrutar de un postre al final. Hornear va bien para esos días que son demasiado fríos para salir, pero también pueden cocinar algo temático. Por ejemplo, hacer galletas navideñas, cupcakes nevados o brownies de chocolate caliente.
  • Nieve dentro de la casa: ¿Quién dijo que la nieve tiene que quedarse afuera? A los niños les encantan los contenedores sensoriales y la nieve es uno de los elementos que puedes usar. Junta nieve en un gran contenedor transparente y mételo a la casa para seguir con la diversión. Pueden pintar el hielo con colorantes, hacer conos de nieve, jugar con animales de juguete o usar tractores para barrer la nieve. Tu hijo o hija se divertirá mucho y, cuando acabe, limpiar será muy sencillo.
  • Manos a la obra: Hacer manualidades de invierno es muy sencillo y solo necesitarás dos materiales. La ventaja de la estética invernal es que puede lograrse fácilmente con algodón y pegamento. Ya sea que hagan bolas de nieve, un mono de nieve, un iglú o un oso polar, sus manualidades serán adorables y sencillas.

3-4 años

  • Hablen sobre su mono de nieve: Cada invierno hacemos monos de nieve, pero ¿hablamos sobre ellos? Trata de complementar esta actividad preguntándole a tu hijo o hija cosas como ¿Por qué el mono necesita ojos y nariz? ¿Para qué sirve la bufanda? ¿Las bolas de nieve son del mismo tamaño? Hacer un mono de nieve puede ser una actividad verbal muy estimulante, así que dedica un par de minutos para hablar sobre el proceso.
  • Haz nieve casera: Existen varias recetas de nieve falsa, pero mi favorita es la combinación de bicarbonato de sodio y crema para afeitar. Coloca la nieve falsa en una bandeja o contenedor sensorial (un contenedor transparente) para limpiar más fácilmente. Me gusta que los niños jueguen con la nieve, se deslicen en ella, hagan monos o bolas de nieve, o construyan un iglú. Motiva a tu hijo o hija y deja que te guíe durante el juego imaginativo y la narración de la actividad.
  • Clasificar animales: Esta actividad es un juego divertido que sirve durante todo el año. Dependiendo de lo que tengas a la mano, puedes usar juguetes, calcomanías o dibujos. También, el nivel de desarrollo de tu pequeño o pequeña determinará cuantos animales puede clasificar. Puedes hacer animales de hábitats fríos vs. hábitats cálidos, o animales del océano vs. animales de la nieve vs. animales domésticos. Estas actividades fomentan mucho el lenguaje porque se puede hablar sobre muchas cosas. Por ejemplo: ¿dónde viven? ¿qué sonido hacen? ¿cómo se sienten? ¿qué comen?, etc.

Molly Dresner es una patóloga y terapeuta del lenguaje que reside en Nueva York.

Recientemente, publicó su libro The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar), una interesante guía para padres que incluye consejos prácticos y sencillos, y actividades que ayudan a los padres a ayudar a sus pequeños.

Síguela en su Instagram @thespeechteacher donde publica diariamente información relevante, o conéctate con ella a través de su página web o su Facebook.

Actividades de otoño para estimular el habla

  1. Excursiones a la naturaleza

¡Las caminatas al aire libre son la actividad otoñal perfecta! Todos los pequeños necesitan liberar energía de vez en cuando y esta es una buena manera de hacerlo, al tiempo que también fomentas el mindfulness. Mientras caminan por el barrio, el parque o un camino, hablen sobre las cosas que ven (hojas, un venado, ramas, piedras, un arroyo, una ardilla, etc.). Si tienes tiempo de planear la excursión, puedes hacer una lista de cosas que podrían encontrar y convertir esta salida en una búsqueda de elementos. Si decides improvisar, jugar “Veo veo” también es genial para estimular el lenguaje (“Veo veo algo cayendo”, “Veo veo algo verde” o “Veo veo un animal con alas”).

  1. Día de la manzana

¡Las manzanas y el otoño van de la mano! Me encantan dedicar un día a las manzanas cuando llega esta época del año. Ya sea que vayas a recolectar las frutas con tu pequeño o las compren en el supermercado, hablen sobre los diferentes tipos de manzanas que hay (rojas, verdes, amarillas, magulladas, duras, con manchitas, con hojas, etc.). ¡Cuando vuelvan a casa tendrán el ingrediente principal para hornear algo! Cocinar es una actividad que fomenta mucho el habla porque hay que dar y seguir instrucciones y se usa vocabulario muy diverso (vierte, mezcla, levanta, mueve, agita, etc.). Puedes ser ambiciosa y preparar un pastel de manzana, o no complicarte la existencia y hacer un puré. Sea cual sea el resultado, cocinar potenciará el vocabulario de tu hijo mientras se divierten y disfrutan de un rico postre.

Continue reading

¿Babeo? Consejos y trucos para controlarlo

Todos los niños pasan por una etapa notable de babeo. Es algo normal, pero hay algunos pequeños que lo hacen de manera muy abundante o por mucho tiempo. Si tu hijo o hija babea demasiado, te recomendamos que consultes a un otorrinolaringólogo para que haga un diagnóstico y revise que no haya algún problema con las estructuras físicas de la boca, nariz y garganta. Mientras tanto, estos son algunos de mis consejos y trucos favoritos para controlar el babeo de nuestros amiguitos.

Ciérrala

¡Cuando tenemos la boca cerrada es menos probable que babeemos! Yo llamo a esto la “postura de la boca cerrada”. Esto significa que tu hijo o hija tiene los labios cerrados y respira a través de la nariz. La nariz está diseñada para filtrar (gracias, vello nasal), calentar, humedecer y oler el aire que respiramos. Además, este órgano está equipado con mucosa que captura y mata gérmenes. Respirar por la nariz asegura que inhalemos la cantidad adecuada de oxigeno y dióxido de carbono (respirar por la boca normalmente resulta en hiperventilación). Los niños que respiran con la boca abierta suelen roncar, se enferman más seguido de la garganta, se sienten cansados y corren el riesgo de desarrollar dientes torcidos. Además, varias investigaciones relacionan este tipo de respiración con problemas de comportamiento, déficits de aprendizaje y problemas de habla. Después de consultar con el otorrino para ver que no haya algún factor físico que interfiera en la capacidad de tu pequeño o pequeña para mantener la postura de la boca cerrada, ¡solo es cuestión de ir creando el hábito!

Continue reading

¡Mis 5 libros favoritos para el regreso a clases!

Ir a la escuela es una experiencia emocionante, pero también llena de nervios, tanto para los padres como para los hijos. ¡Los libros son una excelente herramienta para prepararnos para ello! Nos enseñan hermosas lecciones de vida y abren la vía de comunicación con nuestros pequeños para que puedan hacernos preguntas y compartir cómo se sienten. Estos son mis cinco libros favoritos para este regreso a clases.

  1. El pez cachetón va a la escuela (o El pez pucheros va a la escuela, dependiendo de la traducción).

¡Este libro me hace sentir muchas cosas! El pececito cachetón está nervioso por su primer día de clases, pero está seguro de que no necesita saber cómo moverse o qué hacer en la escuela. Después de entrar a un par de salones equivocados, el pez cachetón por fin encuentra a los “peces nuevos” y ¡aprende cosas importantes! Su nueva maestra le dice a la clase: “Dato Nº 1: eres inteligente, dato Nº 2: tú puedes, dato Nº 3: perteneces aquí, así que, dato Nº 4: ¡no lo olvides!” ¡Este mantra me encanta! Y así como toda la serie de libros del pez cachetón (o pez pucheros), la escritura musical del cuento hará que tu pequeño se interese de inmediato.

Continue reading

5 consejos para viajar en familia

Salir de viaje con un niño pequeño puede llegar a ser todo un reto, sin embargo, ¡una planeación adecuada es la clave para que todo salga bien durante el trayecto! Ya sea un viaje en coche, tren o avión, estos consejos y trucos te facilitarán la vida.

  1. Limita las pantallas

Sé que la opción más sencilla para entretener a tu pequeño es darle una tableta o un dispositivo móvil. Sin embargo, las pantallas no son recomendables porque promueven la atención autogestionada e hiper enfocada. Es decir, tu hijo dirigirá toda su atención a la tableta y olvidará que hay otras personas a su alrededor. También solemos ver cambios de conducta en los niños cuando pasan demasiado tiempo frente a una pantalla. Por eso, el tiempo recomendado de uso de aparatos audiovisuales para niños de entre 2 y 5 años es de máximo una hora diaria.

  1. Empaca el entretenimiento adecuado

Soy partidaria de llevar actividades o juegos divertidos y que promuevan la conversación para mantener entretenidos a nuestros pequeños. El set de viaje de Melissa and Doug Memory Travel Game contiene un tablero y 7 cartas de juego intercambiables, que también pueden convertirse en juegos interactivos si viajas con 2 o más niños pequeños. También me encanta el set de viaje de Crayola, que incluye marcadores y hojas de papel, porque dibujar y colorear son actividades muy relajantes. Puedes convertir esto en una actividad interactiva jugando Pictionary o intercambiando cartas entre ustedes. Otra buena opción son los libros de calcomanías reutilizables (como este Reusable Sticker Books) pueden jugar con porque las calcomanías una y otra vez. Recuerda llevar juegos que no tengan piezas que se puedan perder, actividades que sean discretas y silenciosas porque los ruidos repetitivos son muy molestos, pero más que nada juegos que motiven a tu pequeño.

Continue reading

Limpieza parlanchina

¡Nuevas investigaciones muestran que los niños que participan en las tareas del hogar suelen ser más empáticos, hacen mejores conexiones y tienden a ayudar más a los demás! De hecho, a muchos pequeñitos les encanta limpiar, especialmente si cuentan con sus propios utensilios de limpieza. ¡Y no solo eso! Convertir la rutina de limpieza en una oportunidad para hablar es muy sencillo y divertido. Es el momento perfecto para que tu hijo o hija siga instrucciones, identifique objetos, los ordene, encuentre las cosas que le pides, etc. Como por fin llegó la primavera, hablemos sobre algunas maneras en que puedes incluir a tu bebé en la limpieza primaveral.

  1. Sígueme los pasos

¿Habías notado que a tu pequeño o pequeña le encanta secar lo que derrama o barrer lo que tira? De hecho, este es un hito del desarrollo maravilloso que se comienza a manifestar a partir de los 18 meses de edad. Los niños adoran participar en las rutinas diarias: “niño ve, niño hace”. Y la mejor manera de promoverlo es darles sus propias herramientas o utensilios y asignarles una tarea. Tal vez puedan limpiar la mesa usando su esponja y atomizador especial (*que contiene una solución que no sea peligrosa para los niños). También pueden barrer por turnos; mamá usa la escoba grande y su amiguito o amiguita la escoba miniatura. ¡Si lo conviertes en un reto estarás haciendo de esto una gran oportunidad lingüística! Dile que barra de la alfombra hacia la puerta, que limpie siempre hacia la izquierda, que atomice tres veces antes de limpiar, etc.

Continue reading

Cómo enamorarse de la lectura

Todos hemos idealizado la acción de contarle cuentos a nuestros hijos. Nos imaginamos acurrucados con ellos, sosteniendo un libro de imágenes preciosas con lecciones de vida importantes y cautivando a nuestro pequeño público con nuestra voz. Sin embargo, la realidad no es tan pintoresca. Es probable que tu hijo no quiera quedarse quieto mientras leen; tal vez tu hija quiera tomar el libro y solo dedicarse a pasar las páginas; y habrá quienes piensen que los libros están hechos para colorearlos o rasgarlos. ¡No desesperes! Aquí te doy algunos consejos de cómo hacer que tu pequeño o pequeña se enamore, paulatinamente, de la lectura.

  1. Menos es más

Este subtítulo tiene dos significados. El primero es que debes comenzar a leerle a tu bebé desde muy temprana edad. Leerle cuentos a tu recién nacido es genial para establecer una rutina de lectura. Además, tienes la ventaja de que, como sus movimientos son limitados, se concentrará 100% en ti. En segundo lugar, debes comenzar leyendo libros cortos y simples. Mis libros de iniciación preferidos son los que tienen una sola imagen por página (y de preferencia con texturas). Empezar con libros de una imagen por hoja permitirá que tu pequeño se concentre en un concepto a la vez. Cuando vean la imagen, di “perro”, apunta al dibujo y enfatiza diciendo “guau, guau”. Tu bebé se enfocará por completo en lo que ve, en la palabra perro y en el “ladrido”. En esta etapa, es importante que manejes un lenguaje muy simple que se adapte al nivel lingüístico de tu bebé. Decir uno o dos palabras o sonidos por página será más que suficiente para fomentar su aprendizaje.

  1. Libros interactivos

¡Los libros interactivos se convertirán en tus mejores amigos! Busca ediciones con texturas, parches de Velcro, solapas, piezas móviles, pop-ups u objetos escondidos. Estos libros se encargarán del trabajo pesado de mantener la atención de tu hija. La motivación durante la hora de lectura es muy importante para fomentar la atención conjunta, esencial para el aprendizaje. La atención conjunta ocurre cuando tu niña se concentra tanto en la tarea (el libro), como en ti. Es algo tan simple como que mire el libro, haga contacto visual contigo y vuelva a mirar el cuento. Los libros interactivos son perfectos para mantener a los niños concentrados en la lectura. En lo personal me encantan las historias que dan instrucciones simples como “Encuentra el…”, “Mira dentro de…”, “Coloca…”, etc. También son ideales para promover el lenguaje expresivo. Como tu pequeña estará inmersa en la historia y trabajará su atención conjunta, ¡es probable que escuches que dice nuevas palabras o emite nuevos sonidos!

Continue reading

Algunas verdades sobre la hora de la comida

¡Me encanta investigar y compartir información sobre la alimentación! Existen muchísimos mitos alrededor de la comida que no son ciertos o no están actualizados. Entre mejor informados estén como padres, más impulsarán el desarrollo de su hijo o hija. Algunos de los hechos que voy a compartirles el día de hoy fueron recopilados por la doctora Kay Toomey en su programa SOS Approach to Feeding (SOS acercamiento a la alimentación). Es importante notar que, si tu pequeño o pequeña tiene dificultades a la hora de la comida, consultes a tu pediatra para pedirle consejos o te envíe con un especialista.

HECHO: Jugar con la comida ¡está bien!

¡Los niños aprenden jugando! El juego es una experiencia multisensorial y divertida que ayuda a los pequeños a aceptar mejor los alimentos nuevos. Es importante que tu hijo sienta, vea, escuche y huela las cosas antes de probarlas. Cuando introduzcas un nuevo alimento, hazlo a través de un juego para que tu bebé se sienta seguro, confiado y emocionado. Incluso si tu hijo no quiere probarlo aún, continúen jugando con la comida. Una buena manera de hacerlo es cocinar juntos o jugar a la cocinita.

Continue reading

¡Ups! Lo volví a reforzar

A todos nos pasa, a veces reforzamos accidentalmente conductas que no nos gustan. ¡La buena noticia es que aún estamos a tiempo de cambiar eso! Con los niños pequeños, sobre todo con los menores de cinco años, las acciones realmente valen más que mil palabras. Tu pequeño o pequeña responderá muchísimo mejor a lo que haces que a lo que dices (*ver el gráfico superior). Así que sí, puedes decirle «Las cosas no se tiran», pero esas palabras no significarán nada si no las acompañas con una acción coherente. Si la mala conducta de tu hijo o hija le sirvió para obtener lo que quería, continuará haciéndola. Por lo tanto, siguiendo el ejemplo de arriba, en vez de lanzar el plato para obtener más comida, tu pequeño o pequeña debe aprender a pasártelo, a decir «más» o a apuntar lo que quiere. No debes servirle más comida hasta que imite la nueva conducta positiva que le has enseñado.

Revisemos otros ejemplos cotidianos. Continue reading

5 consejos de una terapeuta de lenguaje para estimular el habla en tu pequeño

Estos son algunos consejos de cómo trabajar las habilidades de habla de tu hijo o hija. Puedes consultar éstas y muchas más ideas en la guía para padres de Molly: The Speech Teacher’s Handbook (Manual para enseñar a hablar). Lo escribió con el fin de compartir con los padres algunas ideas prácticas y divertidas que pueden incluir en sus rutinas diarias. Cómpralo aquí.

  1. Yo veo, tú ves

Lo primero que debes hacer es fijarte en el entorno de tu hijo. Si puede alcanzar fácilmente sus juguetes favoritos u otros objetos cotidianos sin pedirte ayuda, no necesitará interactuar contigo. Comienza poco a poco colocando una o dos cosas fuera de su alcance o dentro de un contenedor transparente que tu pequeño no puede abrir solo. El punto es que vea los objetos, pero necesite pedirte ayuda para conseguirlos. De ese modo, estarás creando nuevas oportunidades de interacción. Además, quieres saber si tu pequeño es capaz o no de identificar objetos cotidianos. Muchas veces nos enfocamos en la habilidad de los niños de etiquetar las cosas y se nos olvida que para lograr eso primero deben ser capaces de identificarlos. Tu hijo usará esas habilidades cuando le pidas que encuentre algo en su habitación, toque una imagen específica en una página del libro o apunte a alguna parte del cuerpo.

Continue reading