La maternidad puede parecer una misión difícil si eres mamá por primera vez. Pero con información, es posible atravesar esta experiencia con facilidad.

La maternidad está llena de encantos y desafíos. Sin embargo, para las madres primerizas, la inseguridad de esta etapa suele ser muy común. Después de todo, quieren dar su mejor esfuerzo para cuidar de sus pequeños que están en camino.

Por lo tanto, tener la mayor cantidad de información posible es muy importante. Cuando tenemos la intención de visitar una ciudad por primera vez, intentamos saberlo todo antes de salir de casa, ¿no es así? Cómo llegar, dónde alojarse, qué atracciones visitar. Así, tenemos la seguridad necesaria para emprender el viaje.

¡Descarga Kinedu GRATIS y sigue el desarrollo de tu bebé!

Lo mismo puede suceder con la maternidad. Entender todos los procesos de antemano facilita la crianza y resuelve muchas dudas que surgen cuando hablamos de bebés y niños. Pensando en ello, trajimos una publicación para ayudar a quienes son mamás por primera vez en esta misión.

¿Te gusta la idea? Entonces, ¡sigue leyendo y compruébalo!

Embarazo de madres primerizas

El embarazo es una etapa que varía mucho de una mujer a otra. Incluso la misma persona puede sentirse diferente en cada embarazo. Entonces, el primer consejo es mantener la calma y no compararse con otras mujeres embarazadas. A continuación, hablaremos un poco más sobre este periodo.

Síntomas

Los dolores de cabeza, náuseas, vómito, malestar y cansancio son algunos de los síntomas más comunes al inicio del embarazo. Sin embargo, cada mujer siente esto de manera diferente; algunas con mayor intensidad, otras sienten menos malestar. Por lo tanto, siempre que tengas alguna pregunta específica, consulta a tu médico.

Atención prenatal

Hablando de atención médica, no podemos olvidar la importancia de la atención prenatal. Este control garantizará que tu bebé esté sano.

Con esto, es posible detectar cambios y seguir un protocolo de tratamiento que puede evitar muchos problemas, dejándote preparada para cualquier imprevisto. Es a través de consultas y exámenes prenatales que puedes hacer lo mejor por tu salud y la de tu hijo.

Alimentación

Una alimentación saludable es importante en cualquier etapa de la vida, pero vale la pena redoblar los cuidados durante el embarazo. Después de todo, serás responsable de nutrir no solo tu cuerpo, sino también el del bebé. A través de un menú equilibrado, es posible ofrecerle a tu pequeño todos los nutrientes que necesita, además de evitar complicaciones, como diabetes gestacional e hipertensión.

Plan de parto

El plan de parto no es más que un guión en el que la madre describe todos los procedimientos que le gustaría que le hicieran y los que quiere evitar. Esto ayuda quien es mamá por primera vez a estar más tranquila durante el parto, evitando situaciones desagradables. Independientemente de si la intención es tener un parto natural o una cesárea, esta guía se puede desarrollar.

Periodo posparto para mamá y bebé

El posparto es un momento de gran alegría para la mayoría de las madres, pero también puede implicar muchas ansiedades. El puerperio, como se llama a este período, puede ser un poco complicado. Por eso, una mujer necesita apoyo para cuidar al bebé y mantener su propio bienestar.

Bebé

El cuidado del recién nacido es una preocupación importante para quienes son mamás por primera vez. Sin embargo, con una buena atención prenatal, se pueden resolver varias dudas durante este período. Practicar la lactancia materna exclusiva, mantener abrigado al bebé, lavarse las manos con frecuencia, asistir a las citas médicas en las fechas adecuadas y prestar atención al muñón umbilical son puntos clave.

¡Haz clic AQUÍ y descarga Kinedu para iPhone o Android GRATIS!

Es muy común que la madre quiera asumir todas las responsabilidades con el bebé. Sin embargo, esto puede provocar una mayor fatiga a largo plazo. Delega las funciones convenientes a tu pareja o familiares. Además de favorecer los lazos emocionales entre el bebé y otros cuidadores, esta práctica te permitirá descansar más para recuperarte del parto.

Mamá

Cada tipo de parto requiere una atención diferente que es indicada por el médico cuando te dan de alta. Es importante seguir las indicaciones al pie de la letra para que la recuperación sea la mejor posible. 

Después del parto, es normal sentirse triste, ansiosa, triste o incluso irritada. No te culpes ni te preocupes, ya que estos sentimientos suelen desaparecer en unos días. Esto sucede debido a los cambios hormonales y de rutina, al cansancio y al estrés. Sin embargo, si estos sentimientos persisten o son muy intensos, busca ayuda profesional para ver si estás experimentando depresión posparto.

Lactancia materna para quienes recién comienzan

La lactancia materna es un sueño de muchas mujeres, pero también puede ser una preocupación importante. Esto se debe a que es algo que está rodeado de mitos y conjeturas que pueden confundir a quien es mamá por primera vez.

¿Quién no ha escuchado información dudosa sobre la maternidad y la lactancia?

El primer paso para deshacerte de estas dudas es obtener información a través de fuentes confiables, como estudios e investigaciones científicas. Para ayudarte con esto, hemos preparado algunos consejos básicos sobre lactancia. ¿Lista?

Preparación de los senos

Se habla mucho sobre la preparación necesaria para amamantar, pero debes saber que esto no es necesario. Que le dé un poco de sol a tus senos durante la mañana es más que suficiente. No utilices cremas, jabones, ungüentos u otros productos que tengan olores fuertes, ya que esto puede interferir con la lactancia.

desarrollo de tu bebe

Posición para amamantar

Hay varias posiciones en las que puedes amamantar a tu bebé. La ideal es la que los mantenga a ti y a tu hijo más cómodos. Acostarse de lado, por ejemplo, es una excelente manera de descansar durante la lactancia. Sentarte en un sillón y usar almohadas de lactancia también pueden ser de gran ayuda.

Agarre correcto

Muchas lesiones en los pezones son causadas por un agarre incorrecto del bebé. Idealmente, este debe succionar toda la areola, es decir, la parte oscura que rodea al pezón. Si solo succiona el pezón, la probabilidad de lastimarte es más grande. Por pequeña que sea la boca del recién nacido, no la subestimes. Es capaz de cubrir toda la región.

Ten siempre una mano libre para ayudar a tu bebé con el agarre correcto. Observa la posición de sus labios, pues estos deben estar hacia afuera, como «boca de pez«. Es importante que el mentón de tu pequeño toque tu pecho para que la lengua haga su trabajo.

Producción de leche

Es común que los senos estén llenos en los primeros días de vida del bebé. Con el tiempo, se desinflan y ya no tienen fugas como antes. En este momento, muchas madres se preocupan pensando que ya no están produciendo suficiente leche. Lo cierto es que las glándulas mamarias están ajustando su producción, ya que son una fábrica, no un almacén.

Durante la lactancia, la succión del bebé estimula la producción de leche. Cuanto más succiona el bebé, más leche se produce. Entonces, no te preocupes si te sucede a ti. Continúa amamantando a tu bebé y la producción de leche se mantendrá estable.

Almacenamiento de leche

Muchas mamás necesitan regresar al trabajo o ausentarse por otra razón, lo que les impide amamantar algunas horas al día. Durante este período, el almacenamiento de leche materna es la mejor solución.

Es posible refrigerar o congelar la leche para usarla cuando sea necesario. Esta práctica es totalmente segura cuando se realiza con el debido cuidado. De esta manera, continúas ofreciéndole la mejor comida a tu hijo, incluso si no estás presente.

Los cuidados del recién nacido

Por mucho que te acostumbres a tratar con bebés, durante los primeros días con un recién nacido pueden surgirte muchas dudas. Hay tantos detalles que es normal confundirse. ¿Cómo cuidar el muñón umbilical? ¿Cómo bañar al bebé? ¿Cómo lidiar con los cólicos?

Puedes tener un montón de preguntas. Por eso, en esta sección contestaremos algunas de estas dudas.

¡Descarga Kinedu GRATIS y accede a +2,200 actividades en video para hacer con tu bebé de 0 a 4 años!

Muñón umbilical

El muñón umbilical no es más que el trozo del cordón umbilical que queda después del corte. Pasados ​​unos días (de 7 a 15, aproximadamente), se cae solo. Antes de eso, es importante mantener el muñón seco. Anteriormente se recomendaba limpiar el muñón con alcohol, pero investigaciones recientes demuestran que el alcohol puede destruir bacterias importantes que se necesitan para que pueda secarse y caerse. Puedes darle baños con esponja y doblar la parte delantera del pañal para mantener expuesto el muñón. Recuerda mantener tus manos limpias antes de comenzar con el cambio de pañal y limpiar el muñón. 

Baño

Para bañar a un bebé recién nacido debes darle un baño de esponja, pero esto puede ser una fuente de angustia para quien es mamá por primera vez. Sin embargo, no hay nada que temer. Sigue estas medidas de seguridad y cuidados para evitar enfermedades y accidentes:

  • Quítale la ropa a tu bebé y colócalo en una superficie segura en un lugar cálido, libre de corrientes de aire.
  • Nunca dejes a tu hijo solo en la bañera, ni siquiera durante 1 segundo.
  • Mantén siempre una mano sobre el cuerpo del bebé para asegurarte de que no se resbale.
  • Usa jabón y champú solo si es necesario, ya que estos productos pueden secar la piel sensible del bebé.
  • Evita los productos con fragancias.

Uñas

Las uñas de los bebés crecen muy rápido y deben cortarse con frecuencia. De lo contrario, pueden rasguñarse la cara. Por lo tanto, mantenlas siempre cortas, utilizando unas tijeras adecuadas y limpias o un cortauñas para bebés.

Cólicos

Los cólicos en los recién nacidos son una de las principales causas de las noches de insomnio. Ocurren porque el sistema digestivo de los más pequeños aún no ha madurado por completo. Hasta los 4 meses, más o menos, son absolutamente normales.

Existen varias medidas para aliviar los cólicos, como utilizar compresas tibias, darle masajes a tu bebé, mejorar el agarre de la lactancia e incluso darle algún medicamento. En este caso, es fundamental que los recete el pediatra de tu hijo.

Hipo y eructos

El hipo molesta mucho más a los padres que a los pequeños. El hipo es común y resulta de la ingestión de aire durante la lactancia o de un cambio repentino de temperatura. Puedes dejar que el hipo se detenga por sí solo, no hay problema. Mantener al bebé erguido también ayuda con esto. Sin embargo, si la afección persiste, consulta a tu pediatra.

Hacer eructar a tu bebé después de amamantarlo es fundamental para evitar el hipo y los temidos cólicos. Lo ideal es dejar que eructe cuando haya ingerido la mitad de la botella y al final. Si lo estas amamantando deja que eructe cuando cambies de seno y cuando hayas terminado. 

Cambio de pañal

Los cambios de pañal son constantes en la fase inicial. En el primer mes de vida, por ejemplo, el bebé puede ensuciar de 7 a 12 pañales al día. Es importante no dejar la piel de tu hijo en contacto con la orina y las heces durante mucho tiempo, ya que esto puede provocarle una dolorosa dermatitis del pañal.

Hablando de la dermatitis del pañal, recuerda usar un ungüento para prevenir rozaduras después de cada cambio de pañal para evitar el problema. En cuanto a las marcas de pañales, cada bebé tiene sus particularidades y puede desarrollar alergias, independientemente del tipo de producto. Por lo tanto, prueba varias opciones hasta encontrar tu preferida.

Consejos para quienes son mamás por primera vez

¿A quién no le gustan los buenos consejos? Por eso, te trajimos algunas pautas muy prácticas para el día a día con tu recién nacido. Echa un vistazo:

  • La lista de productos de higiene que necesitarás se reduce a jabón líquido neutro, hisopos, ungüento para la dermatitis del pañal, toallitas húmedas o almohadillas de algodón, cortaúñas, alcohol 70°, y pañales desechables o de tela.
  • Al comprar un sostén de lactancia, considera el crecimiento de tus senos al elegir el tamaño.
  • La posición recomendada para que el bebé duerma es boca arriba, ya que esto ayuda a evitar el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
  • Presta atención a los diferentes tipos de llanto de tu bebé, ya que cada uno puede representar una necesidad específica (hambre, frío, miedo, etc.).
  • Conoce cuáles son los hitos del desarrollo infantil que acompañan el crecimiento de tu hijo.
  • Utiliza una aplicación que pueda ayudarte en este seguimiento. Así, podrás identificar el progreso de tu pequeño y estimularlo según la fase en la que se encuentre.

Ser madre primeriza no es tarea fácil. Implica una mezcla de sentimientos y emociones, como felicidad, angustia e inseguridad. Si te sientes así, recuerda que no estás sola. Trata de mantenerte informada y cree en tu potencial. ¿Has escuchado alguna vez el dicho «nace un bebé, nace una madre»? Eso es exactamente lo que pasa.

Con Kinedu, sigue el desarrollo de tu bebé y accede a +2,200 actividades de video y cientos de artículos creados por expertos. ¡Descarga la aplicación GRATIS y dale a tu bebé el mejor comienzo en la vida!