Todos estamos familiarizados con el hipo. Es algo común que experimentamos de vez en cuando. Sin embargo, la mayoría de los padres primerizos tienden a preocuparse cuando sus recién nacidos tienen hipo. Pero no deberían, el hipo es muy común en bebés menores de un año.

De hecho, es probable que tu bebé haya tenido episodios de hipo desde que estaba en el vientre (alrededor del sexto mes del embarazo, cuando sus pequeños pulmones se desarrollan).

¿Qué causa el hipo en los recién nacidos?

El hipo es generalmente causado por un estómago lleno, por tomar demasiado aire mientras se alimenta o por un cambio repentino en la temperatura. Es importante tomar en cuenta que no suelen molestar al bebé.

¿Qué debo hacer si mi bebé tiene el hipo?

En primer lugar, no debes preocuparte; trata de mantener la calma. No es peligroso para tu bebé. Podrías intentar hacerlo eructar, pero la realidad es que muchas veces es solo cuestión de esperar.

Echa un vistazo a los siguientes 3 consejos que puedes intentar en casa para quitarle el hipo:

        1. Haz una pausa y deja que tu pequeño eructe

Para que tu bebé se deshaga del hipo, haz una pausa mientras lo estás alimentando y déjalo eructar. El eructo liberará el exceso de gas que podría estar causando el hipo. Además, moverás a tu bebé en una posición vertical, ¡lo cual es benéfico para el hipo! De hecho, la Academia Americana de Pediatría sugiere eructar a un bebé que esté siendo alimentado con biberón después de cada 2 a 3 onzas.

Consejo: Cuando lo hagas eructar, recuerda frotar o acariciar suavemente la espalda de tu pequeño.

      2. Chupar un chupete

No todos los hipos son causados por la comida. Cuando tu bebé comience a tener hipo sin razón alguna, trata de hacer que succione un chupete. Esto funciona porque ayudará a relajar el diafragma y puede que detenga la ronda de hipo.

    3. No hagas nada

Con frecuencia, el hipo de tu bebé se detendrá por su cuenta. Si no molesta a tu bebé, entonces simplemente puedes dejar que corra su curso. Si el hipo de tu bebé no se detiene por su cuenta, habla con tu médico.

 

¿Cuándo debería de preocuparme por el hipo?

El hipo se considera normal en bebés menores de un año (o cuando todavía está en el útero). Sin embargo, es recomendable hablar con un médico si sucede lo siguiente:

  • Tu pequeño tiene hipo de manera recurrente.
  • Está enojado o agitado al tener hipo.
  • El hipo está perturbando sus horas de sueño.
  • El hipo continúa después de su primer cumpleaños.

¿Cómo prevenir hipo?

La realidad es que las causas del hipo en un bebé no siempre son claras, por lo que es difícil prevenirlo. Sin embargo, aquí hay algunos consejos que te pueden ayudar:

  • Asegúrate de que tu bebé esté tranquilo cuando lo alimentes.
  • No esperes a que tu bebé tenga tanta hambre que comience a llorar o se moleste cuando comiences a alimentarlo.
  • Evita juegos muy enérgicos o de rebote después de comer.
  • Mantén a tu bebé en posición vertical durante 20-30 minutos después de cada comida.

Para conocer más, visita las siguientes páginas:

Powered by Rock Convert