¿Quién no quiere tener hijos amables? Después de todo, sus acciones se reflejarán en ti, ¿verdad? Por más que queramos que nuestros hijos digan «por favor» y «gracias» tan pronto como comiencen a hablar, eso probablemente no sucederá… pero ciertamente podemos comenzar a enseñarles buenos modales y cómo ser educados desde temprana edad.

Enséñele a tu hija a ser sensible

La base de los buenos modales es el respeto mutuo y este se deriva de nuestra sensibilidad. ¡Enseñarle a tu hija a ser sensible hacia los demás será el comienzo para adquirir buenos modales! Un niño sensible, naturalmente se preocupará por los demás, lo que lo llevará a convertirse en una persona educada. Esencialmente, un niño que aprende a ser sensible será más educado en formas creativas y más sincero, que si solo le leen un libro de etiqueta. Y si deseas promover esto en tus hijos, ¡es posible que también desees practicar la crianza sensible! Lee más sobre esto aquí.

Sé un buen modelo a seguir de buenos modales

Modelar comportamientos es la mejor manera de enseñarle buenos modales a tu hija. Si quieres una hija amable, debes mostrarle cómo ser educado a través de tus acciones. ¡Recuerda que tu pequeña aprende a través de la observación y la imitación! Por lo tanto, debes tener cuidado con tus acciones y palabras.

Aquí hay algunas cosas que puedes probar:

  • Modifica tu tono cuando le hables a tu hija y trata de usar palabras como «por favor» y «gracias». A pesar de que tu pequeña (aún) no comprende que estas palabras demuestran amabilidad, entenderá que «por favor» es la forma en que obtiene lo que desea y «gracias» es la forma como finaliza esa colaboración. Recuerda que los niños comprenden el uso de una palabra mucho antes de que comprendan su significado.
  • Muéstrale a tu hija cómo tratar a las personas, las cosas y las mascotas. Por ejemplo, si tu pequeña tiende a agarrar la cara o el cabello de las personas, intenta mover su mano y muéstrale cómo acariciar suavemente. Con el tiempo y a medida que crezca, la «amabilidad» se traducirá en cortesía.
  • Anima a tu niña a decir «hola» y «adiós». Aproximadamente a los dos años, tu hija seguramente podrá decir «hola» al llegar y «adiós» al irse. A veces, tu pequeña se emocionará al decir «hola» y «adiós», pero en otras ocasiones tal vez sea demasiado tímida para hablar. ¡No te preocupes! Puedes intentar prepararla para la ocasión. Por ejemplo, si van a visitar a la abuela, dile: «Cuando lleguemos a casa de la abuela, vamos a decir ‘¡Hola, abuela!’».
  • Usa citas de juego para enseñar modales. Cuando planees una cita de juego para tu pequeña, trata de enseñarle desde antes cómo compartir sus juguetes con otros niños, evitar golpear o empujar, y cuáles son las reglas básicas para jugar con otros niños y ser una persona amable. 

Trate de notar y elogiar los buenos modales de tu pequeña, y recuerda que estos comportamientos se aprenden, por lo que a tu hija le tomará tiempo aprenderlos e incorporarlos en su vida diaria; así que ten paciencia.

desarrollo de tu bebe