Los bebés aprenden por medio de la imitación; esta les permite practicar y dominar nuevas habilidades. Observan a otras personas hacer cosas y luego copian esas acciones en un intento de hacerlas ellos mismos.

Lo que hacen los bebés y su comportamiento con las personas y los objetos generalmente depende de lo que hayan visto hacer a sus padres o cuidadores. Por ejemplo, tu bebé sabe, sin que hayas tenido que darle instrucciones específicas, ¡cómo sostener un teléfono de juguete en su oído! ¡Ha aprendido viéndote hablar por teléfono!

La imitación también puede ayudar a desarrollar la empatía o la capacidad de experimentar lo que otra persona siente. Porque, al imitar, los niños aprenden las reacciones, gestos o acciones de ciertas cosas, pudiendo relacionar eso con los sentimientos de la otra persona.

La teoría del aprendizaje social de Albert Bandura establece que el comportamiento se aprende del entorno a través del proceso de aprendizaje observacional. Bandura dice que la mayoría de los comportamientos que muestran las personas se aprenden con el ejemplo de otros; y por imitación, las personas pueden aprender cosas que no necesariamente han vivido.

¡Consejos para fomentar las habilidades de imitación de tu hijo!

Aunque la imitación es algo que tu pequeño hace de forma natural y espontánea, aquí hay algunas cosas que puedes hacer con él o que simplemente puedes tener en cuenta.

Con bebés

Los bebés nacen con una capacidad innata para copiar expresiones faciales básicas. Recuerda que cada interacción es una oportunidad de aprendizaje para tu hijo. Haz movimientos lentos y repetitivos para que tu pequeño pueda procesar la nueva información y trata de crear un ambiente en el que tu hijo pueda observar e imitar sonidos, gestos y comportamientos; esto aumentará la probabilidad de que imite acciones. ¡Haz sonidos con la boca y repite los que hace tu hijo! La música también es una excelente manera para que tu bebé imite acciones. ¡Canten una canción, aplaudan, toquen un tambor o bailen juntos!

Con niños pequeños

Los niños aprenden constantemente haciendo cosas, no solo mirando, así que deja que tu pequeño te observe completar una tarea simple, como ponerte un zapato, ¡y luego déjalo intentarlo! Este es un buen momento para animar a tu hijo a participar en las tareas del hogar porque le encantará ayudar e imitar lo que haces. Al año de edad, los bebés comienzan a recordar e imitar acciones que observaron un mes antes.

El mejor modelo a seguir de habilidades sociales

¡Eres el primer y mejor maestro de tu hijo! Recuerda siempre modelar el comportamiento que deseas ver en él. Si quieres que sea paciente, amable y educado, ¡tienes que ser así tú también! Por supuesto, ningún padre es perfecto todo el tiempo. Entonces, si haces o dices algo que desearías que tu hijo no hubiera visto o escuchado, repara los daños y habla al respecto con tu pequeño. Aquí hay un artículo sobre crianza positiva que puede resultar útil. 

Mira este video de una actividad de Kinedu destinada a bebés de 4 a 6 meses de edad. ¡Pruébala en casa con tu pequeño! Su finalidad es reforzar la imitación de gestos y fomentar las interacciones de servir y devolver. 

desarrollo de tu bebe