El proceso de destete puede variar mucho, ya sea por la edad, el desinterés del bebé o la elección de la madre. ¡Aquí resolvemos todas tus dudas!

El destete es el proceso de dejar de alimentar al bebé con leche materna. Este comienza con la introducción de los primeros alimentos sólidos y termina con la interrupción completa de la lactancia. Lo cierto es que existen muchos motivos que intervienen en la decisión de dejar de amamantar a tu hijo, ya sea que siga siendo un bebé o sea mayor. Entre ellos están factores como la vuelta al trabajo, el desinterés del bebé o un nuevo embarazo.

Como cada madre y su bebé viven en un contexto único y lo ideal es que ambos estén listos para el proceso de destete, es normal que surjan muchas preguntas: ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Qué signos de madurez da tu bebé? ¿Cuáles son las formas de destete? ¿Qué pasa si quiero seguir amamantando?

Como este tema genera mucho debate, preparamos este post con preguntas y respuestas sobre el tema para ayudarte en este proceso. ¡Sigue leyendo!

¡Descarga Kinedu GRATIS y encuentra más de 2,200 actividades específicas para la edad de tu bebé y creadas por expertos en desarrollo infantil!

¿Cómo sé si mi bebé está listo para el destete?

Aunque lo mejor es amamantar a tu hijo desde que nace hasta que cumple dos años, se entiende que cada familia vive en un contexto diferente y que el momento indicado para el destete es cuando la madre y el bebé están listos. Sin embargo, antes de un año, en la mayoría de los casos, es posible que tu bebé no esté listo para dejar de amamantar, incluso si hay una falta de interés de su parte. El desinterés puede ser causado por el uso de biberones, por el cambio de sabor o volumen de la leche, por un nuevo embarazo, un resfriado o virus, la dentición, entre otros motivos. En general, la falta de interés tiende a ser temporal y no debe confundirse con el destete natural.

Por lo tanto, algunas señales de que tu bebé es lo suficientemente maduro para comenzar el proceso de destete son:

  • Acepta bien una amplia variedad de alimentos.
  • Acepta otras formas de consuelo para calmarse.
  • Acepta no amamantarse en determinadas ocasiones y lugares.
  • Puede esparcir más las tomas, reduciendo la frecuencia con la que solicita el pecho.
  • Prefiere otras actividades, como jugar y correr, en lugar de amamantarse.
  • Está más seguro en relación a ti, no mostrando tanta ansiedad por separación, por ejemplo.

¿Cuándo es apropiado comenzar el proceso de destete?

Como ya se ha explicado, el inicio de la ablactación o destete se produce cuando se le ofrece al bebé el primer alimento sólido, lo que suele suceder alrededor de los seis meses de edad. Sin embargo, la recomendación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) es que la lactancia materna debe continuar siendo el principal alimento de tu bebé hasta que cumpla un año. Después de eso, puede servir como alimento complementario hasta que cumpla dos años o más.

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

El destete natural, iniciado por el niño, suele darse entre los 2 y los 4 años. Sin embargo, esto a menudo suele adelantarse debido a la necesidad o al deseo de la madre. En este caso, se recomienda que el proceso sea monitoreado por el pediatra o un especialista en lactancia, y propuesto gradualmente a tu hijo.

¿Cuáles son los tipos de destete?

Ya hemos mencionado el destete natural y gradual, pero en realidad el proceso de destete se puede clasificar en cuatro categorías: natural, parcial, planificado o gradual, y abrupto. En el primero, se produce el autodestete, proceso que se se da por iniciativa del bebé y que es obedecido por la madre, espaciando horas, reduciendo el tiempo de tomas, etc.

amamantar y alimentacion de bebe

El destete parcial, en cambio, se puede realizar para aliviar la carga de la madre o para conciliar las dificultades de la rutina, sin tener que realizar un destete brusco. Ocurre, por ejemplo, cuando la madre vuelve al trabajo y amamanta solo por la noche o cuando elige destetar por la noche.

La ablactación o destete planificado y gradual es el más adecuado cuando la decisión viene de la madre, o incluso cuando su hijo muestra signos de maduración, pero no hay intención de esperar al destete natural. Este proceso consiste en reducir paulatinamente la frecuencia y el tiempo de las tomas, y se ofrecen otras alternativas de consuelo y alimentación en los momentos en que el bebé suele solicitar el pecho.

Finalmente, el destete brusco no está indicado. Idealmente, tu bebé debe sentirse seguro para comenzar el destete y tú te evitarás problemas, como bloqueos en el conducto mamario o mastitis. Sin embargo, si este tipo de destete eventualmente ocurre, debido a algún tratamiento de salud u otra necesidad, siempre es bueno buscar orientación profesional.

¿Dudas sobre cómo amamantar o alimentar a tu bebé? Accede a más de 2,000 actividades y artículos creados por expertos con tips sobre este tema.

¿Cómo destetar a bebés y niños mayores?

Como hemos visto, no existe una única forma o estándar para el proceso de destete. Sin embargo, algunos pasos hacia un destete saludable pueden facilitar el proceso, según la edad y el contexto de cada quien.

Bebés de hasta 12 meses

Con bebés menores de un año, si así lo decide la madre, el destete parcial puede ser una buena solución. Si la opción es realmente destetar a tu bebé, lo más recomendable es hacerlo de forma gradual, sustituyendo una toma a la vez por una taza o biberón, retirando una cada semana.

Será más fácil si otra persona le ofrece leche a tu bebé, preferiblemente sin que estés ahí, para que no te huela. Además, algunas acciones pueden facilitar el proceso y se pueden realizar a cualquier edad:

  • Debes estar segura de tu decisión.
  • El resto de la familia y las personas involucradas con tu bebé comprenden la complejidad del proceso.
  • Evita otros cambios importantes simultáneos.
  • Sé paciente ante las posibles reacciones de tu bebé, como necesitar más atención y llorar más a menudo.
  • Extrae un poco de leche para aliviar la presión de tus senos y prevenir la mastitis. Como la producción de leche está regulada por la demanda, tu cuerpo producirá gradualmente menos hasta que se detenga.

Bebés de más de 12 meses

Después de un año, ya es posible adoptar algunas tácticas para el destete diurno, como:

  • No ofrezcerle pecho a tu hijo si no te lo pide. Sin embargo, no se lo niegues si te pide de comer.
  • Trata de espaciar las tomas, limitando tiempos y lugares, por ejemplo.
  • Cambia la rutina, sustituyendo los momentos en que suele exigir el pecho con otras actividades.
  • Ofrécele distracciones o incluso otros alimentos cuando te pida el pecho.
  • Acorta el tiempo de alimentación o posponlo cuando lo pida, explicando que necesitas terminar algo primero.
  • Pide ayuda al padre u otros cuidadores siempre que sea posible, porque a pesar de que la lactancia materna es tarea de la madre, el apoyo de quienes no amamantan es fundamental.

En el caso del destete nocturno, algunas técnicas sugeridas son:

  • Trata de mover a tu hijo a otra cama, si tienen la costumbre de dormir en la misma cama.
  • Pídele a tu pareja o a otros cuidadores que te ayuden con la rutina del sueño.
  • Ofrécele agua a tu bebé en lugar de leche.
  • Ofrécele otras formas de consuelo, como cargarlo, poner música, darle cariño, etc.

¿Qué pasa si quiero seguir amamantando?

Siempre que tú y tu bebé quieran seguir con la lactancia, no habrá problema. Los beneficios de la leche materna seguirán existiendo. Tarde o temprano, tu niño liderará el proceso de destete, así que te corresponde prepararte para él

Al igual que otras etapas del desarrollo infantil, el destete no sucede en un tiempo específico. Se deben considerar muchos factores, además de la madurez del niño y la voluntad de la madre. Lo importante es conciliar todo esto en un proceso que responda a las exigencias de ambos, desarrollándose de la manera más natural posible para ambos.