El destete es un proceso y una decisión personal, y es diferente para todos. Esta decisión puede estar influenciada por el regreso de la madre al trabajo, la salud de la madre o el bebé, o simplemente porque existe la sensación de que es el momento adecuado; y el proceso de destete puede durar meses o incluso años.

¿Qué es el destete?

El término de destete varía en significado en diferentes culturas. Sin embargo, en términos generales, comienza con la introducción del primer alimento sólido ーcuando la lactancia materna ya no es exclusivaー y finaliza con el cese de la lactancia materna.

Cuando se introducen los sólidos, la lactancia materna sigue siendo muy beneficiosa y recomendada hasta que tu niño pequeño cumpla al menos 12 meses de edad. Sin embargo, puedes continuar amamantando después de 12 meses si tú y tu bebé así lo desean.

amamantar y alimentacion de bebe

Cómo destetar a mi bebé

Si has decidido que es hora de destetar parcial o completamente a tu bebé, la siguiente información puede ayudar a facilitar el proceso:

  1. En primer lugar, elige un momento tranquilo en el que tu bebé esté feliz, saludable y no haya grandes cambios en la vida de la familia (como mudarse a una nueva casa, comenzar la guardería, etc.).
  2. El momento más simple y natural para comenzar el destete es cuando tu bebé inicie el proceso por sí mismo. Recuerda que dejar de amamantar abruptamente puede tener implicaciones emocionales y físicas tanto para la madre como para el niño.
  3. Prepara el biberón y preséntalo a tu pequeño con cariño. Explícale que, a partir de ahora, tomará su leche del biberón.
  4. Si tu bebé se resiste a beber del biberón, puedes pedirle ayuda a tu pareja o a un familiar. Tu hijo ha aprendido a asociar la alimentación contigo y al principio puede sentirse incómodo cuando lo alimentas de una forma diferente.
  5. Si tu bebé tiene un año o menos, intenta primero sustituir la toma diurna o nocturna que menos le guste y dale el biberón.
  6. Asegúrate de darle a tu bebé varios días (o incluso semanas) para acostumbrarse al cambio antes de sustituir otra sesión de lactancia materna por una de biberón.
  7. Lentamente, trata de alargar el tiempo entre tomas, para que tu bebé se acostumbre gradualmente al destete. Durante este período, no te extraigas leche a menos que te sientas incómoda. Si eliminas solo unas pocas tomas al día, es posible que no se produzca ninguna congestión. Sin embargo, si aceleras el proceso de destete, asegúrate de extraer un poco de leche para prevenir una infección.
  8. Con el tiempo, tu cuerpo comenzará a producir menos leche. La lactancia materna funciona bajo la ley de la oferta y la demanda; tan pronto disminuyas las tomas, tu producción de leche también disminuirá y, finalmente, tu cuerpo ya no producirá más leche materna.
  9. Pídele a tu pediatra recomendaciones de leches de fórmula. Si deseas que tu bebé beba leche materna del biberón, asegúrate de almacenar una cantidad adecuada.
  10. Intenta introducir el vaso con una ración de agua durante el proceso de destete. Luego, introduce gradualmente la leche en el vaso para evitar que tu bebé también deba destetarse del biberón más adelante.

Consejos para el destete diurno:

  • Si deseas acelerar el proceso de destete, una técnica sencilla es amamantar a tu bebé solo cuando te lo pida y no ofrecerle el pecho cuando no lo quiera. Recuerda complementar esto con la información anterior.
  • También puede ser útil cambiar tu rutina diaria y evitar la silla o el espacio de la casa donde solías amamantar.
  • Si lo necesitas, no dudes en pedir ayuda a otros miembros de la familia.
  • Intenta distraer a tu pequeño durante el horario de sus sesiones habituales para amamantarse. Ofrécele un refrigerio u otra bebida, vayan a su parque o lugar favorito, léele un libro o cántale.
  • Si tu bebé comprende el concepto de espera, intenta acortar la duración de las tomas cantando una canción o contando hasta 20.
  • Considera retrasar el destete si tú o tu bebé no se sienten bien. Es más probable que esta transición sea más sencilla si ambos gozan de buena salud.

Consejos para el destete nocturno:

  • Las tomas de la siesta y/o nocturnas suelen ser las últimas en desaparecer.
  • Puedes comenzar permitiendo que otro miembro de la familia se haga cargo de la rutina de la hora de dormir.
  • Mima, abraza y besa a tu bebé, o incluso pon música suave para reemplazar la sesión de lactancia nocturna o durante las siestas.
  • Cuando tú y tu bebé decidan detener la alimentación nocturna, puedes realizar una rutina nocturna que no se centre en la lactancia materna y en su lugar leer un libro.
  • Siempre habla con tu bebé con anticipación sobre esto y explícale el proceso con amor y paciencia.

Recuerda que el destete puede ser un proceso rápido o gradual. Pon atención a las señales de tu bebé. Algunos signos que indican que el proceso de destete va demasiado rápido son que tu pequeño hace más berrinches, pasa por regresiones, está más ansioso y siente mucha ansiedad por separación.

Algunos bebés estarán listos para el destete incluso antes que sus madres, mientras que otros comenzarán a mostrar más interés en los alimentos sólidos y menos en la lactancia materna de forma lenta y gradual. ¡Algunas madres también pueden estar listas para el destete en diferentes momentos! Recuerda que es una decisión personal y que es normal sentir un poco de tristeza o nostalgia, pero no te preocupes, estos sentimientos pasarán cuando veas que tu hijo está alcanzando nuevos hitos en su desarrollo. No olvides ser paciente contigo misma y con tu pequeño durante este proceso. Dedicar tiempo para planear una estrategia de destete puede permitirte probar diferentes enfoques para que decidas qué te funciona mejor a ti y a tu bebé.