Tal vez has notado que la piel de tu pequeño es muy suave y delicada. Su piel es más delgada que la de los adultos y puede irritarse, quemarse con el sol y resecarse con mayor facilidad. Por esta razón, es importante tomar precauciones para mantener su piel sana. Los siguientes consejos te pueden ayudar a mantenerla así:

descarga_kineduPowered by Rock Convert
  1. No utilices jabón cada vez que lo bañes. Los días que sí uses jabón, utiliza uno que sea hipoalergénico, no perfumado y especial para bebés.
  2. No expongas a tu bebé de forma directa al sol. Evita salir con él entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, pero si tienes que salir, vístelo con ropa fresca de algodón que tape sus brazos y piernas. No olvides cubrir su cabeza también. Camina por la sombra para exponer a tu bebé lo menos posible al sol.
  3. Cambia el pañal de tu pequeño frecuentemente para evitar que se rose. Limpia muy bien el área con agua y algodón. Si utilizas toallas húmedas, evita las que tienen alcohol o fragancias ya que pueden irritar la piel de tu pequeño.
  4. Cuida que la piel de tu bebé no entre en contacto con químicos fuertes como lo pueden ser los restos del detergente. No es necesario comprar detergentes especiales, simplemente procura siempre enjuagar muy bien todas las prendas y artículos de tu pequeño. Durante estos primeros meses, es recomendable lavar su ropa por separado. Pasados los cuatro meses, puedes volver a lavar su ropa con la de la familia, siempre y cuando te asegures que esté bien enjuagada.

Finalmente, la piel de tu bebé tiene una capa natural de protección por lo que no requiere de cremas. Si notas que su piel se ha resecado, puedes aplicar un poco de crema no perfumada para bebé en el área afectada. Una vez que recupere su hidratación, descontinúa su uso y utilízala solo en casos necesarios.