Las manchas de nacimiento en bebés suelen ser notadas rápidamente por los padres.

Si bien pueden sorprender o alarmar, lo cierto es que en la gran mayoría de los casos no representan peligro para la salud. Sin embargo, es necesario conocer muy bien cuáles son estas marcas y permitir que los verdaderos expertos las evalúen.

Aquí, te explicamos los dos principales tipos de marcas de nacimiento —las vasculares y las pigmentadas— y por qué se originan.

Manchas de origen vascular

De acuerdo a la Asociación Americana de Pediatría (AAP), estas marcas —generadas a raíz de vasos sanguíneos adicionales— suelen ser rojas, rosas o azules. Debido a su tibieza, también es posible identificarlas mediante el tacto.

Entre las marcas de nacimiento de origen vascular en bebés encontramos diferentes clases, como:

Nevo simple

A menudo se le llama “mancha salmón” ya que es plana y de color rosa. Cuando se ubica detrás del cuello se le dice “marca de la cigüeña»; y si está entre los ojos, “beso de ángel”.

Lo más probable es que esta mancha desaparezca por sí sola de la piel de tu bebé, aunque en algunos casos requiere de tratamiento, especialmente si es de gran tamaño.

Mancha en vino de Oporto

Esta marca de nacimiento —que suele ser rosa o roja— puede afectar distintas zonas de la cara y el cuerpo, y da la impresión de que la piel se hubiera manchado con un líquido de color granate. Es parecida a la nevo simple y, por lo general, de mayor tamaño.

Al no afectar la salud, en la mayoría de los casos este tipo de mancha no suele ser tratada médicamente. No obstante, si se oscurece o se vuelve más gruesa, se puede aplicar un tratamiento con láser con la finalidad de aclararla.

Si se notan manchas con estas características en la cabeza o en la cara, lo recomendable es acudir con un profesional de la salud.

Hemangioma congénito

Estas manchas pueden ser involutivas, es decir que desaparecen en pocas semanas; o no involutivas, porque permanecen y se pueden extirpar en la niñez, adolescencia o adultez. En ambos casos, no representa una amenaza para la salud del bebé y el tratamiento inmediato no es requerido.

Estos hemangiomas se identifican por su color azulado o morado y por su forma redonda u ovalada que está muy marcada desde el momento del nacimiento. A veces, estas manchas tienen vasos sanguíneos muy pequeños en la superficie —casi imperceptibles a simple vista— y están rodeadas por un anillo blanco.

Hemangioma infantil

Estas manchas son azules o moradas cuando se encuentran en capas profundas de la piel, y rojas —»marcas fresa»— cuando son muy superficiales. Tampoco suelen representar una amenaza para la salud y tienden a encogerse con el paso de los meses, desapareciendo totalmente cuando el niño tiene alrededor de un año.

salud y bienestar de bebePowered by Rock Convert

Manchas pigmentadas

En la gran mayoría de los casos son marrones o grises y suelen estar compuestas por melanocitos adicionales, es decir, las células que generan el pigmento de la piel.

Algunos de los tipos de manchas pigmentadas son:

Nevos melanocíticos congénitos

Son pequeños lunares variados, generalmente de color marrón. También, hay casos en que son de tonalidad rosa, roja o negra; algunas de estas manchas pueden ser ásperas, abultadas y tener mucho pelo.

Si bien suelen ser inofensivos es importante vigilar cualquier cambio de la marca con el paso del tiempo y proteger la piel del bebé del contacto prolongado con rayos solares.

Si el nevo crece de manera importante y ves algún cambio poco saludable, la revisión del médico de confianza es fundamental.

Manchas café con leche

Se trata de manchas de color marrón claro con forma ovalada o redonda, las cuales suelen ser más pequeñas que la palma de la mano del bebé; cuando tienen las características descritas son inofensivas.

Ahora bien, si empiezan a presentar rasgos adicionales o extraños —como el surgimiento de bordes irregulares o el desarrollo de varias manchas iguales en la zona afectada— es necesaria la revisión médica para descartar o detectar afecciones genéticas poco comunes.

Melanocitosis dérmica

Estas manchas —comunes de encontrar en la parte baja de la espalda o en las nalgas— son inofensivas en la gran mayoría de los casos y desaparecen por sí solas en los primeros años de vida. Muy pocas veces están vinculadas con afecciones genéticas raras. De todas maneras, la evaluación periódica del pediatra siempre será necesaria.

Además de ser marrones, es posible encontrar este tipo de manchas en colores como negro, gris y azul dependiendo de la capa de la piel en que se encuentren.

Mosaicismo pigmentario

Estas marcas son fáciles de identificar, ya que cuentan con patrones únicos como líneas y espirales. Son de color marrón claro, pero pueden variar de tonalidad a raíz de la exposición al sol.

Si la mancha cubre una zona grande del cuerpo, es importante analizar la marca para descartar o identificar problemas relacionados con el cerebro, los ojos o los huesos. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos —especialmente cuando son pequeñas— no representan riesgos para la salud ni requieren de tratamiento.

¡Bien! Ya conoces cuáles son los dos tipos de manchas de nacimiento en bebés y por qué se originan. Como ves, generalmente no representan peligro, incluso muchas veces desaparecen por sí solas. De todos modos, para atacar a tiempo cualquier posible problema, es necesario que estas manchas sean evaluadas por los especialistas en las consultas médicas periódicas de los bebés.

Recuerda también que la higiene es parte importante del cuidado de la piel de tu bebé, así que te invitamos a ampliar o repasar tus conocimientos con el artículo ¿Cómo bañar a mi bebé?