Para los padres primerizos puede resultar inquietante cualquier anomalía que surja durante los primeros días de vida de su hijo. Una de las alteraciones en bebés que pueden aparecer en esta primera etapa es la llamada «mancha mongólica», la cual aparece comúnmente en la piel de los recién nacidos y que —de acuerdo a investigaciones— no debe ser motivo de preocupación.

A continuación, te presentamos tres aspectos importantes para tener en cuenta en caso de que esta mancha aparezca en la piel de tu bebé. ¡Presta atención!

1. ¿Cómo identificar la mancha mongólica en bebés?

La mancha mongólica —melanocitosis dérmica congénita— es una marca de color azul que aparece comúnmente en la base de la columna y pompas del bebé. Suele ser plana, tiene una forma no definida y puede medir de 1 a 20 centímetros.

Su color azul grisáceo se debe a la presencia de células llamadas melanocitos, las cuales se encuentran debajo de la piel. A veces, este color puede hacer que sea confundida con un hematoma o moretón.

También, la mancha mongólica puede aparecer en la espalda, hombros, cuero cabelludo y extremidades del bebé, aunque en estas zonas suele ser menos típica y más propensa a permanecer hasta la edad adulta.

salud y bienestar de bebe

2. ¿Por qué aparece este tipo de mancha?

La aparición de la mancha mongólica depende por completo del grupo racial al que pertenece cada bebé. Es decir, si tu bebé tiene genes de ascendencia oriental, africana, americana o latina es más propenso a que sus células puedan producir este tipo de marca en la piel.

Según la revista Acta Pediátrica Española, el 90% de los mongoles recién nacidos llegan al mundo con este tipo de mancha, razón por la cual es nombrada como «mancha mongólica». En el caso de Latinoamérica solo el 40% de los bebés nace con esta marca, la cual puede aumentar en los primeros dos años de vida del pequeño y desaparecer lentamente con el tiempo.

3. ¿Cuál es su pronóstico y tratamiento?

Diversas investigaciones afirman que la mayoría de los bebés que nacen con alguna mancha mongólica no corren ningún riesgo de salud. Estas manchas suelen ser benignas y no necesitan de un tratamiento especial. Sin embargo, existen algunos casos en que la mancha mongólica puede adquirir una forma poco común y un tamaño más grande del habitual. En estos casos es importante consultar con tu pediatra.

Es importante observar cualquier variante o anomalía en la mancha de tu bebé, y que durante el chequeo de rutina su pediatra pueda examinarla también.

¡Muy bien! Ahora ya sabes cómo identificar la mancha mongólica en bebés, las causas que la generan y el protocolo a seguir para tratarla.

¿Qué te pareció la información de este artículo? ¡Queremos saber tu opinión, así que déjanos un comentario!