Hasta que no se levante y se mueva por toda la casa, no será necesario bañar a su bebé todos los días.

La Academia Americana de Pediatría recomienda bañar a su bebé aproximadamente 3 veces a la semana durante el primer año de vida para prevenir la piel seca. Nuestros pequeños tienen una piel muy delicada que se lubrica sola para su protección. Sin embargo, alrededor del mundo, muchas culturas tienen la costumbre de bañarse todos los días. Como padres, ustedes saben cuánto suda o se ensucia su pequeño, por lo que es mejor decidir cuántas veces bañarlo de acuerdo con sus instintos y las recomendaciones de su médico. En algunos casos, los pediatras les recomendarán bañar a su bebé todos los días, especialmente si el clima es muy húmedo o caluroso.

salud y bienestar de bebe

Consejos para bañar a un bebé

Ahora, ya sea que decidan darle un baño a su bebé todos los días o no, asegúrense de mantener limpia el área del pañal después de cada cambio. Asimismo, tengan especial cuidado en la zona del cuello y todos los pliegues del cuerpo; en estas áreas se acumulan el sudor, la suciedad y la pelusa. ¡Pasen un paño de algodón húmedo por los pliegues para asegurarse de que se bebé esté limpio y feliz!

¡Aquí hay algunas notas para aprovechar al máximo este ritual!

  • La hora del baño no solo sirve para mantener limpio a su bebé, también es un momento agradable y relajante para él.
  • ¡El baño es un excelente comienzo para la rutina nocturna! Traten de que sea un momento tranquilo y sin preocupaciones. Ayudarán a su bebé a reconocer eventualmente que ya casi es hora de irse a dormir.
  • Recuerden no bañar a su bebé justo antes o después de darle de comer porque, por un lado, es menos probable que un bebé hambriento coopere con el proceso y, por otro, el movimiento puede provocar reflujo.
  • Finalmente, el baño debe ser un momento de relajación y ternura. Es muy común que los bebés lloren o se resistan al baño las primeras veces ya que es algo nuevo para ellos. Así que asegúrense de ofrecerle a su pequeño su apoyo, amor y una sensación de seguridad para que el proceso sea más agradable.

Si quieren saber más sobre los pasos a seguir, ¡pueden leer nuestras publicaciones anteriores y además aprender cómo hacer del baño una experiencia divertida para su pequeño!