Todos sabemos que pasar una tarde tomando el sol sin protección solar no es una buena idea. Las quemaduras de sol son dolorosas e incómodas, además que dañan la piel. Imagínate, si este es el daño que sufrimos nosotros, ¿cuál será la repercusión en un bebé? Una quemadura de sol en un bebé es muy diferente a la de un adulto. La misma exposición al sol es mucho más seria. Puede causarle deshidratación, fiebre, ampollas, golpe de calor o hasta llegar a ser una emergencia médica.

La piel de los bebés es muy sensible, delgada y contiene poca melanina (pigmentación de la piel que sirve como protector). Por esta razón se quema muy fácilmente y, aunque no llegue a ser una emergencia, puede causar daños permanentes. Como padres, es muy importante tomar las medidas necesarias para cuidar de nuestros hijos. A continuación, te presentaremos algunos consejos que te ayudarán a mantenerlo seguro.

Consejos básicos para la protección solar:

Al salir:
  • Si tu bebé es menor de 6 meses, evita su exposición directa al sol.
  • Vístelo con ropa ligera que cubra sus brazos y piernas; elige colores brillantes con tejido apretado para evitar que el sol traspase las prendas.
  • Ponle un sombrero que le dé sombra en la cara, orejas y cuello.
  • Intenta caminar bajo la sombra al salir de paseo.
  • Utiliza una carriola con sombra de sol.
  • Evita salir entre 10 de la mañana y las 4 de la tarde; horario cuando el sol está más fuerte.
  • Si salen a comer, intenten comer adentro; si no es posible, busca sombrillas o árboles.
  • No se dejen engañar por los días nublados; a pesar de no ver el sol, los rayos UVB/UVA traspasan las nubes.

Al pasear en el auto:
  • Mantén a tu bebé alejado de las ventanas, colocando su asiento en el medio del coche.
  • Si puedes, utiliza paneles de bloqueadores solares para ventanas; estos ayudan a disminuir la entrada de rayos ultravioletas.

¿Aplicar o no protector solar?

Esta pregunta ha creado un gran debate entre los expertos. Por un lado, la FDA (La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) y la Fundación de Cáncer de Piel recomiendan no aplicar protección solar a infantes menores de 6 meses. Por el otro, la Asociación Americana de Pediatría recomienda aplicar un poco de protector solar especial para infantes sobre las áreas expuestas al sol (manos y cara).

Si decides aplicar protector solar en las áreas expuestas, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza un bloqueador específico para bebés, el cual contenga óxido de zinc o dióxido de titanio. Este tipo de bloqueadores protegen la piel contra los rayos UVB y UVA. Además, se aplican sobre la piel y no se absorben como otros protectores.
  • Coloca un poco de bloqueador solar en un área pequeña de la piel a modo de prueba contra reacciones alérgicas.
  • Evita bloqueadores solares que contengan PABA (ácido paraaminobenzoico) u Oxibenzona.
  • Aplica bloqueador 30 minutos antes de salir.