Después de la emoción del parto, es hora de que tu cuerpo se recupere. ¡Descubre ahora cómo pasar por el puerperio de forma saludable!

Tu bebé ya nació. Después de tantos meses sintiéndolo crecer dentro de ti, tu cuerpo ya no es el mismo. El parto fue un momento que exigió mucho de ti, y tu cuerpo tendrá que pasar por todo un proceso hasta que vuelva a ser lo que era antes del embarazo.

Este periodo se llama puerperio. Comienza justo después del parto y termina cuando comiences a menstruar de nuevo, y tiene una duración de entre cinco y seis semanas. El puerperio, además, se puede dividir en tres fases: inmediata, mediata y tardía. El puerperio inmediato comprende las primeras 24 horas después del parto. La fase mediata va después de las primeras 24 horas y hasta los 7 días. Por último, la fase tardía comprende el día 8 después del parto y hasta el final del período (42 días).

Otro aspecto del puerperio es que algunas madres desarrollan depresión y ansiedad después del parto, ya que se están acostumbrando a algo totalmente nuevo y retador: tener y criar un hijo. ¡Pero tómatelo con calma! Hay formas de lidiar con estos sentimientos y mantener tu salud física y mental.

¿Quieres saber cómo? ¡A continuación hemos preparado algunos consejos para ti!

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

Cuida tu salud mental y descansa

Muchas madres se agobian por todas las cosas que deben hacer. Tu pequeño necesita mucha atención: cambiarle el pañal, bañarlo, alimentarlo. ¡Y todo depende de ti! Además, aún debes realizar las tareas diarias y cuidarte. No olvidemos también que la lactancia materna absorbe mucha energía de la madre, y las noches de sueño a menudo se interrumpen. ¡Es mucho trabajo y a veces solo dos personas no son suficientes para manejarlo!

salud y bienestar de bebe

Entender que no es posible hacer todo y tener un hogar perfecto y que todos nos equivocamos es uno de los secretos para mantener la salud mental diaria. Trata de descansar con tu bebé y duerme cuando duerma él. Necesitas y mereces descansar.

Habla con otras madres

La angustia y la preocupación en el puerperio merodean por la cabeza de cualquier madre, y es común que se sientan solas. Estos son sentimientos que pueden no ser entendidos por sus parejas y por personas que no han pasado por lo que ellas están pasando.

Buscar una red de apoyo formada por otras madres puede ser una solución extraordinaria y que te abrirá el camino a la reflexión y la aceptación. Solo otra madre es capaz de comprender el torbellino de sentimientos y hormonas que afrontas después del parto. Busca grupos de madres en Internet e intenta conectarte con las madres de tu familia y círculos de amigos. Compartan sus experiencias. ¡Descubrirás que tus dudas y ansiedades son más comunes de lo que crees!

Cuida tu cuerpo y lo que comes

Tu cuerpo ha pasado por una transformación gigantesca y ahora necesita recuperarse. Mantener hábitos saludables es fundamental en el puerperio. Además de beneficiarte a ti, también beneficia a tu bebé.

Debes tener especial cuidado con tus comidas para que tu cuerpo pueda recuperarse. Por ello, es fundamental beber mucha agua y comer frutas y verduras para consumir todos los nutrientes necesarios.

Hacer ejercicio físico también estimula tu metabolismo y beneficia a tu salud. Comienza con ejercicios ligeros y ve aumentando la intensidad de acuerdo a las respuestas de tu cuerpo y a las recomendaciones de tu médico.

A pesar de ser una fase de muchos cambios, es posible mantenerse saludable y feliz durante el puerperio. Recuerda que la madre perfecta no existe y que exigirte demasiado no conduce a nada. Esto será clave para ti y tu bebé.

¿Te gustó el artículo y quieres saber más sobre el mundo de la maternidad? ¡Consulta nuestro artículo sobre nutrición durante la lactancia