Para los bebés, en un comienzo el baño puede ser algo incómodo. Primero les quitamos la ropa, pasan frío y luego los mojamos sin su previa autorización. El cambio tan drástico puede asustarlos. Sin embargo, no siempre tiene que ser así. Si nos esforzamos por hacer el proceso lo más cómodo, relajante y divertido posible, pronto nuestros pequeños se adaptarán y disfrutarán de esta rutina.

Para ayudar a nuestros pequeños adaptarse a la hora del baño, hay que estar tranquilas y seguras. Sabemos que, de cierta forma, bañar a tu bebé es algo nuevo para ti también y que esto puede causarte un poco de ansiedad, pero recuerda que los niños perciben nuestras emociones. Si respiramos profundamente y buscamos conectar con nuestros pequeños, veremos que el baño es una perfecta oportunidad para fomentar lazos afectivos. Además, ¡estudios han demostrado bañar a nuestros bebés también puede ser algo relajante para nosotras! Durante los primeros meses, los bebés son demasiado pequeños para jugar; no obstante, nunca se cansan de recibir cariño. Con esto en mente, puedes realizar lo siguiente para hacer de la hora del baño una experiencia agradable y divertida:

  • Cántale cuando lo estés bañando. ¡Esto le encantará e impulsarás el desarrollo de sus habilidades musicales y de lenguaje!
  • Háblale y explícale el proceso. Le puedes contar un cuento o simplemente decirle lo que estás haciendo. Utiliza un tono de voz suave y dulce para hablar con tu bebé. ¡A los pequeños les gusta mucho y se benefician de esto!
  • Continúa estimulando su lenguaje al nombrar cada parte del cuerpo que estás lavando. Utiliza voces divertidas y no olvides mostrarle mucho cariño.
  • Finalmente, intenta bañarlo todos los días a la misma hora; esto ayudará a que tu bebé se aprenda la rutina y comience a anticipar la acción.
Powered by Rock Convert