La lactancia materna es una forma de amar y conectar con tu bebé. Conoce las diferentes posiciones para amamantar que existen y encuentra la más cómoda para ti.

El dolor de espalda, el cansancio y otros problemas cotidianos pueden afectar la lactancia y comprometer el desarrollo del niño. Encontrar buenas posiciones para amamantar significa priorizar la relajación tanto de la mamá como del bebé.

En este artículo, comprenderás la importancia de la ergonomía a la hora de amamantar y conocerás diferentes posiciones que son recomendables y ¡ayudarán a tu bienestar y al de tu bebé mientras se alimenta con leche materna!

¿Dudas sobre cómo amamantar o alimentar a tu bebé? Accede a más de 2,000 actividades y artículos creados por expertos con tips sobre este tema.

Lactancia materna y ergonomía: Una relación importante

La rutina diaria requiere de esfuerzos físicos, más aún después de la llegada de un bebé. Las madres deben realizar muchas actividades para poder cuidar de sus bebés y continuar cumpliendo con otras responsabilidades. 

La lactancia materna es un momento que debe ser acogedor y placentero. Por lo tanto, la posición del cuerpo es relevante y merece una atención especial. A veces la posición en la que te sientas o sostienes y apoyas a tu bebé puede causar dolor e incomodidad.

Lo ideal es encontrar la posición más adecuada para dar pecho y adaptarla según tus preferencias y las de tu hijo. Te sentirás mucho mejor durante estos momentos y disfrutarás viendo y hablando con tu pequeño.

amamantar y alimentacion de bebe

Posiciones recomendadas para amamantar

Hemos traído ejemplos de posiciones para amamantar para ayudarte a encontrar formas más agradables de alimentar a tu bebé. Así, cuando te levantes te sentirás tranquila porque estarás bien físicamente y habrás contribuido al desarrollo de tu pequeño.

Posición invertida o posición de jugador de fútbol: Con el bebé de lado, pasando su cuerpo por un lado de la madre

Esta es una posición que es fácil de mantener durante un período más largo, ya que el peso del bebé no ejerce presión sobre el abdomen. Se recomienda para las madres que han tenido una cesárea o tienen los senos llenos. Así se hace:

  • Siéntate con una almohada al lado.
  • Coloca a tu bebé junto al seno con el que deseas amamantar.
  • Mantén la nariz de tu pequeño al nivel del pezón.
  • Usa tu palma para sostener el cuello de tu pequeño.
  • Guíalo hasta la areola de una manera suave y tranquila.

Posiciones para amamantar: Acostada de lado: Mamá y bebé acostados de lado en la cama

Para la lactancia nocturna, esta es una posición excelente, ya que mantiene a la madre y al bebé acostados y más relajados.

  • Acuéstate junto a tu pequeño y ponte frente a él.
  • Acomoda tu cuerpo y el de tu bebé sobre almohadas o mantas.
  • Coloca uno de tus brazos debajo de su cabeza para mayor apoyo.
  • Con tu mano libre, guía la boca del bebé hacia tu areola.

Apoya el crecimiento y aprendizaje de tu pequeño con ejercicios creados por expertos en desarrollo infantil. ¡Descarga nuestra app GRATIS!

Posición a caballo: Con el bebé sentado en el regazo frente a la madre

Si tu bebé ya puede sentarse sin apoyo, esta posición es ideal; de lo contrario, debes sujetar la espalda y la cabeza para sostenerlo. Para los bebés que tienen reflujo, es una posición que puede evitar que se ahoguen.

  • Siéntate y coloca a tu bebé sobre tus muslos.
  • Coloca el cuerpo de tu bebé con la espalda recta y la cabeza erguida.
  • Dirígelo hacia tu pecho.
  • Apoya tu espalda sobre algo para evitar dolores en la región.

Las posiciones para amamantar son un complemento para alimentar correctamente a tu pequeño. Al seguir el desarrollo del bebé en todas las fases, sentirás un placer absoluto en la maternidad.

¿Te gustó el artículo? Descarga la aplicación gratuita de Kinedu y consulta artículos y actividades relacionados con la lactancia materna y el desarrollo infantil.