Ha llegado la hora y estás lista para regresar a tu trabajo, pero quieres seguir amamantando y te preguntas si lo puedes hacer. ¡Claro que puedes! Para lograrlo, te queremos compartir unas técnicas.

amamantar y alimentacion de bebe

Verifica tus derechos laborales. Muchos lugares te permiten entrar 30 minutos después o salir 30 minutos antes de tu jornada laboral para así poder continuar con la lactancia. Por otro lado, si trabajas cerca de la guardería de tu pequeño o de tu casa, ¡genial! Puedes aprovechar tu hora de descanso para amamantarlo o llevar a casa la leche que almacenaste en el trabajo. Si no tienes la oportunidad de ir a casa o a la guardería, algún familiar puede llevar a tu pequeño al trabajo. En caso de que esto no sea posible, ¡no te preocupes! Hay diferentes maneras para sacar tu leche y almacenarla.

¿Qué hacer para extraer leche en el trabajo?

  • Lleva contigo un buen extractor.
  • No olvides llevar contigo envases limpios para recolectar la leche.
  • Busca un refrigerador o lleva una hielera o bolsa térmica para mantener tu leche en refrigeración.
  • Investiga acerca de la sala de lactancia o lugar exclusivo donde puedas sacar o amamantar en privado. Si no hay una sala específica, habla con tu jefe para que te ayude a resolver tu situación.
  • Trata de traer protección de algodón bajo tu brasier para no mancharte.
  • Practica utilizar tu extractor en casa si aún no lo has usado. De esta manera, podrás acostumbrarte a su uso y no tener ningún problema en el trabajo.
  • Si puedes, mantén leche almacenada por si en algún apuro no tuviste tiempo de extraer leche.
  • Intenta sacarte leche a la misma hora todos los días, esto debido a que la producción varía de hora en hora. Idealmente, saca leche cada dos o tres horas. Si esto te parece mucho, puedes variar el tiempo de acuerdo a tus horas libres.
  • Recuerda mantener una alimentación balanceada.
  • Lleva contigo una foto o un video de tu bebé; esto te ayudará a despertar el reflejo de bajada de leche.
  • Finalmente, procura estar lo más relajada posible ya que el estrés es el enemigo de la extracción de leche.