¿Me estás hablando a mí?

Una investigación reciente del Massachusetts Institute of Technology (MIT) estableció que para fomentar el desarrollo de su hijo o hija, específicamente en el área lingüística, los padres no solo deben hablarles a sus hijos, sino que deben hablar con ellos (es decir, tener intercambios conversacionales).

“Descubrimos que si los padres tienen más conversaciones interactivas e intercambios con sus hijos, ellos tendrán una mayor respuesta cerebral ante el lenguaje en el área frontal el cerebro” (Gabrieli, 2018).

En este caso, una respuesta cerebral más significativa refleja una comprensión más profunda y comprometida sobre el lenguaje. Lo importante no es el número de palabras que escucha un bebé, sino los intercambios conversacionales e interacciones en las que participa. Un ambiente verbal estimulante es justo eso y, a largo plazo, genera mejores resultados a nivel lingüístico y cognitivo.

Este estudio del MIT usó imágenes por resonancia magnética funcional (IRMf) para mapear el cebero de los niños y descubrió que aquellos que habían tenido más conversaciones mostraban una mayor actividad cerebral al escuchar un cuento. Su área de Broca, la región en la parte frontal del cerebro que realiza el procesamiento del lenguaje, estaba más activa. El estudio enfatizó la importancia de la base lingüística de la relación entre padres e hijos. Escuchar una pista de audio o ver caricaturas no tendrá los mismos beneficios que las interacciones diarias entre un bebé y sus seres queridos.

La próxima vez que estés con tu bebé, exagera tu forma de hablar y tus expresiones faciales mientras respondes a los sonidos que hace. Fíjate en sus intentos de comunicación cuando gorjea o gruñe. Cuando pase esto, responde y contéstale. Por ejemplo, si tu hijo o hija balbucea mientras le cambias la ropa, habla sobre lo que harán después o pregúntale si le gusta el pantalón que le estás poniendo. No esperes una respuesta concreta, simplemente reconoce y reacciona ante sus intentos por comunicarse.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. No importa en qué etapa se encuentre tu hijo, puedes estar embarazada, tener un recién nacido, un bebé o un niño pequeño, puedes adaptar tus conversaciones al nivel de sus capacidades. Tal vez recibas puros gorjeos, ruidos o imitaciones como respuesta, pero estos intercambios son más importantes de lo que te imaginas.

¡En Kinedu encontrarás un montón de ideas y actividades que te ayudarán a estimular el desarrollo lingüístico de tu bebé! Visita nuestro Catálogo para buscar inspiración todos los días =)

Si te interesa saber más sobre el tema, visita estos enlaces:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>